Nacional

Datos del FMI sobre México impactan en ánimo de mercados, advierten expertos

Después de la publicación de las perspectivas económicas actualizadas del Fondo Monetario Internacional (FMI), donde bajó de 1.6% a 0.9% su pronóstico de crecimiento para México, el tipo de cambio llegó a 19.14 pesos por dólar y cerró con una depreciación de 0.62 por ciento. Y el índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), hiló su sexta baja consecutiva, también presionado por el cambio en el pronóstico del Fondo, y la caída de las acciones de Bimbo.

Ante esta reacción al dato del FMI , el Jefe de Research para América Latina en Barclays, Marco Oviedo, explicó que los participantes del mercado asumen que el FMI tiene autoridad y experiencia en muchos temas económicos, que cuenta con más recursos que una correduría para realizar sus diagnósticos, y que tiene acceso a información más cercana a la realidad de los países, lo que favorece que sus expectativas sean más próximas a la situación de la economía.

Consideró que el recorte de siete décimas de punto en la expectativa para México, fue “menos dramático” que el aplicado por cualquier otro participante del mercado, pues tienden a ser más conservadores.

El pronóstico de Barclays para el crecimiento de México en 2019 está en 0.5% y el estratega advirtió que podría bajar más, si se deterioran las condiciones domésticas y externas en lo que resta del año.

Acoplado sector de manufacturas
Aparte, el economista en Jefe para México de BNP Paribás, Joel Virgen, dijo que el pronóstico de ellos para el PIB del país este año es de 1%, “con cierto sesgo a la baja” que podría ser confirmado tras conocerse el dato del IGAE y la cifra oportuna del PIB del segundo trimestre.

El estratega descartó que exista una desacoplamiento del ciclo económico mexicano con el de Estados Unidos, pues el vínculo más estrecho entre ambos, está en el sector de las manufacturas, que sigue siendo paralelo, y va en desaceleración.

Sobre la reacción del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que descalificó el recorte del FMI, dijo que las autoridades de todo el mundo suelen mantener una postura mucho más constructiva sobre la trayectoria de la actividad económica, y que tiene sustento en dos razones: Los intereses de la administración de hablar de un desempeño sano y robusto para no generar incertidumbre, y otra tiene que ver con expectativas. En la medida que se logre una idea de un entorno económico favorable, se pueden atraer más inversiones para hacer más atractivo llegar al país.

Tendrán que recortar
Desde Nueva York, el estratega de Barclays anticipó que el mismo gobierno tendrá que hacer un ajuste en su pronóstico para este año, y prevé que se divulgará en la presentación de los estimados del Criterios General de Política Económica de 2020, que se conocerán en septiembre.

En la Secretaría de Hacienda seguro tienen claro que si salen con números y pronósticos no creíbles, podrían generar un ambiente de incertidumbre, sostuvo.

En tanto, el estratega de BNP Paribás matizó desde Wall Street, que el gobierno suele reaccionar tras conocerse datos duros, por tanto espera que luego de divulgarse el dato del PIB al segundo trimestre, la autoridad doméstica podría confirmar si la situación de la economía se encamina a la ruta esperada o si reorientan su pronóstico.

De materializarse un debilitamiento mayor en la actividad del PIB al segundo trimestre, “sería más probable que reaccione el gobierno para tratar de apuntalar a la economía”.

El Economista

About the Author