Global

Las falsas afirmaciones de Trump sobre la caravana migrante

1.6

El presidente estadounidense, Donald Trump hizo varias aseveraciones en Twitter sobre los migrantes que viajan en una caravana que partió de Honduras la semana pasada camino a Estados Unidos. Casi todas las afirmaciones son imprecisas, engañosas o incompletas.

Qué dijo Trump: Personas infiltradas

“Tristemente, parece que la policía y el ejército mexicanos son incapaces de detener la caravana que se dirige a la frontera sur de Estados Unidos. Criminales y personas de Medio Oriente están infiltrados”.

Qué dicen los hechos: No hay evidencias

No hay pruebas de que “personas de Medio Oriente” se hayan infiltrado en la caravana migrante que se dirige hacia Estados Unidos y partió de Honduras. Los reporteros de The New York Times y de otros medios que han viajado junto con la caravana dicen que no han visto a ninguna persona de Medio Oriente en el grupo y ninguna agencia gubernamental ha confirmado lo dicho por Trump.

“Trump dijo que aquí hay terroristas”, dijo Irineo Mújica, director de Pueblo Sin Fronteras, organización trasnacional que ha organizado caravanas como estas desde hace años. “¿Se refiere a las mujeres? ¿A los niños? Igual traen las ‘bombas’ en los pañales”.

El tuit de Trump fue publicado poco después de que el conductor Pete Hegseth repitiera durante un segmento en Fox News una aseveración del presidente guatemalteco, Jimmy Morales, de que su gobierno ha “detenido a más de noventa, cerca de cien personas completamente ligadas con temas terroristas con ISIS”, la sigla en inglés del Estado Islámico. Hegseth sugirió que esos presuntos terroristas podrían haberse infiltrado en la caravana, aunque indicó que “no se ha verificado”.

Morales hizo ese declaración el 11 de octubre durante una conferencia en Washington. Hegseth reconoció que las agencias del gobierno estadounidense aún no han comprobado lo dicho por el guatemalteco. Sin embargo, el mismo Morales dijo en esa ocasión que a los supuestos terroristas “no solamente se les ha detenido, sino que han sido deportados a sus países de origen”. Incluso si se toma como verídico el que haya habido integrantes del Estado Islámico en Guatemala en algún momento, entonces habrían sido deportados y por tanto no estarían en la caravana.

Los datos oficiales muestran que un número muy pequeño de personas de países de Medio Oriente fueron detenidas en la frontera sur estadounidense entre octubre de 2016 y septiembre de 2017, el último periodo para el cual hay datos disponibles.

De más de 300.000 personas detenidas en la frontera sur de Estados Unidos durante ese periodo, 61 —un 0,02 por ciento— eran de países que el Departamento de Estado califica como de Medio Oriente u Oriente Próximo. De esas 61 personas, 14 eran ciudadanas de cuatro naciones —Libia, Irán, Siria y Yemen— que actualmente enfrentan un veto migratorio promulgado por Trump.

El Departamento de Seguridad Nacional ha reportado “2554 reuniones con individuos de la lista de posibles terroristas” que viajaban a Estados Unidos, de acuerdo con un reporte del gobierno emitido en enero. La mayoría de ellos, 2170 en total, intentaron ingresar al país por vía aérea y solo 335 lo intentaron por vía terrestre; el reporte no aclara si alguno de esos encuentros fue en la frontera sur de Estados Unidos.

En ninguna parte del reporte sobre política antiterrorismo de la Casa Blanca, publicado este octubre por el Departamento de Seguridad Nacional y el Centro Nacional Antiterrorismo, se menciona la posible amenaza de terroristas que se infiltren por la frontera con México. Eso, a decir de funcionarios, es porque no es una amenaza creíble. “No vemos evidencia alguna de que EI o algún grupo terrorista sunita busque infiltrarse por la frontera sur de EE. UU.”, dijo un funcionario de antiterrorismo estadounidense que pidió el anonimato pues no puede discutir el tema públicamente.

La Casa Blanca no respondió a solicitudes de comentarios y una portavoz del Departamento de Estado dijo que tienen “entendido que hay varias nacionalidades en la caravana”, sin especificar, antes de referir las preguntas al Departamento de Seguridad Nacional.

Una vocera de esta secretaría dijo que en el año fiscal de octubre 2017 a septiembre 2018, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su sigla en inglés) detuvo a 17.256 delincuentes, 1019 pandilleros y 3028 “extranjeros de interés” de países como Bangladés, Pakistán, Nigeria y Somalia. Ninguna de esas naciones es de Medio Oriente.

Qué dijo Trump: Ayuda a Centroamérica

“Guatemala, Honduras y El Salvador fueron incapaces de evitar que las personas dejaran su país y vinieran de manera ilegal a EE. UU. Ahora les cortaremos, o reduciremos sustancialmente, la enorme ayuda financiera que se les da de manera rutinaria”.

Qué dicen los hechos: Es una exageración

Los tres países centroamericanos recibirán apenas una fracción de los 27.700 millones de dólares en asistencia global que Estados Unidos prevé repartir durante este año fiscal (octubre 2018 a septiembre 2019). Parte de la ayuda ya está apartada para atender temas que fomentan la emigración de esos países.

Guatemala recibirá unos 69,4 millones de dólares; Honduras, alrededor de 65,8 millones de dólares, y El Salvador, 45,7 millones de dólares. En conjunto eso suma apenas 180 millones de dólares —0,6 por ciento— del total.

Qué dijo Trump: Guardia Nacional

“Alerté a la Patrulla Fronteriza y al ejército de que esta es una emerg. nacional. ¡Debemos cambiar las leyes!”.

Qué dicen los hechos: Falta contextualizar

Trump sugiere que el ejército puede desempeñar un papel destacado en la aplicación de leyes de seguridad fronteriza.

Según la ley de Estados Unidos, el ejército —a excepción de la Guardia Costera— tiene prohibido participar en la aplicación de medidas domésticas a menos que el Congreso o la Constitución lo autoricen. Eso no aplica para las tropas de la Guardia Nacional, cuando están bajo la autoridad de algún gobernador. Sin embargo, como la aplicación de las leyes migratorias corresponde al nivel federal, las tropas de la Guardia Nacional no pueden participar “directamente en el arresto o búsqueda de sospechosos”, de acuerdo con un informe del Servicio de Investigaciones del Congreso.

Cientos de tropas de la Guardia Nacional fueron desplegadas a la frontera en abril por órdenes de Trump y de los gobernadores de estados fronterizos. Sin embargo, como ya ha reportado antes The New York Times, tienen prohibido arrestar a migrantes o usar equipo de vigilancia de alta tecnología para vigilar el lado mexicano de la frontera.

Qué dicen los hechos: Falta contextualizar

Trump sugiere que el ejército puede desempeñar un papel destacado en la aplicación de leyes de seguridad fronteriza.

Según la ley de Estados Unidos, el ejército —a excepción de la Guardia Costera— tiene prohibido participar en la aplicación de medidas domésticas a menos que el Congreso o la Constitución lo autoricen. Eso no aplica para las tropas de la Guardia Nacional, cuando están bajo la autoridad de algún gobernador. Sin embargo, como la aplicación de las leyes migratorias corresponde al nivel federal, las tropas de la Guardia Nacional no pueden participar “directamente en el arresto o búsqueda de sospechosos”, de acuerdo con un informe del Servicio de Investigaciones del Congreso.

Cientos de tropas de la Guardia Nacional fueron desplegadas a la frontera en abril por órdenes de Trump y de los gobernadores de estados fronterizos. Sin embargo, como ya ha reportado antes The New York Times, tienen prohibido arrestar a migrantes o usar equipo de vigilancia de alta tecnología para vigilar el lado mexicano de la frontera.

El expresidente Barack Obama envió a 1200 efectivos de la Guardia Nacional a la frontera en 2010 para combatir el tráfico de narcóticos y la violencia fronteriza; George W. Bush desplegó hasta 6000 efectivos.

Los integrantes de la Guardia Nacional que participaron en esas operaciones “no tuvieron un papel directo en la aplicación de la ley”, informó el Servicio de Investigaciones del Congreso. En cambio, las tropas ayudaron con el mantenimiento de vehículos e instalaciones, así como con el transporte aéreo y terrestre, colaboraron en vigilancia por aire y construyeron barreras.

Qué dijo Trump: Los demócratas

“Cada vez que veas una caravana, o a gente que viene de manera ilegal o intenta venir a nuestro país de manera ilegal, ¡piensa en y culpa a los demócratas por no darnos los votos para cambiar las patéticas leyes migratorias!”.

Qué dicen los hechos: Es engañoso

Los intentos para aprobar reformas migratorias no han tenido éxito en el Congreso desde que Trump llegó al cargo, pero es impreciso decir que la culpa es solamente de los demócratas, pues los republicanos controlan ambas cámaras del Congreso.

En febrero, después de que Trump retiró las protecciones de DACA para los jóvenes migrantes apodados dreamers, el Senado bloqueó tres propuestas migratorias, incluida una respaldada por la Casa Blanca.

Esa última medida preveía duros castigos para criminales deportados que intentaran reingresar al país; también limitaba la migración a partir de vínculos familiares, se deshacía del programa de lotería de visas y preveía miles de millones de dólares de fondos para el muro fronterizo prometido por Trump. Pero fue la propuesta que menos respaldo recibió de las tres; solo 39 de 100 votos a favor, y catorce republicanos votaron en contra.

En junio, después del furor sobre la política de separaciones familiares del gobierno de Trump, todos los 190 demócratas en la Cámara Baja votaron en contra de otra propuesta de la Casa Blanca, junto con 41 republicanos.

NYT

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *