Global

Cinco cosas que evitar en el Amazon Prime Day

Es esa época del año: el Prime Day está aquí, 15 y 16 de julio. El evento se ha convertido en la versión veraniega del Viernes Negro, un frenesí de compras que puede transformarse en una resaca de arrepentimiento por haber gastado dinero en cuanto los paquetes llegan a la puerta de tu casa.

Incluso los profesionales pueden sentirse tentados con ofertas que no necesitan. En el primer Prime Day, dos de nuestros colegas en Wirecutter, una empresa de The New York Times que reseña y recomienda productos, se dejaron convencer por una gran oferta de una máquina para hacer ejercicio con pedales que primero terminó convirtiéndose en perchero y luego en basura.

Creemos que comprar los artículos adecuados, no solo más artefactos, puede mejorar tu vida. Por eso es que el equipo de Wirecutter Deals ha pasado la última semana revisando las listas del Prime Day de Amazon (así como las ventas de otros minoristas que intenten aprovechar la fiebre del Prime Day) para encontrar verdaderas ofertas de cosas que vale la pena comprar. Si el año pasado sirve de indicio, Wirecutter Deals rechaza más del 99 por ciento de las ofertas y solo destaca las más excepcionales, en las que invertiríamos nuestro propio dinero.

Para aprovechar al máximo el Prime Day, puedes seguir la página de Wirecutter Deals [en inglés] durante los dos días; allí estaremos actualizando la lista de ofertas analizadas que en realidad valen la pena. Puedes ver las ofertas más recientes de Wirecutter aquí.

A continuación, en colaboración con todos los miembros de Wirecutter, te presentamos cinco cosas que evitar en el Prime Day.

Televisores de 2019

A menos que obtengas una televisión de 2019 a un precio verdaderamente increíble en el Prime Day, comprar un televisor de 2018 en oferta será la mejor opción. Nuestro experto en televisores, Chris Heinonen, dice que las mejores ofertas en televisiones generalmente son las del Viernes Negro y las que surgen después de que las empresas estrenan sus modelos más recientes en la feria comercial anual CES (la próxima se celebrará en enero). Si el Prime Day llega a parecerse al Viernes Negro, entonces quizá también necesites mantenerte alerta respecto de los números de modelo confusos que omiten funciones.

Los paquetes de tonterías (y el desacierto de las tarjetas de regalo)

Asegúrate de que todos los artículos de un paquete sean productos que necesitas y deseas. Quizá quieres un timbre inteligente, pero ¿quieres o necesitas la ubicua minibocina inteligente que viene en el paquete aunque represente un costo adicional? ¿Estás preparado para tomarte el tiempo de vender ese artículo adicional? De igual manera, si una oferta incluye una tarjeta de regalo de un minorista no tan conocido (o una con términos específicos como una fecha de vencimiento de 90 días), ¿podrás aprovecharla de la mejor manera? Si no es así, olvídate del paquete.

Desperdiciar el día a la espera de ofertas relámpago

Las ofertas relámpago están diseñadas para fomentar las compras impulsivas. En vez de sucumbir ante ellas, explora las ofertas relámpago en la mañana para ver que ofrecerán y después revisa Wirecutter para asegurarte de que el precio sea suficientemente bajo para calificarlo de buena oferta; por último, pon una alarma que se active minutos antes de que comience para que no te la pierdas.

Grandes compras que no necesitas

El simple hecho de que artículos como una caminadora o una computadora portátil tengan grandes descuentos respecto de sus precios normalmente altos no significa que debas comprarlos. Haz una lista de las cosas específicas que necesitas y quieres (anota incluso los fabricantes y los modelos) y apégate a ella. Obtén una confirmación independiente de una fuente confiable (como Wirecutter) para saber que se trata de un buen precio y un artículo de calidad. Si tomamos como referencia los artículos más vendidos del Prime Day anterior que sugirió Wirecutter, lo más probable es que veas cómo vuelan muchos electrónicos pequeños (audífonos, rastreadores con Bluetooth) y pequeños electrodomésticos (Instant Pots, aspiradoras robot). Solo son valiosos si sabes que los usarás.

Tecnología redundante u obsoleta

¿De verdad necesitas eso? Si tienes un horno tostador de convección, ya tienes algo mejor que una freidora de aire que deja una enorme huella ecológica (Wirecutter no recomienda ninguna freidora de aire). Además, a veces los artículos más antiguos en el Prime Day tienen descuentos por una razón: están volviéndose obsoletos. Revisa si hay modelos recientes de nueva generación para asegurarte de que tu producto nuevo no resulte obsoleto el mes siguiente.

El consejo de la semana
Esta semana invité a la escritora Stephanie Dubick para hablar sobre las madres.

La relación con nuestra madre es compleja. Aunque algunos de nosotros consideremos que nuestra madre es una mujer que nos protege y nos nutre, para otros la relación es mucho más complicada.

Si tienes una relación difícil con tu mamá, a veces el simple hecho de hablar o escribir sobre tu experiencia es suficiente para ayudarte a sanar y seguir adelante.

Eso sugiere Michele Filgate, una escritora y editora que, en su nueva antología, What My Mother and I Don’t Talk About, explora los pormenores que a veces se vuelven dificultades en la relación entre madre e hijo. Al poner a un lado el miedo, exponerle tu vida a tu madre puede hacerte sentir menos solo y más conectado con ella. Hay una manera práctica y sencilla de llegar a ese punto mediante algo que ya usas todos los días: el correo electrónico. No solo puede darte tiempo y espacio para escribir mensajes en tus propios términos, sino que también te permite expresarte de manera cómoda y salir bien librado de conversaciones difíciles.

“Sientes alivio cuando te expresas”, escribe Filgate. “Además, así es como crecemos”. Al reconocer las cosas de las que no hablamos, no solo sanamos las relaciones tensas con nuestras madres, sino también nuestra relación con nosotros mismos.

“Cuanto más enfrentamos lo que no podemos, no queremos o no sabemos, más nos entenderemos unos a otros”, escribe Filgate.

Si sientes que tienes asuntos sin resolver con tu madre, prueba la siguiente estrategia esta semana: anota las cosas de las que no hablas con ella, los secretos que a menudo se callan. Expresar verbalmente —o escribir— tu verdad podría hacerte sentir bien.

NYT

About the Author