Nacional

Actividad económica en México registró su segunda contracción en lo que va del 2019

Durante el quinto mes del 2019 el nivel de actividad económica en México registró una ligera contracción de 0.3% en comparación anual. Esta es la segunda variación registrada en lo que va del año, después de la caída de 0.6% registrada en febrero.

En su comparación inmediata el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) no mostró ninguna variación respecto del mes previo, lo que implica que la economía nacional se mantuvo estática en términos reales, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El IGAE, un indicador que permite observar la tendencia económica real en el corto plazo, hace evidente una desaceleración económica en el país, es decir, una pérdida de ritmo de crecimiento al menos en los 12 meses recientes.

El bajo dinamismo se explica en gran medida por una contracción importante de la actividad económica en las actividades secundarias, especialmente la minería y la construcción; una estabilización de las actividades terciarias como el comercio y los servicios y un lento despegue de las actividades primarias -el campo, la caza y la explotación forestal-.

Durante mayo la actividad dentro del sector más importante para la economía mexicana, el del comercio y los servicios creció apenas 1.1% a tasa anual, una variación baja en comparación con las presentadas en años previos. El dinamismo económico de los servicios y el comercio son cruciales en el resultado general; cerca del 63% se produce en estos subsectores.

Por su parte, la actividad dentro de las industrias nacionales profundizó su caída alcanzando un nuevo máximo en lo que va del año. Durante mayo la contracción anual fue de 3.1%, impulsada por el deterioro de las industrias de la construcción y la minería, que cayeron 9.0 y 8.9% respectivamente durante este lapso.

El sector agropecuario avanzó 0.6% en su nivel de actividad económica, dentro de este rubro de la economía se han mantenido cifras positivas en lo que va del 2019. Un resultado positivo pero insuficiente para influir de manera pronunciada a la economía general dada su baja aportación.

El Economista

About the Author