Agendistas

Directores ejecutivos y su preocupación por el populismo

12

Abel Domínguez Camacho

El Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) comparte en su página oficial los resultados de la 21ª Encuesta Global de CEO´s reporte 2018, realizada por la consultora internacional PrincewaterhouseCoopers  (PwC), dicha encuesta resalta que “México sale del top 10 de países para invertir”.
La encuesta refiere cierto optimismo respecto a las expectativas económicas para 2018 pero,  también da a conocer las principales preocupaciones para los CEO´s a nivel global: sobrerregulación, terrorismo e incertidumbre geopolítica.
Respecto a la incertidumbre geopolítica, basta con voltear a la llegada del republicano Donald Trump a la presidencia del vecino país, sus exabruptos contra México, su racismo, sus deseos de volver al proteccionismo, arremetiendo contra todas las instituciones supranacionales que apuntan en sentido contrario, todo ello es causa de preocupación, no solamente de los CEO´s, todos estamos preocupados y se sintetiza en un solo nombre Trump. La mirada está puesta en las elecciones intermedias de EU y en las elecciones más importantes de la historia de México este 2018.
De los resultados para México, la encuesta de PwC resalta que nuestro país cayó 5 posiciones respecto a 2017 en los países más atractivos para invertir, pasó del lugar 8 al 13. Sin embargo, sigue estando dentro de las 15 naciones más relevantes en este rubro.
·   Según la encuesta, la principal preocupación de los CEO´s latinoamericanos para el crecimiento de sus organizaciones es el populismo (55%), seguida por infraestructura básica inadecuada y el aumento de la carga fiscal.
La preocupación sobre el populismo no es fortuita, aunque el informe no lo diga directamente, es evidente que hay una clara alusión al eterno candidato a la presidencia de la república Andrés López, un hombre que se ha vuelto popular entre una gran parte de la sociedad mexicana y que, en el contexto político-electoral ha venido sumando victorias para su partido político Morena y, como parte de esa preocupación, también ha venido sumando partidarios de distintos colores, formaciones y antecedentes, dando muestras de un pragmatismo a ultranza.
Gracias a ello, en México ya no existe la mafia del poder que tanto cuestionó y de la cual se colgó Andrés López para manejar sus protocolos falsos para llegar a la gente. ¿Qué clase de legislador o gobernador le espera a los mexicanos? Si en el pasado votaste por el menos peor y te equivocaste, el próximo julio tienes la oportunidad de corregir.
A los ojos de propios y extraños las promesas, no son otra cosa, bueno si, ocurrencias, son demasiado buenas para ser ciertas, entre tantas, la que tiene que ver con acabar con la corrupción. Hay que recordar que estando al frente del gobierno del DF, Andrés López no quiso crear la figura de “juntas de auditoria pública” sugerida por Edgardo Buscaglia, a quien el mesías buscó a través de gente de su equipo, la respuesta fue que “las juntas daban mucho control a la gente y que el alcalde podría hacer mejor trabajo para combatir la corrupción por su cuenta”. Luego apareció el señor de las ligas.
Andrés López es un hombre popular, nadie lo puede negar. Apunta hacía un régimen populista, es la incertidumbre que tiene alerta a los mexicanos. Todopoderoso capaz de cuestionar con toda su ira y a su vez, pronto para perdonar, le ha faltado decir “hasta 70 veces 7” a la mafia del poder, eso incluye todo. Demasiado bueno para ser cierto.

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *