Nacional

“Es viable aumentar el salario”: Jonathan Heath; coincide con la austeridad: “el Gobierno abusó”

2.12

Jonathan Heath, quien en diciembre será propuesto como Subgobernador del Banco de México(Banxico), cree que su nominación se debió a que el equipo de Andrés Manuel López Obrador quiere mandar una señal al mercado de que se va a respetar la autonomía del organismo, una de las promesas del Presidente electo a inversionistas y de la cual el economista independiente no tiene duda.

En entrevista para SinEmbargo, el doctor en Economía por la Universidad de Pennsylvania, considera que el Banxico es una de las pocas instituciones mexicanas que ha contribuido a la estabilidad macroeconómica de México, aunque también piensa que el organismo puede mejorar en transparencia y comunicación con la sociedad.

“Hay mucha falta de entendimiento del por qué (el Banco) hace y toma las decisiones que toma (como subir las tasas de interés), no necesariamente para la gente especializada en el tema, más bien como para la gente común y corriente. Creo que sí es importante el tratar de explicarles más y mejor”, dice el economista de 63 años.

Heath, quien será la primera persona que llega del sector privado a la Junta de Gobierno del Banco central desde 2009, ve viable algunas de las políticas económicas del Presidente electo como aumentar el salario mínimo [actualmente en 88.36 pesos diarios] e implementar un plan de austeridad.

“Yo creo que es viable aumentar el salario mínimo siempre y cuando se vigilen los efectos de esos aumentos para asegurar que se pueden absorber dentro de la economía”, menciona el economista quien sustituiría en la Junta de Gobierno a Manuel Ramos Francia, cuyo término como subgobernador concluye en diciembre.

Sobre el tema de la austeridad en el nuevo Gobierno, dice estar de acuerdo con la implementación de estas políticas, aunque esto reduzca los salarios en el Banco de México. “A nivel general estoy de acuerdo con buscar implementar políticas de austeridad porque yo creo que el Gobierno ha abusado en muchos casos”, asegura.

Jonathan Heath, quien ha observado de cerca la evolución de la economía mexicana en estos años, considera que durante el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto se cometieron algunos errores en materia económica que le han costado al país un menor crecimiento económico y pobreza.

Entre estos errores, detalla, son las promesas de que con las reformas México crecería por arriba del 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). “Nos vendieron unas reformas como si fueran la gran panacea y prácticamente no se resolvió nada y muchas de las decisiones que se han tomado hacen que este Gobierno saliente vaya a terminar con un nivel de popularidad o con el nivel de apoyo más bajo para cualquier Presidente”.

Para Heath, quien ha sido profesor en la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, la Universidad Panamericana, el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Anáhuac, la Universidad de las Américas y en la Universidad Iberoamericana, “es un honor” haber sido nominado como uno de los integrantes de la Junta de Gobierno del Banxico y pretende darle “una dosis de frescura y de debate” al organismo encargado de garantizar el poder adquisitivo de la moneda y promover el sano desarrollo del sistema financiero.

–¿Cómo fue el acercamiento del equipo de AMLO con usted para hacerle saber sobre su nominación a la Junta de Gobierno del Banxico?

–Me invitó Carlos Urzúa [próximo Secretario de Hacienda] a desayunar y me lo planteó, así nada más.

–Los integrantes de la Junta del Banxico tienen un perfil muy similar porque se han formado dentro del organismo, pero usted sería un integrante con formación independiente, ¿por qué cree que el equipo de Andrés Manuel lo buscó a usted, qué mensaje envía el próximo Gobierno con su nominación?

–Ha habido economistas que han venido de afuera y han estado en la Junta de Gobierno [del Banxico] antes como Everardo Elizondo, Guillermo Güémez, pero ya había pasado un buen tiempo en que ya no habían metido ese perfil [externo] y ahora se regresa ese perfil más balanceado, yo me imagino que lo que estaba buscando el equipo del Presidente electo era mandar una señal al mercado de que sí se iba a respetar la autonomía del Banco de México no mandando a alguien de su propio equipo o que tuviera una conexión con el equipo de [Andrés Manuel] López Obrador.

–¿Cree que Andrés Manuel López Obrador va a respetar la autonomía del Banxico?

–Yo creo que sí.

–En caso de que sea ratificado por el Senado de la República usted será uno de los cuatro subgobernadores que tomará las decisiones en materia de política monetaria. ¿Cuál será su aportación para mantener la estabilidad económica del país?

–Mi aportación sería participar en las discusiones de la Junta de Gobierno sobre los anuncios de política monetaria y creo que podría aportar una dosis de frescura y de debate, pero (eso) creo porque como nunca he participado y son a puerta cerrada ahora si que no sé que haya a priori.

–¿Cómo ve Jonathan Heath el papel del Banco de México en la economía mexicana, qué debería cambiar o mejorar en el organismo?

–Yo creo que el instituto (Banxico) desde que se tornó autónomo se ha ido consolidando y creo que siempre fue de las pocas instituciones mexicanas que realmente tiene mucha solidez y esa solidez se ha ido mejorando a través del tiempo. Vemos que de alguna forma ha contribuido a la estabilidad macroeconómica, hemos tenido una tasa de inflación relativamente baja en los últimos casi 18 años.

Y (pienso) que lo que se pudiera mejorar es la comunicación y la transparencia del mismo instituto, que es algo que ha venido mejorando a través de los años, pero todavía se pudiera mejorar más. Hay mucha falta de entendimiento de por qué (el Banco) hace y toma las decisiones que toma, no necesariamente para la gente especializada en el tema, más bien como para la gente común y corriente que no necesariamente entiende este tipo de cuestiones, creo que sí es importante el tratar de explicarles más y mejor.

–Su nominación ha sido vista con buenos ojos por la banca y por la iniciativa privada. ¿Qué representa para usted formar parte de la Junta de Gobierno del Banxico?

–Es un honor, creo que para cualquier economista aspirar a ser parte de la Junta de Gobierno es algo que la gran mayoría aspira, y pues yo lo veo como un honor y un reconocimiento a mi trayectoria, lo cual me da mucho gusto.

–El Banco de México tiene como uno de sus objetivos que la inflación se ubique en 3 por ciento, ¿cómo se logrará esta meta?

–En el 2015 la inflación estuvo por debajo del 3 por ciento, estuvo en 2.1 por ciento, y fue el gasolinazo de [José Antonio] Meade [ex Secretario de Hacienda de diciembre de 2016 a noviembre de 2017{ en enero de 2017 el que provocó que la inflación se disparara por arriba del 6 por ciento el año pasado. Ahorita si vemos la inflación subyacente, que es la parte de los precios que sí son más susceptibles a las acciones de política monetaria, pues vemos que ahorita va en 3.6 por ciento, muy cerca del objetivo.

La única parte que no está cerca del objetivo es la [inflación] subyacente, que son aquellos precios que no son susceptibles a la política monetaria y en este caso muy específico son los precios de los energéticos, pero hay que recordar que los precios de los energéticos los determinan entre el Gobierno federal y los precios internacionales, entonces esto cae fuera de las acciones de política monetaria del Banxico.

El banco está un poco atado de las manos para poder bajar más la inflación, tenemos que esperar que los precios de los energéticos lleguen a su pico y ojalá que al rato empiecen a bajar, si eso pasa creo que sí podría ser muy factible volver a tener fluctuaciones cerca del 3 por ciento (en la inflación).

–Hablando del tema de la inflación, el Presidente electo ha dicho que buscará que se aumente el salario mínimo sin que esto provoque un descontrol en los precios, ¿usted ve viable esta propuesta o cómo podría lograrse una mejora en el salario sin causar inflación?

–Yo creo que es bastante viable, lo único que hay que hacer es hacerlo con una cierta dosis de responsabilidad, implica dar aumentos significativos [al salario], pero no sólo un aumento de golpe. Lo que algunos han propuesto es que a partir del 1 de enero de 2019 se duplique el salario mínimo, yo creo que ese no es el camino, más bien se debería hacer a lo largo de dos o tres años máximo aumentos escalonados para ir poco a poco al nivel requerido, pero siempre vigilando los efectos de esos aumentos para asegurar que se pueden absorber dentro de la economía sin provocar ningún problema inflacionario.

–Sobre el tema de salarios, la nueva ley de austeridad abarcará también a órganos autónomos como Banxico, ¿está de acuerdo con la reducción de salarios en el Banco Central?

–A nivel general estoy de acuerdo con buscar implementar políticas de austeridad porque yo creo que el Gobierno ha abusado en muchos casos. Ahora, muy particular (en Banxico) me va a doler porque para mi sí significa una reducción significativa del salario.

–El domingo EU-México-Canadá llegaron a un nuevo acuerdo comercial, el USMCA, la mayoría de los analistas dicen que este acuerdo llevaría al Banco de México a poner pausa al encarecimiento del precio del dinero, ¿qué opina sobre este tema y si cree que fue un buen acuerdo para México?

–Yo creo que fue positivo el hecho ya de llegar a un acuerdo porque era un punto que estaba generando mucha incertidumbre y ante esa incertidumbre se tenía virtualmente parada la inversión privada desde hace como dos años. El hecho de haber llegado a un acuerdo puede ayudar a que se reactive la inversión privada por un lado y también le va a dar un poco de margen al Banco de México para seguir una política monetaria que ya no esté tan sincroniza con la de Estados Unidos.

–Usted es una persona muy activa en Twitter, siempre hace análisis de las minutas que publica Banxico, ¿dejará de usar esta red social o la usará con menos frecuencia en caso de que se incorpore a la Junta del Banxico?

–No sé, tendré que ver, tomaré esa decisión más adelante porque no sé exactamente cuáles son las políticas (del Banxico) y en su momento tendré que tomar esa decisión, por lo pronto ni si quiera lo he pensado.

–En la recta final de este sexenio, ¿cómo considera el trabajo en materia económica del Gobierno del Presidente Peña Nieto, ha sido bueno o se pudieron haber hecho mejor las cosas?

–Yo creo que han habido algunos errores esenciales. En los primeros cuatro años elevaron mucho la deuda pública y apenas el año pasado empezaron a tratar de corregir ese error, no es lo mismo tener una deuda pública como proporción del PIB cercana al 50 por ciento, como está ahora, a estar por debajo de 30 por ciento como estaba a principios del sexenio de (Felipe) Calderón. Entonces yo cerque es muy importante no utilizar la deuda para financiar el gasto, eso es lo primero.

Lo segundo que creo es que el propio gasto del Gobierno ha sido mal encausado, que no ha contribuido al crecimiento económico y tampoco ha logrado reducir la pobreza, y pues en dos de nuestros problemas básicos el Gobierno no ha logrado realmente si quiera acercarse a esas metas.

Hay que recordar que el Gobierno (de Peña Nieto) prometió cuando se acordaron todas las reformas económicas que a estas alturas estaríamos creciendo por arriba del 5 por ciento y estamos creciendo a la mitad de eso. Entonces nos vendieron unas reformas como si fueran la gran panacea y prácticamente no se resolvió nada y muchas de las decisiones que han tomado hacen que este Gobierno saliente vaya a terminar con un nivel de popularidad o con el nivel de apoyo más bajo para cualquier Presidente.

–¿Cuáles son los tres principales retos para el Gobierno de López Obrador en materia económica?

–Yo creo que el primero es cambiar la forma de gastar porque el gasto en este sexenio [el del Presidente Peña] ha sido, como ya dije, bastante ineficiente, entonces tiene que volver a encausar el gasto hacia un gasto eficiente, esto lo tiene que hacer manteniendo la estabilidad macroeconómica y respetando a autonomía del Banco de México para asegurar de que se puede mantener el poder adquisitivo de la población.

Por último sería mantener y respetar las restricciones presupuestales, lo que (AMLO) ya ha dicho, que no va a gastar lo que no tiene, no empezar a recurrir a un endeudamiento para financiar en un gasto sino simplemente tratar de ejercer los ingresos que tenemos y maximizar el uso de esos recursos mediante un gasto eficiente para obtener ese mayor crecimiento, generación de empleo y reducción de pobreza, que es lo que él (López Obrador) ofrece.

–¿A qué rubros debería encauzar el gasto el nuevo Gobierno?

–Yo pensaría que en apoyar al crecimiento económico y al mismo tiempo tratar de reducir a pobreza en una forma significativa, y también disminuir la disparidad regional que tenemos en el país.

El economista Jonathan Heath es hijo de canadienses. Ha escrito más de dos mil artículos que han aparecido en cerca de 60 periódicos y revistas, tanto en México como en el exterior, de acuerdo con información que aparece en su biografía. Actualmente tiene una columna en la sección de negocios en el periódico Reforma y es una de las más leídas.

De ser ratificado por el Senado, Heath asumirá el cargo de Subgobernador del Banxico a partir del 1 de enero de 2019.

Sin Embargo

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *