Global

Aumento de 82% en incendios forestales pone a ‘rezar’ al sur de Brasil

Un virtual apagón en horas del día debido al humo que proviene de un nuevo incendio en la selva amazónica de ese país, preocupa a millones de brasileños como al mundo entero debido al marcado aumento que han sufrido los incendios forestales que de enero a agosto de este año han alcanzado el 82%.

En la jornada de ayer Sao Paulo se ennegreció durante aproximadamente una hora después de que fuertes vientos trasladaron el humo de los incendios forestales que arden en los estados de Amazonas y Rondonia, a más de 2,700 kilómetros de distancia.

El hashtag #prayforamazonia ahora se ha convertido en una tendencia global de Twitter con más de 150,000 referencias a los incendios.

Es que Brasil está experimentando la mayor ola de incendios forestales en los últimos cinco años, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

Y el cálculo del 82% de aumento en los incidentes de este tipo fue revelado de acuerdo a imágenes satelitales.

La voz era popular y de este a oeste y de sur a norte de la megalópolis, los comentarios fueron similares: “Era como si el día se hubiera convertido en noche. Ni en días lluviosos se ve así, fue muy impresionante”.

Algunos de los tuits más populares critican la inacción del presidente Jair Bolsonaro al respecto.

Desde hace más de 15 días, usuarios de redes sociales y medios del centro y sur del Brasil reportan focos ígneos incontrolables que ya arrasaron varias hectáreas de bosques vírgenes a través de los estados de Acre, Rondônia, Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, llegando a la frontera con Bolivia y Paraguay.

Por otra parte, los científicos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil dicen que el Amazonas ha sufrido pérdidas a un ritmo acelerado desde que Bolsonaro asumió el cargo en enero.

El presidente respondió diciendo que los datos “no se relacionan con la realidad” y los acusó de manchar la reputación del país en el extranjero.

No obstante, la inacción del primer mandatario brasileño sobre la selva tropical provocó que Noruega y Alemania suspendieran hace días sus aportes a la lucha contra el cambio climático, incluyendo los destinados al Fondo Amazonia.

En esa línea, Oslo, principal donante, anunció el bloqueo de 133 millones de reales (33 millones de dólares) que se suman a los 35 millones de euros (39,60 millones de dólares) bloqueados por Berlín, previamente, hasta que las cifras de la deforestación en el país vuelvan a ser alentadoras.

Forbes

About the Author