Agendistas

Ley de planeación, la consulta popular y el PND

Abel dominguez

Abel Domínguez Camacho

las dos últimas entregas he referido que tal parece que Andrés Manuel López Obrador (AMLO),  Presidente Electo, sigue en campaña, como lo ha hecho los últimos 13 años; de igual forma su equipo de trabajo y, al menos, el gobernador electo de Veracruz. Después del 01 de julio, se entiende que muerto el rey, viva el rey pero, pienso que nada cuesta cuidar las formas y, entre el ego, el estilo personal y la euforia, se está abusando de las condiciones actuales de la transición y de la necesidad y agravio de los mexicanos. Las permanentes declaraciones respecto a ideas aisladas que aluden a la corrupción y, los nombramientos escalonados, están dirigidos a seguir alimentando el morbo de la gente y están creando expectativas mayores. La casa de los milagros vs las posibilidades reales del 01 de diciembre en adelante.
A partir del pasado 08 del mes que corre tenemos presidente electo, AMLO recibió una votación histórica en julio pasado y va con carro completo, es el presidente de todos los mexicanos, bienvenido y lo que sigue; estamos obligados a otorgarle el beneficio de la duda y, a proporcionar el acompañamiento critico y respetuoso. Tenemos la responsabilidad y obligación de observar, criticar y proponer.
Dicho esto quiero referirme a la declaración de AMLO-este viernes 170818-respecto al Nuevo Aeropuerto Internacional de la CDMX (NAIM): “ en octubre se realizará la consulta de las dos opciones: continuar la obra o realizar dos pistas en Santa Lucía”; desde la  campaña a la fecha se observan bandazos respecto al NAIM, por estrategia política o por cuestiones técnicas el asunto es que hoy, se resolverá por la vía de la consulta popular, según el presidente electo; ¿Cuántas consultas tendrá que realizar para atender las cuestiones propias del ejecutivo? En los debates, cuando no tuvo capacidad de respuesta o simplemente convenía, escuchamos que tal o cual asunto se llevaría a consulta. Cuidado.
La institución presidencial cuenta con una serie importante y útil de instrumentos, herramientas, etc. que están vertidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y sus leyes y reglamentos, para el caso, haré referencia a la Ley de Planeación vigente, cuya última modificación fue publicada el pasado 16 de febrero de 2018. En el Capítulo Primero, de las Disposiciones Generales, Artículo 1º.- Las disposiciones de esta ley tienen por objeto establecer:, Fracción V, a la letra dice: “ Las bases de participación y consulta a la sociedad, incluyendo a los pueblos y comunidades indígenas, a través de sus representantes y autoridades, en la elaboración del Plan y sus programas a que se refiere esta ley”. ¿Omitirla es el cambio?
Según entiendo, la Ley de Planeación contiene las bases para la realización de consultas a la sociedad para fines de planeación democrática y, para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo (PND)-Capitulo Primero, disposiciones generales; Artículo 5º.- “El PND debe contener los objetivos, metas, estrategias y prioridades…”, no se puede soslayar una herramienta de esta naturaleza expresada en Ley a través del Diario Oficial de la Federación: objetivos… que deben ser resultado de la evaluación del pasado reciente, de las ideas y necesidades recogidos en campaña y, de la consulta ciudadana exprofeso. Esta en ley.
No es posible pensar el crecimiento económico y el desarrollo del país a partir de ideas aisladas; el equipo de trabajo del presidente electo, concentrado en la casa de transición -convertida en la casa de los milagros-debe estar trabajando en sintonía con lo que establece la Ley de Planeación para elaborar el PND 2019-2024 y, en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para resolver la inmediatez del Paquete Económico 2019-ya mencionado en entregas anteriores-. Si tanto apura la Secretaría de Seguridad y ello conlleva la anunciada coordinación con EPN, ¿por qué no hacer lo propio desde la perspectiva de las instancias que aseguran el futuro inmediato, de mediano y largo plazo? Y desde luego, informarlo a la sociedad, como se hace con otras cosas.
Al respecto la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (Cap. III, Art. 43) establece las bases de coordinación y operación entre los presidentes saliente y el electo, para elaborar la iniciativa de Ley de Ingresos y del Proyecto de Presupuesto de Egresos, incluyendo recomendaciones del Presidente Electo a fin de que éste los presente a la Cámara de Diputados…y entre otras cosas refriere […Para realizar las actividades a que se refiere este artículo y la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo, se pondrán aprobar recursos en el correspondiente Presupuesto de Egresos para cubrir los gastos de su equipo de asesores que apoye los trabajos del Presidente Electo…]. Como se observa, la institución presidencial cuenta con todo el soporte legal para garantizar una transición sin sobresaltos y desde luego, sin tantos sombrerazos. La campaña ya pasó y se ganó, lo que sigue.
Si el presidente electo y su equipo esta considerando las Leyes que rigen su quehacer cotidiano rumbo a gobernar este país, que bueno, pero que informen en ese tenor y no, como si siguieran en campaña; si están procediendo de acuerdo a su propio albedrio y estilo personal del Presidente Electo y, apostando a la aprobación de TODO en la próxima legislatura, entonces estamos frente a una situación peligrosa y preocupante. Ciertamente siempre habrá un estilo personal de gobernar-Cosío Villegas-pero con apego a los tiempos y a la Ley. Es cuanto Señor Presidente Electo.
Otras entregas del autor:

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *