Agendistas

AMLO es AMLO, no Chávez ni Allende

Jorge Zepeda Patterson

Las alegorías son útiles hasta que dejan de serlo, luego pueden convertirse en una pesada rémora. Decir que votar por López Obrador equivaldría a votar por Chávez o que su gobierno podría terminar como el de Salvador Allende puede ser una frase de campaña para restarle votos a Morena, pero es un pésimo referente para definir una línea de acción para el futuro. Inspirados por estas comparaciones los antilopezobradoristas intentan convertir cada contratiempo del nuevo gobierno y cada dislate del presidente en la confirmación de la debacle inminente, la tragedia inevitable, la desestabilización y el colapso como destino manifiesto.

El problema es que las alegorías no sirven después de cierto punto. No, el gobierno de la 4T no va a ser objeto de un golpe de militar como sucedió en el Chile de Allende, entre otras cosas porque a diferencia del médico socialista, López Obrador está cuidando al máximo la relación con Estados Unidos, y eso por no hablar de su ostensible alianza con el ejército (los dos factores que pusieron fin al gobierno socialista chileno).

Y tampoco le apostaría a la descomposición económica que ha arrasado con la vida económica y social de Venezuela. Como es bien sabido, el gobierno de AMLO ha seguido con mayor ahínco que sus predecesores políticas financieras propias de un gobierno neoliberal: restricción del gasto, achicamiento de la burocracia, control de la inflación, vigilancia de la deuda externa. Los cuatro jinetes apocalípticos que desgraciaron a la economía venezolana. AMLO tampoco ha sido proclive a la expropiación de empresas privadas o a la represión de grupos sociales, y por cada gran empresario ofendido ha tenido el tino de congraciarse con otro de similar envergadura. No es Venezuela lo que estamos presenciando en México.

Los adversarios de la 4T ostentan la palabra recesión como un conjuro para invocar la debacle económica que se nos viene encima por el simple hecho de que no ha habido crecimiento en los dos primeros trimestres del sexenio de López Obrador.

Pero es un dato que asusta mucho menos cuando se le pone en contexto. Primero, porque los analistas concuerdan que el segundo semestre será positivo y permitirá alcanzar un tasa que ronda entre 1% y 0.8%. Nada para presumir, ciertamente, pero no es que los sexenios anteriores hayan sido muy diferentes. EL primer año de Zedillo y el primer año de Fox la economía decreció (-6.4% y -0.4%), a Calderón le fue momentáneamente mejor con un primer tramo de 2.3%, pero dos años más tarde sufrió la terrible crisis del 95, con una caída de -5.3%. Incluso Peña Nieto y su arranque en medio de fanfarrias por el pacto por México apenas produjo una tasa de 1.4% en sus primeros doce meses.

Las cifras de López Obrador en este año no son para hacer fiestas, pero tampoco para invocar funerales, como han querido hacerlo los agoreros del fracaso. Es mejor arranque que el de Zedillo y Fox y tampoco se mide mal frente al de Calderón y Peña Nieto, y eso a pesar de que aquellos no enfrentaron la siniestra variable llamada Trump y sus efectos desestabilizadores sobre la economía mexicana. Y si nos remitimos a la cotización del peso frente al dólar, es el mejor inicio de sexenio en varias décadas.

No es mi intención citar solo las buenas para compensar a los que exclusivamente se fijan en los negros del arroz . No se trata de sesgar virtudes donde otros solo ven defectos. Me parece que López Obrador ha cometido errores y algunas de sus actitudes alimentan el pesimismo de los mercados financieros. Sus encuestas a mano alzada para (supuestamente) tomar decisiones de obra pública, la decisión de cancelar la construcción en marcha de un aeropuerto o su belicosidad verbal para con sus adversarios y críticos son aspectos que seguramente han afectado la confianza de los inversionistas y tienen un impacto en la actividad económica. Él mismo se pudo haber hecho un favor evitándose algunas fricciones innecesarias. Solo quiero insistir que cualquier pronóstico sobre lo que nos espera tiene que asumirse en un contexto más amplio y que la especificidad de López Obrador (y de México) convierte en una burda caricatura la comparación con Chávez o Allende.

En todo caso, los que creen que las fallas de la 4T o las peculiaridades del presidente provocarán el fin de su régimen me parece que han terminado por ser víctimas de la conversación circular de los ambientes en los que se mueven. Los habitantes de las Lomas, Polanco, La Condesa o la Roma, por hablar de la Ciudad de México, caben en un pedazo de Iztapalapa. Millones de personas que habían sido ignoradas por la economía neoliberal son o serán beneficiarios de alguna transferencia pública directa; el poder adquisitivo de los sectores populares ha comenzado a crecer en mayor proporción que la economía, algo que no sucedía en décadas. Eso podría estimular el mercado interno y la actividad productiva.

Desde luego, hay empresarios desencantados que inmovilizarán su dinero, pero si hay negocio, y lo habrá, llegará otro a sustituirlo. En conclusión, a los que asumen la debacle del régimen porque el presidente les parece impresentable (por alguna razón inexplicable a Peña Nieto y a Fox les veían cara de estadistas) o porque invocan antecedentes de Chávez y Allende, yo les sugeriría que esperen sentados.

@jorgezepedap

El Siglo de Torreón

About the Author