Global

Gobierno de Nicaragua pide la renuncia de Luis Almagro a la Secretaría General de la OEA

Luis Almagro

El Gobierno de Nicaragua, encabezado por Daniel Ortega, pidió, igual que hace dos años, la formal de Luis Almagro al cargo de secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), por considerarlo una “amenaza a la paz y seguridad internacional”.

Esta es la segunda vez que Ortega pide la renuncia de Almagro de la Secretaría General de la OEA. La primera vez fue el 14 de junio de 2016, a través del entonces embajador de Nicaragua ante ese foro, Denis Moncada Colindres.

Ortega en defensa de Maduro

Este lunes, la primera dama y vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, leyó un “comunicado oficial” en su alocución acostumbrada del mediodía a través de los medios de comunicación oficialistas, en el que “condena” las declaraciones de Almagro del pasado 14 de septiembre, en la localidad de Cúcuta, Colombia.

Almagro dijo en esa ocasión que no descartaba “ninguna opción” cuando le preguntaron si era posible una intervención militar para derrocar el régimen venezolano de Nicolás Maduro.

“En cuanto a una intervención militar para derrocar el régimen de Nicolás Maduro, creo que no debemos descartar ninguna opción”, dijo Almagro, según la cita textual que recoge el comunicado oficial del gobierno de Ortega, donde pide su renuncia.

Murillo manifestó que la conducta de Almagro violenta la Carta Democrática Interamericana y el derecho internacional.

“Las declaraciones del señor Almagro, en su calidad de secretario general de la OEA, constituyen una grave amenaza a la paz y seguridad internacional y una gravísima violación de los principios más fundamentales del derecho internacional, por esas razones la República de Nicaragua expresa su más enérgica y firme condena a la posición del secretario general de la OEA y hacer formal denuncia de su conducta, que además de extralimitarse e incumplir con sus funciones como representante de la organización regional, transgrede gravemente los propósitos y principios que está obligado a defender y que constituyen los pilares del derecho mundial”, dijo Murillo, cuyo gobierno es señalado internacionalmente como responsable de una represión que ha dejado cientos de asesinatos y miles de heridos en Nicaragua.

“Esas declaraciones, por lo tanto, lo descalifican para seguir ostentando el cargo de secretario general de la OEA, cargo al que debe renunciar”, agregó Murillo.

El comunicado del ejecutivo de Ortega expone que la Carta Democrática Interamericana no autoriza al secretario general de la OEA a intervenir en asuntos de la jurisdicción interna de los Estados miembros.

El comunicado oficial también menciona que son principios de la Carta de la OEA defender la soberanía, integridad territorial e independencia de sus Estados miembros y que “ninguna de sus disposiciones lo autoriza a intervenir en asuntos de la jurisdicción interna de los Estados, menos aún a promover intervenciones militares contra un Estado miembro y llamar a la asfixia de un gobierno americano”.

El pasado 8 de septiembre, Almagro llamó a la comunidad internacional a “asfixiar a la dictadura que se viene instalando en Nicaragua”, en respuesta a la negativa del régimen de Ortega a reinstalar el Diálogo Nacional y buscar una solución democrática a la crisis que vive el país desde el 18 de abril.

Estas declaraciones fueron durante la celebración de la XV Cumbre Latinoamericana, celebrada en Miami, Estados Unidos, donde además de la crisis de Nicaragua, se refirió a la de Venezuela.
defender la democracia

Es un principio de la OEA

El exembajador de Nicaragua en Costa Rica, Mauricio Díaz, dijo que pedir la renuncia de Almagro es una pérdida de tiempo, porque los votos de los países que apoyan a Nicaragua en la Asamblea General de la OEA (Venezuela, Bolivia y San Vicente y Granadinas) no son suficientes frente a los veinte que han condenado la violencia y represión en Nicaragua.

Desde abril que comenzó la crisis en Nicaragua, la mayoría de los Estados miembros de la OEA han condenado la violencia en el país y han pedido al ejecutivo de Ortega que desarme a los grupos paramilitares que acompañan a la Policía Nacional en la represión contra las protestas civiles, lo cual ha dejado casi quinientos muertos, según organismos de defensa de derechos humanos.

Díaz manifestó que hay un principio entre los Estados miembros de la OEA de “defensa colectiva de la democracia”, que establece que cuando el sistema democrático institucional está en peligro en un país, los Estados miembros de la OEA deben concurrir para salvar la democracia.

Díaz también aseveró que Almagro por primera vez está aplicando la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua y Venezuela, que son dos países que han violentado los principios democráticos y están reprimiendo y matando a sus pueblos.

Almagro tiene apoyo de la comunidad internacional

Por su parte, al exvicecanciller Víctor Hugo Tinoco le parecieron más interesantes las declaraciones de Almagro que provocaron la reacción de Ortega.

Tinoco opinó que Almagro tiene el respaldo de la comunidad internacional y que por eso dijo que no descarta ningún tipo de opción, ni siquiera la militar.

El exvicecanciller se sumó a lo que dijo Almagro el pasado 8 de septiembre, sobre que en Nicaragua se viene instalando una dictadura.

“Esas dos declaraciones están vinculadas, en el sentido de que es el planteamiento de la comunidad internacional que ya no va a aceptar que un dictador pueda decir: ‘este país es mi hacienda, yo puedo hacer con mi pueblo lo que quiero’”, aseguró Tinoco.

Agregó que obviamente Ortega tenía que reaccionar a eso y lo hizo pidiendo la renuncia de Almagro.

LA PRENSA intentó obtener la reacción de la OEA ante esta petición del gobierno de Ortega, pero no obtuvimos respuesta hasta el cierre de esta edición.

Acuerdo con Secretaría General

El gobierno de Daniel Ortega y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, firmaron un acuerdo para el “fortalecimiento de la democracia” el 15 de octubre de 2016, un día después que Almagro le envió al Gobierno un informe electoral de Nicaragua que nunca hizo público.

Después de eso, comenzó un proceso de conversaciones y firmas de compromisos para reformar el sistema electoral del país.

El proceso de conversaciones implicó una visita de Almagro el 1 de diciembre de 2016. Las votaciones municipales de 2017, que se caracterizaron por la violencia política del orteguismo y la escasa participación ciudadana, fueron observadas por una misión de la OEA, como fruto de esos acuerdos con el ejecutivo.

Desde que el país vive una crisis por la represión policial y paramilitar dirigida por Ortega, que ha dejado más de 400 muertos, según organismos de defensa de derechos humanos, Luis Almagro cambió su postura hacia el ejecutivo de Ortega y lo comenzó a criticar.

La primera vez

La primera vez que el gobierno de Daniel Ortega pidió la renuncia de Luis Almagro de la Secretaría General de la OEA también fue por defender al Gobierno de Venezuela de una “injerencia”. El 14 de junio de 2016, durante la Asamblea General 46 de la OEA, que se celebraba en República Dominicana, el embajador de Nicaragua Denis Moncada Colindres fue el encargado de pedir en esa ocasión la renuncia de Almagro, acusándolo de injerencista, por criticar el régimen del gobierno de Nicolás Maduro.

La Prensa

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *