Nacional

En puerta, la “liberación” de Pensionissste

190d7fce110475e651-ogp160112-robles2-c-1024x683

JENARO VILLAMIL

Con el retorno de Luis Videgaray al gabinete de Enrique Peña Nieto, como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, revivió un proyecto anunciado a finales de octubre de 2015: la creación de la Bolsa Institucional de Valores (Biva), una nueva operadora que le hará competencia a la actual Bolsa Mexicana de Valores (BMV) pero que tendrá entre los capitales que la integran al Fondo Nacional de Pensiones Pensionissste, cuyo vocal ejecutivo José María de la Torre es un viejo amigo del exsecretario de Hacienda e impulsor de bajo perfil de este proyecto.

La autorización para que comience a operar Biva se espera a mediados de 2017 y dependerá de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a cargo de Jaime González Aguadé, y de la regulación que establezca la Secretaría de Hacienda, según admitió en varias declaraciones de prensa el director general de Central de Corretaje (Cencor), Luis Urquiza, quien aparece como principal promotor de Biva.

Según la información pública, el dinero para crear esta nueva bolsa de valores provendrá de una nueva figura conocida como Certificados de Capital de Desarrollo (CKD), nuevos instrumentos del mercado de valores que impulsan proyectos de infraestructura, empresariales y de capital privado.

Los CKD son “títulos o valores fiduciarios destinados al financiamiento de uno o más proyectos, o para la adquisición de una o varias empresas”, según la definición de la BMV.

La figura de los CKD permite la creación de fideicomisos en los que pueden participar tanto socios capitalistas como las administradoras de fondos para el retiro (afores). En el caso de Biva, la CKD está formada por LIV Capital, integrada por socios capitalistas, pero más de 90% provendrá de capital de afores, entre ellas las de Banamex y Coppel así como Pensionissste.

En su columna “Nombres, nombres y… nombres”, del 4 de octubre de 2016, el especialista en negocios Alberto Aguilar informó que “entre las 34 casas de bolsa que hay en el país no todas están de acuerdo con el proyecto.

“Es más, hasta se cuestiona la participación del LIV Capital, de Miguel Ángel Dávila, Humberto Zesatti y Alex Rossi, que inyectará 450 millones de pesos a Biva porque en el mismo CKD participan varias afores.

“Se habla de Pensionissste, que lleva José María de la Torre, así como de Afore Banamex, a cargo de Luis Sayeg, y Afore Capital, que encabeza Mauricio Alarcón.

“Amén de que no necesariamente suena congruente que los dineros de los trabajadores participen en el capital de una bolsa, se hace ver que LIV ha tenido también sus tropiezos, como fue Mastretta, la automotriz mexicana que naufragó por problemas de gestión administrativa”, escribió Aguilar.

Por su parte, la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos de Retiro afirmó ante diputados y senadores, en consultas realizadas para aprobar la nueva ley que le da autonomía de gestión a Pensionissste, que el órgano de dirección de este Fondo Nacional de Pensiones se integrará por miembros de la Secretaría de Hacienda quienes “tienen conflictos en materia de inversión, porque prefieren que los activos de las afores se inviertan en fondos de gobierno”.

La creación de una nueva bolsa de valores en México no es recomendada por especialistas del sector, ya que ven la amenaza de una mayor fragmentación porque “la competencia no remediará la falta de crecimiento del mercado mexicano. En Canadá el mercado se abrió a competencia y no creció, pero se fragmentó”.

Así lo establece el estudio Estado del mercado de capitales mexicano: iniciativas para su expansión, realizado por Equity Research Desk LLC (www.erdesk.com), al cual tuvo acceso este semanario.

El estudio, de noviembre de 2016, compara el mercado bursátil mexicano (que representa apenas 39% del PIB con un total de 144 emisoras) con el de otras bolsas de América Latina (Chile tiene 83% y Colombia 41%) y el de otras regiones.

En México sólo hay 25 financieras enlistadas, mientras en Chile hay 46 y en Perú hay 71. Asimismo, sólo hay una compañía enlistada del sector energía, en comparación con 52 en Brasil, 25 en Argentina, 25 en Chile y 20 en Perú, y en la lista del país no aparecen empresas estatales.

El diagnóstico del estudio revela que la estructura del mercado bursátil mexicano “promueve la expatriación” de los capitales y este fenómeno continuará “a menos que se consense un plan de contención”.

Según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, entre 2013 y agosto de 2016 las carteras que más han crecido fueron las de las afores, que se incrementaron 65% al pasar de mil 903 millones de pesos a 2 mil 692 millones, en montos colocados tanto en ofertas públicas de acciones, como en CKD, en Fideicomisos para Rentar y Administrar Bienes Inmuebles y en emisiones de deuda privada de mediano y largo plazos.

La aventura de Pensionissste

La reforma financiera impulsada por Luis Videgaray aceleró, entre otras medidas, una iniciativa del Ejecutivo federal para separar a Pensionissste del ISSSSTE.

En septiembre de 2015 el Ejecutivo federal envió a la Cámara de Diputados su iniciativa que plantea la plena separación y “autonomía de gestión” para convertir a Pensionissste en un Fondo Nacional de Pensiones que determinará dónde y cómo invertirá los fondos de los trabajadores al servicio del Estado.

En su exposición de motivos, la iniciativa elaborada en las oficinas de la Secretaría de Hacienda advierte que Pensionissste “no cuenta con autonomía operativa, normativa y de gestión, lo cual genera diversas fracturas que le impiden atender de manera dinámica, en la línea con lo que exige el Sistema de Ahorro para el Retiro.

“Esta inflexibilidad –se advierte en el documento del Ejecutivo– impide a Pensionissste crecer a la par que sus competidoras y ofrecer mayores beneficios y calidad en el servicio a los trabajadores, lo cual la sitúa en condiciones de desventaja en el mercado, que podrían, en el mediano plazo, conducir a una situación de insostenibilidad”.

La iniciativa modifica la composición del consejo de administración de Pensionissste para que lo integren cuatro representantes del gobierno federal, tres de los nueve sindicatos de la burocracia federal y seis consejeros “independientes” designados directamente por el Ejecutivo Federal.

Todos los bienes y obligaciones de Pensionissste pasarán a manos de la nueva empresa administradora, y el gobierno federal “no responderá por las obligaciones a cargo de la nueva sociedad, ni de las pérdidas ocasionadas por una variación negativa en el valor de las acciones de las siefores (sociedades de inversión especializada en fondos de retiro) que operen los fondos de los trabajadores”.

El 8 de diciembre de 2015 se aprobó en la Cámara de Diputados la iniciativa enviada por Peña Nieto, con algunas modificaciones en relación con la composición del consejo de administración. En septiembre de 2016 la minuta llegó al Senado y sigue pendiente su análisis y aprobación.

El estudio “Apuntes sobre la iniciativa que reforma la Ley del ISSSTE para separar a Pensionissste”, elaborado por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, advierte que esta modificación legal podría generar implicaciones negativas en el bienestar de los trabajadores:

“Tanto en la propuesta del Ejecutivo como en la minuta se elimina la responsabilidad del gobierno federal si se llegan a perder los fondos de las cuentas individuales o en caso de minusvalías en el valor de las sociedades de inversión especializadas en fondos para el retiro.”

Se añade que en la propuesta del Ejecutivo federal “no existe ninguna restricción respecto a la obligación de buscar el bienestar social general, la iniciativa privada puede disponer de estos recursos sin la regulación del Estado y sin la función obligada constitucionalmente”.

Durante los foros de la Semana de la Seguridad Social, el vocal ejecutivo de Pensionissste, José María de la Torre, defendió en la Cámara de Diputados y en el Senado el nuevo esquema para dotar de “autonomía operativa, normativa y de gestión” a este fondo de pensiones.

De la Torre mencionó que estos cambios “son resultado directo de la entrada de los esquemas de capitalización individual de hace 17 años. El rol de las afores en los mercados domésticos y en la estabilidad macroeconómica es innegable”.

El funcionario, viejo amigo de Luis Videgaray, insistió en que el gobierno “no responderá” por cualquier minusvalía en el valor de las siefores con este nuevo esquema.

Como Videgaray, De la Torre tiene una larga carrera en el sector bancario privado. Tiene maestría en administración de empresas con especialidad en ingeniería financiera por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde Videgaray realizó estudios de posgrado.

De la Torre inició su carrera en Banamex, fue director de Citigroup, luego director de Ventas de Producción Estructuradas y Director de Estrategia de Inversión para América Latina en BBVA-Bancomer. Fue vicepresidente del banco estadunidense JP Morgan y director de Fondos de Renta Fija en la compañía holandesa ING.

La historia de Biva

Recién estrenada la reforma financiera del gobierno de Peña Nieto, en octubre de 2015, Santiago Urquiza, presidente de Cencor, presentó ante la Secretaría de Hacienda una solicitud para organizar y operar Biva.

Urquiza, con más de 20 años en el sector financiero y bursátil, sorprendió al ámbito de las finanzas al indicar que tenía tres años trabajando esta iniciativa y contaba con el patrocinio de Nasdaq, que le brindaría su sistema de vigilancia y sus avances tecnológicos operativos.

Afirmó que esta nueva bolsa se orientará hacia las medianas y pequeñas empresas y requeriría una inversión inicial de 320 millones de pesos. Habló de un “universo potencial” de más de 6 mil empresas y mencionó en rueda de prensa que en un primer momento los valores que se cotizaran en la Biva serían de deuda y capital.

“La intención es trabajar en conjunto para hacer el mercado de valores más accesible al mercado… Creemos que el mercado mexicano puede crecer 40% en tres años”, dijo Urquiza con optimismo a columnistas de El Economista, El Financiero, Milenio y Excélsior.

Desde el principio, varias columnas periodísticas y especialistas del ámbito financiero y bursátil especularon sobre la viabilidad de la Biva y quiénes podrían estar detrás de esta nueva empresa que generó nerviosismo en la BMV, dirigida por José Oriol Bosch.

Durante todo 2016 Hacienda, dirigida por Luis Videgaray, así como el Banco de México y la CNBV dieron signos de que la Biva sería aprobada porque era necesario abrir la competencia en el sector bursátil.

A finales de 2016, ante la renuncia de Videgaray a la Secretaría de Hacienda, comenzaron a ventilarse las dificultades de viabilidad de la Biva.

Un estudio de Accival-Citibanamex afirmó en noviembre del año pasado que “tanto las compañías listadas en México como las casas de bolsa mexicanas ponen en duda las ventajas de que opere en el país una nueva plataforma de negociación de instrumentos de renta variable”.

“Las compañías listadas, especialmente las de pequeña y mediana capitalización, temen que la potencial fragmentación de liquidez resulte en una caída de los precios de las acciones en la medida en que aumente el descuento de liquidez”, afirmó el estudio de Citibanamex, accionista de la actual BMV.

Ese mismo mes Jaime González Aguadé, director de la CNBV, comenzó a circular un proyecto para regular la Biva. Con el visto bueno de la autoridad reguladora del mercado bursátil, la Secretaría de Hacienda, le entregaría la concesión.

La novedad fue el anuncio de que Latin Idea Ventures Capital (LIV Capital) aportará los 450 millones de financiamiento inicial a partir de su CKD para fondear la Biva y que dependerá de la aprobación de Hacienda.

Los especialistas bursátiles especulan que, con el retorno de Luis Videgaray al gobierno federal, el proyecto revivirá con mayor fuerza y la concesión podría ser entregada a mediados de este año.

Proceso

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *