Estados

En Hidalgo, pobladores queman patrullas y ambulancia en protesta

3.2

Tres patrullas y una ambulancia de Protección Civil del municipio de Tepeji del Rio, Hidalgo fueron quemadas por enardecidos vecinos de la localidad de Santa María Quelites por el presunto asesinato de un joven a balazos perpetrado por policías municipales.

Las unidades policíacas fueron quemadas a la entrada de la localidad donde la policía municipal había instalado un retén de seguridad según las autoridades de Tepeji del Río ante el constante hallazgo de cadáveres de personas asesinadas que de manera frecuente hay en en lugar.

Tras destruir las unidades los vecinos se trasladaron al Palacio Municipal, en cuyos bajos se encuentra la comandancia de la Policía Municipal y que se encuentra a unos 5 kilómetros de Santa María Quelites.

Elementos de la policía estatal instalaron un cerco para evitar que los enardecidos vecinos ingresarán y destruyeran el inmueble.

Óscar González, Secretario de Gobierno del ayuntamiento informó que 4 policías fueron detenidos con el fin de ser consignados a la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJH) con el fin de que se determine quien o quienes de los oficiales es el responsable del homicidio.

De acuerdo al funcionario, la madrugada del sábado un joven identificado con las iniciales R.P. que conducía una camioneta de transporte público que cubre la ruta Tlaxinacapan-Tepeji del Río resultó muerto a causa de disparos de arma de fuego, hechos por los policías al no obedecer un señalamiento de alto que le hicieron los oficiales que se encontraban en un retén colocado en uno de los accesos del poblado.

El retén según el secretario municipal se instaló a solicitud de los vecinos de las poblaciones cercanas a raíz de la constante aparición de cuerpos de personas asesinadas.

Tras asesinar al muchacho los policías huyeron del lugar.

El muchacho quedo muerto en el interior de su camioneta lo que provocó la molestia de la gente que se traslado al lugar donde estaba el retén con el fin de capturar y linchar a los policías.

Encontraron tres patrullas las cuales tras romperles los vidrios y causarles daños a las carrocerías les prendieron fuego.

También incendiaron de manera parcial una ambulancia de Protección Civil del municipio.

Los familiares del joven señalaron que no había justificación para que los policías dispararán en contra del conductor de combis ya que aseguraron no conducía en estado de ebriedad ni se dedicaba a actividades delictivas.

Hasta las primeras horas de la madrugada, la situación era tensa en la cabecera municipal.

La Jornada

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *