Nacional

Seguir con el NAIM, lo más popular entre ciudadanos

2.4

Mantener el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es la opción más popular entre los mexicanos, a poco más de un mes de la consulta ciudadana que impulsa el equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador para decidir la forma de darle solución a la saturación aérea del valle de México, de acuerdo con una encuesta de Consulta Mitofsky.

En el estudio realizado por la casa encuestadora, que dirige Roy Campos, 42% de los entrevistados se decantó por seguir la obra del NAIM en Texcoco, frente a 19.4% que se inclina por la propuesta de AMLO de preservar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y complementar su operación con una terminal alterna en Santa Lucía, Zumpango.

No obstante, existe un porcentaje importante de personas que no contestó la pregunta, equivalente a 38.6% de los encuestados. Los datos se recabaron del 7 de septiembre al 9 de septiembre pasados, entre una muestra de 1,000 mexicanos mayores de 18 años residentes en el territorio nacional.

La encuesta también reveló un interés limitado en el tema, pues sólo 44.5% de las personas manifestó que la construcción del NAIM le interesa algo o mucho, mientras que 53% expresó poco o nada de interés. Más aún, la mitad de los consultados dijo ni siquiera estar enterado de que se llevará a cabo una consulta para deliberar sobre el asunto.

La mayor proporción de ciudadanía interesada se observó en el segmento socioeconómico alto, donde 55.6% de los encuestados expresó interés; en el estrato medio, esa cifra fue de 42.4%; en el bajo, de 41.1 por ciento.

El pasado 6 de septiembre, el gremio de ingenieros del país entregó al equipo de transición de AMLO, quien tomará posesión como presidente el próximo 1 de diciembre, su dictamen sobre la viabilidad de la alternativa de operar simultáneamente el AICM y una terminal en Santa Lucía, concluyendo que continuar con el NAIM es la mejor alternativa desde el punto de vista técnico, financiero y de seguridad.

El Economista

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *