Nacional

Actividad Industrial apenas rozó el 1% anual en el gobierno de Peña Nieto

2.8

El crecimiento de la Actividad Industrial durante el gobierno de Enrique Peña Nieto no logró superar el 1% anual en relación con el sexenio previo de Felipe Calderón Hinojosa. Desde enero del 2013 y hasta mayo del 2018 en México la industria logró un crecimiento promedio de 0.7 por ciento.

El comportamiento de este sector se explica principalmente por las caídas en la productividad y dinamismo de la minería petrolera, que representa uno de los pilares económicos del país, de modo que los crecimientos de actividad en otros sectores industriales fueron insuficientes para empujar al alza a la industria mexicana.

De acuerdo con cifras originales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a escala nacional la actividad minera cayó 4.3 por ciento. La mitad de los estados del país tuvo resultados negativos en este sector. Los descensos fueron en Chiapas (-14.8%), Puebla (-9.4%), Tamaulipas (-9.1%), Veracruz (-7.5%), Campeche (-5.7%), Nuevo León (-4.5%), Tabasco (-4.1%), San Luis Potosí (-3.7%), Zacatecas (-3.0%), Colima (-3.0%), Michoacán (-2.2%), Morelos (-1.1%), Quintana Roo (-0.9%), Jalisco (-0.7%) y Coahuila (-0.4 por ciento).

La industria manufacturera, otro de los pilares económicos, registró un crecimiento de 2.3% durante el periodo de Peña Nieto. El crecimiento pudo ser mayor: 1 de cada 4 entidades del país registraron descensos. Chiapas cayó 3.3%; Tabasco, 3.2%; Campeche, 2.0%; en Oaxaca, 1.9%; Ciudad de México, 1.7%; Guerrero, 0.7 por ciento. La caída menos pronunciada fue de 0.5% en Veracruz.

Desde que el Partido Revolucionario Institucional recuperó el poder con Enrique Peña Nieto y hasta el quinto mes de este año, la industria de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica y distribución al consumidor por ductos ha logrado un crecimiento sólo de 2.0% y en Coahuila y Zacatecas este sector ha perdido dinamismo registrando caídas de 0.4% y 1.8% respectivamente.

La industria de la construcción tuvo un punto de expansión importante durante el sexenio priista aunque insuficiente para generar que la actividad del sector creciera de manera significativa. A escala nacional incrementó apenas 1.0% y en seis estados se redujo, Campeche (9.7%), Tabasco (7.8%), Colima (5.1%), Chiapas (5.1%), Veracruz (3.4%) y Oaxaca (0.7 por ciento).

El contraste: Baja California Sur y el Bajío

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador recibirá un país con finanzas públicas débiles y con bajísimo crecimiento industrial. Peña Nieto dejará también un nivel de desigualdad regional digno de alarmar. Mientras en el Sur-Sureste del país (Chiapas, Campeche, Tabasco y Veracruz) se presentan caídas significativas de su Actividad Industrial, en la región del Bajío y en Baja California Sur se registran crecimientos a doble dígito, que aunque insuficientes para levantar el resultado nacional, son significativos para sus economías internas.

El crecimiento más pronunciado se presentó en Baja California Sur. La actividad industrial aumentó 15.9% durante el lapso enero 2013-mayo 2018. El sector que impulsa principalmente el dinamismo industrial es de la construcción. En los recientes años esta entidad se ha convertido en un fuerte receptor del turismo internacional por lo cual ha recibido muchas inversiones privadas y públicas en obras de infraestructura. Es el primer lugar en actividad industrial de construcción, con un crecimiento de 22.3 por ciento.

La región del Bajío se consolidó como la más importante para la industria mexicana durante el sexenio de Peña Nieto. El crecimiento promedio de la zona ha sido de 6.0% en el periodo. La entidad con mejores resultados fue Aguascalientes.

La actividad minera en Aguascalientes tuvo un crecimiento a doble dígito de 11.8% y posicionó al estado en la cuarta posición nacional en este rubro. En manufactura la actividad aumentó 8.4% y fue el mejor resultado a escala nacional. La generación y distribución de energía eléctrica, agua y gas incrementó 4.6% y 3.7% en el sector constructor.

Guanajuato creció 6.4% en Actividad Industrial, resultado generado por el dinamismo de la industria manufacturera, especialmente el sector automotriz. Ocupó el segundo lugar de crecimientos de actividad manufacturera con 7.3 por ciento. Aunque no es el principal motor económico de la entidad, la industria de generación y distribución de energía eléctrica, agua y gas creció de manera importante (10.1%), la construcción creció 4.2% y la minería (3.5 por ciento).

Durante la administración de Peña Nieto, la Actividad Industrial en Querétaro creció 5.6 por ciento. El sector manufacturero es que predomina en la entidad y su dinamismo fue 6.7% mayor que en el sexenio anterior. En el resto de los sectores industriales también se presentaron mejores resultados, la generación y distribución de energía eléctrica, agua y gas incrementó 4.5%, la construcción 4.2% y la minería 3.0 por ciento.

La Actividad Industrial en San Luis Potosí reportó una variación positiva de 5.4%, impulsada por el sector de la construcción y las manufacturas que crecieron 6.9% y 6.6% respectivamente; la generación y distribución de energía eléctrica aumentó 2.5%. Se experimentó una caída de 3.7% en el sector minero.

Las entidades del Bajío fueron las más beneficiadas del proyecto económico priista de Enrique Peña Nieto. En este sentido, se observa una polarización de la industria en el país. El centro no experimentó caídas sustanciales, pero el crecimiento ha sido marginal. En contraste los estados del Sur y Sureste de México han caído de manera significativa, mermando el dinamismo de la industria mexicana.

El Economista

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *