Global

Esta vez es real: en Estados Unidos proponen a Donald Trump para el Nobel de la Paz

1

Cuando se trata del Premio Nobel de la Paz, las personas pueden dividirse en tres categorías diferentes.

Por un lado están quienes han ganado tal reconocimiento mundial, figuras como la Madre Teresa de Calcuta, Nelson Mandela o Martin Luther King.

Luego están quienes nunca obtuvieron el premio, comenzando por Mahatma Gandhi, quien probablemente fuera el mayor símbolo del pacifismo en el siglo pasado.

Por último, hay quienes quizá podrían recibir el galardón un día. Y en esta categoría acaba de ser colocado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por sus seguidores más entusiastas.

Un grupo de 18 congresistas del Partido Republicano de Trump envió una carta a la presidenta del Comité Noruego del Nobel la semana pasada para nominar a Trump al premio por ”su trabajo para poner fin a la Guerra de Corea, desnuclearizar la península de Corea y traer paz a la región”.

“Esto vino a mi mente en la hora, quizás en los minutos después que supe que el presidente Trump había aceptado la invitación de [el líder de Corea del Norte] Kim Jong-un para tener discusiones y negociaciones sobre la desnuclearización de la península coreana”, dice el congresista Steve King, uno de los firmantes de la carta.

“Pensé, ‘bueno, Barack Obama recibió el Nobel de la Paz y hasta el día de hoy no sabemos por qué, excepto que fue electo presidente de Estados Unidos’. Entonces (…) tener un escenario para desnuclearizar la península coreana debería ser una muy buena calificación para el presidente Trump”, agrega King en diálogo con BBC Mundo.

Por lo tanto, ¿puede alguien como Trump, que ha sido acusado por sus críticos de xenofobia, racismo y de erosionar el multilateralismo, ganar el mayor premio mundial a la paz?

“Muy extraño”

La nominación de Trump a semejante galardón ha dado que hablar desde hace meses, primero por un motivo extraño: fue presentada antes de forma fraudulenta por un desconocido, según indicó el Comité Noruego del Nobel en marzo.

Al mes siguiente fue el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quien dijo que Trump debería ganar el Nobel de la Paz.

Pero la pregunta de si Trump merece el premio cobró fuerza en los últimos días, sobre todo en EE.UU., después de que los congresistas republicanos realizaran la nominación formal.

Al ser consultado esta semana al respecto, Trump ensayó una respuesta contenida para alguien como él, que suele destacar y hasta exagerar sus logros.

“Todos piensan eso, pero yo nunca lo diría”, respondió sonriente. “El premio que quiero es la victoria para el mundo”.

Menos contenidos han estado sus seguidores que gritaron una y otra vez “¡No-bel!” en un acto público de Trump días atrás en Michigan, o su abogado Rudy Giuliani, quien declaró haber asegurado al mandatario: “Vas a obtener el premio Nobel de la Paz”.

Jay Nordlinger, autor del libro “Paz, dicen: la historia del premio Nobel de la Paz, el más famoso y controversial premio en el mundo”, cree que “sería muy extraño” que lo ganara alguien tan polémico como Trump.

“Pero el premio Nobel de la Paz ha sido controversial desde el principio, desde 1902″, le dice a BBC Mundo Nordlinger, que también es editor de la revista conservadora National Review.

La lista de premiados con polémica incluye a figuras como el exsecretario de Estado de EE.UU., Henry Kissinger, o el exlíder palestino Yaser Arafat.

“El mismo tipo”

Algunos observadores internacionales señalan que Corea del Sur merece más crédito que Trump por el reciente alivio de tensiones con Corea del Norte.

Más aún, creen que los surcoreanos actuaron de forma estratégica para acercar a Washington a un foro de diálogo, preocupados tras la advertencia de Trump en agosto de que respondería con “fuego y furia” si Pyongyang amenazaba a EE.UU.

Como sea, Trump anunció el jueves, tras la liberación de tres estadounidenses detenidos en Corea del Norte, que su histórica reunión con Kim Jong-un ocurrirá el 12 de junio en Singapur.

Pero de aquí a que logre un compromiso efectivo con el líder norcoreano para que se deshaga de su arsenal nuclear puede haber un muy largo trecho.

Y si eso ocurriera finalmente, seguiría siendo discutible si Trump debería recibir un premio en solitario, compartido con el presidente surcoreano o incluso con Kim Jong-un, cuyo régimen es considerado una máquina de violar derechos humanos.

Además, ¿cuánto podrían pesar los antecedentes del propio Trump a la hora de decidir si se lleva el galardón?

“Este sigue siendo el mismo tipo que quería vetar a los (inmigrantes) musulmanes, llamó violadores a mexicanos, dijo que deberíamos matar a las familias de terroristas y dijo que quería menos inmigrantes de África y Haití”, señaló el humorista Seth Meyers en el programa Late Night de la cadena televisiva NBC el jueves.

Mientras que Obama recibió el Nobel cuando su presidencia llevaba menos de nueve meses por sus “esfuerzos extraordinarios para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación internacional”, Trump ha sido acusado de hacer lo contrario.

La imagen de EE.UU. se desplomó alrededor del mundo durante su primer año de presidencia, según encuestas.

Trump retiró a EE.UU. del Acuerdo de París sobre cambio climático y esta semana rompió con el pacto nuclear con Irán que Obama había alcanzado junto con Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia.

Pero el congresista republicano Pete Olson, otro firmante de la nominación de Trump al Nobel de la Paz, descarta que la decisión sobre Irán afecte sus opciones de ganar el premio, argumentando que los presidentes deben encarar cada amenaza global de forma diferente.

“Vale recordar que el primer presidente estadounidense en ganar el premio, Theodore Roosevelt, ganó por negociar la paz en un conflicto pese a haber llevado a cabo una guerra increíblemente controvertida en Filipinas, que se debatió extensamente alrededor del momento en que se le otorgó el premio”, señala Olson a BBC Mundo.

Nordlinger, el autor del libro sobre la historia del Nobel de la Paz, cree que la decisión de Irán podría afectar las posibilidades de Trump, aunque advierte que el premio suele otorgarse a personas “por actos específicos, sin importar cuáles sean sus otros actos”.

“Habrá una gran controversia”, dice, “pero si hay algún tipo de acuerdo de paz o desarme en las Coreas, es posible que Trump sea incluido en el Premio Nobel de la Paz”.

BBC Mundo

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *