Nacional

Acuerdo trilateral no modificó reglas de las visas Nafta

2.5

El renegociado acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá dejó las reglas para las visas de trabajo profesional, conocidas como visas Nafta, tal como lo eran en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Estas visas que se otorgaban bajo el Capítulo 16 del TLCAN y permitía a las compañías empleadoras de los tres países acceder a mano de obra profesional de cualquiera de esas naciones permanece sustancialmente sin cambios en el nuevo Acuerdo de Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés).

El capítulo 16 autoriza a las empresas de los tres países a contratar trabajadores calificados de sus otros dos socios comerciales, en más de 50 categorías profesionales con permisos de trabajo temporales que son válidos por hasta tres años y se pueden renovar un número ilimitado de veces.

Abogados de inmigración temían que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, buscara endurecer el número de profesiones cubiertas bajo el Capítulo 16 y poner un límite a las renovaciones de lo que bajo el TLCAN se conoció cómo visas Nafta.

Grupos antiinmigrantes como NumbersUSA y la Federación para la Reforma de Inmigración Americana (FAIR) habían estado presionando a la administración de Trump para que se redujera el número de este tipo de visas.

Otros en cambio, como la Cámara de Comercio de Estados Unidos, deseaban que la lista de profesiones cubiertas por el Capítulo 16 se ampliara para incluir ocupaciones digitales que no existían cuando se introdujo el TLCAN en 1994.

De acuerdo con el Departamento estadunidense de Estado de Estados Unidos, en el 2016 se emitieron menos de 25,000 visas Nafta para mexicanos, incluyendo alrededor de 10,000 para los familiares de los beneficiarios de la visa.

En los últimos años, el número de trabajadores de visas Nafta emitidas por Estados Unidos ha crecido a medida que más personas conocen el programa.

Desde 2008, cuando la duración de la estadía aumentó de un año a tres, algunos grupos consideraron a estos documentos como una alternativa a otras visas para trabajadores especializados como la H-1B

El Economista

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *