Global

Escándalos de Facebook empiezan a ‘colmar la paciencia’ de empleados

1.10

El jueves, los empleados de Facebook volvieron a trabajar luego de un nuevo escándalo de la empresa.

La jornada anterior, The New York Times informó que Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook, trabajó entre bambalinas para impedir que la junta directiva de la compañía y el público se enteraran del alcance total de la campaña de desinformación de Rusia en la red social.

Los empleados ya estaban acostumbrados al microscopio público, pero esta vez las cosas fueron distintas, dijeron los empleados: el artículo llevaba a los lectores al interior de las salas de directorio y los pasillos del Congreso donde sus altos ejecutivos tomaron decisiones cuestionables.

Durante el almuerzo, los trabajadores caminaban apesadumbrados y más callados de lo habitual por las cafeterías para el personal en la sede de la compañía en Menlo Park, California. No obstante, sus teléfonos no dejaban de sonar.

La mayor parte de la comunicación en la empresa tiene lugar en la versión de la compañía de la red social, en diversos grupos empresariales, pero cuando la noticia se refiere a la dirigencia de Facebook, a algunos empleados les resulta más fácil hablar cuando no se da a conocer su nombre.

Por ello utilizan Blind, la aplicación anónima de chat para empleados, para plantear sus inquietudes, de acuerdo con capturas de pantalla a las que accedió Bloomberg. El jueves esas conversaciones estaban llenas de un sentimiento en particular: ira.

“¿Cómo pudieron Sandberg, y el máximo responsable, Mark Zuckerberg, no ver el riesgo que corría la compañía? ¿Y cómo fue que manejaron tan mal todo esto? “, decía un texto.

“¿Por qué nuestra compañía es un desastre en cuanto a tener una brújula moral?” preguntó un empleado en un mensaje enlazado al artículo de The New York Times.

“Zuckerberg delega demasiado a los demás en cuestiones en las que tiene que tomar una decisión”, dijo otro, también en forma anónima, en el mismo hilo.

“Estoy harto de limpiar los errores de descuido que hicieron tan, tan ricas a tantas de las personas responsables de ellos”, dijo un tercero.

Hacerse rico ha sido un tema doloroso dentro de Facebook últimamente, en especial para aquellos que se incorporaron a la empresa después de la oferta pública inicial de 2012.

Las acciones de la compañía están a la baja desde que en julio la red social informara que preveía un desaceleramiento en los años próximos.

El jueves tuvo lugar un evento de otorgamiento de acciones a empleados que se programa regularmente, según personas con conocimiento del tema, aunque ahora las acciones valen 34 por ciento menos que en su pico de julio de este año.

Causa frustración, según algunos empleados, que las cosas que la compañía debe hacer para resolver problemas de imagen pública –como sumar personas que revisen el contenido dañino y limitar la recolección de datos- depriman aún más el crecimiento y, por lo tanto, el precio de los títulos.

En una encuesta a empleados realizada en octubre, el 52 por ciento dijo ser optimista respecto del futuro de Facebook, por debajo del 84 por ciento registrado el año anterior, de acuerdo con cifras publicadas por un informe de The Wall Street Journal esta semana.

En reuniones internas, Zuckerberg ha asegurado a los empleados que está haciendo lo correcto con vista a largo plazo.

El artículo del Times sugería que Sandberg y Zuckerberg no estaban tan involucrados como debían en los graves problemas que enfrentaba la compañía y que, en cambio, se preocupaban más por seguir defendiendo la reputación de Facebook.

Sandberg, en particular, se esforzaba por impedir que la junta directiva y el público se enteraran de demasiadas cosas respecto de la campaña rusa y luego encabezaba una enérgica iniciativa de lobby para rebatir las críticas.

El Financiero

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *