Nacional

A los mexicanos les tomará más de 10 generaciones alcanzar niveles medios de ingreso

9

A las familias de México que se encuentran en los estratos económicos más bajos, les tomará más de 10 generaciones, subir y alcanzar un nivel medio de ingreso, sentencia la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

Una generación, corresponde a unos treinta años, matizó Gabriela Ramos, Directora de Gabinete de la OCDE y Sherpa para el G-20.

Para tener una referencia, a una familia promedio de la OCDE en el estrato más bajo, le tomará 4.5 generaciones, escalar a un mejor nivel de ingreso. Esto es la mitad del tiempo de México.

Entre los países OCDE, los hogares que podrán salir más rápido del estrato más bajo de ingresos, son los que viven en Dinamarca, dos generaciones; y Suecia, a quien le tomará tres generaciones. Si se listaran las naciones de la Organización, según su movilidad, es decir, la capacidad de salir de los estratos más bajos de ingreso, México, Colombia y Brasil, se ubicarían hasta el fondo.

Esta baja movilidad que caracteriza al país es resultado de la desigualdad en la distribución de ingresos y tiene una clara relación con políticas públicas mal diseñadas, consignó la funcionaria.

Durante la presentación en México del estudio ¿Un ascensor social roto? Cómo promover la Movilidad Social, la funcionaria consignó que el nivel educativo, el género y la ubicación geográfica, suelen ser determinantes para que sociedades como la mexicana, tengan esta baja movilidad.

En este momento se realiza la conferencia de prensa. Ha tomado la palabra el Director de Ejecutivo del Centro de Estudios Espinoza Yglesias, Roberto Vélez, quien advierte que esta baja movilidad de México tiene efecto en la capacidad de crecimiento de la economía.

Esto genera una acumulación de desigualdades que se vuelve un círculo vicioso y no le permitirá salir de la baja movilidad y alta inequidad, que resulta de que los gobiernos no han logrado aplicar buenas políticas públicas que incentiven un mejor desempeño.

El Economista

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *