Debe repetirse la elección del titular de la CNDH, afirma Kenia López Rabadán

Para la fracción legislativa del PAN en el Senado de la República no existe ninguna duda respecto del fraude cometido en el recuento de los votos para la designación de María del Rosario Piedra Ibarra como presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por lo cual debe reponerse el procedimiento, aseveró Kenia López Rabadán.

En entrevista, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, afirmó que existe la evidencia suficiente con documentos oficiales, incluidos los videos del Canal del Congreso para demostrar que en la sesión del jueves 7 de noviembre se violó la ley, al tomar en cuenta sólo 114 de los 116 votos que se emitieron.

Por tal motivo, los integrantes de la bancada panista solicitaron formalmente a la presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa, que no se cite a la ciudadana María del Rosario Piedra Ibarra a tomar posesión del cargo, tal como se había programado la semana pasada.

Incluso, le instaron que el nuevo procedimiento de la elección del titular de ese organismo constitucionalmente autónomo se realice con tablero abierto y ante fedatario público.

Asimismo, los legisladores panistas solicitaron formalmente que se dé vista a la Contraloría Interna del Senado con el fin de deslindarse las responsabilidades a que haya lugar.

López Rabadán dijo que todos los senadores, independientemente del partido al que pertenezcan tienen la obligación de defender la honorabilidad de esa institución y, en ese caso, no validar ese acto ilegal.

Explicó que la ley que norma la elección del presidente de la CNDH es muy clara al señalar que debe obtener al menos el voto de dos terceras partes de los legisladores presentes en la sesión y lo que ocurrió la semana pasada es que Piedra Ibarra no lo alcanzó, pues obtuvo 76 votos de 116.

De acuerdo con la senadora, la trampa consistió en que ocultaron dos de los 116 votos y con ello Ibarra Piedra y sus 76 votos sí alcanzan las dos terceras partes de la votación (sí se consideran sólo 114). Por ello los hicieron perdedizos.

La senadora dijo que en estos momentos la prioridad es salvaguardar a las instituciones y restablecer la honorabilidad del Senado.

“Apelamos que, tanto el partido en el gobierno, como la Junta de Coordinación Política del Senado, reconozca que no es posible validar algo que es ilegal y que desprestigia terriblemente a esa representación popular, además de que, con ello, se desprestigiaría lastimosamente a la CNDH“, dijo.

Subrayó que la fuerza de las recomendaciones de esa institución están basadas en la magistratura moral que ostenta, no en que tengan un carácter vinculante. Por eso es necesario que quien la presida no tenga ningún cuestionamiento a su investidura debido a la forma en que fue designado para el cargo.

El problema trastoca a la CNDH porque la merma en su autoridad moral y trastoca al Senado, porque a un robo público notorio, evidente, si no se hace nada estaremos en una institución donde la ley no solamente no se acata, sino que deliberadamente se viola.

Esta elección fraudulenta afectaría terriblemente a la CNDH, porque la deslegitima para fijar posiciones que hoy se vuelven indispensables en un país, donde lastimosamente hay una sistemática violación a los derechos humanos. Ante eso, lo que necesitamos es una CNDH institucionalmente fuerte, autónoma con altura moral y ética.

“Si se llega a la presidencia con una elección robada o manchada de ilegalidad pues estaría destruyendo un organismo constitucionalmente autónomo que nos ha costado muchísimo trabajo construir y tener”, dijo la senadora panista.

En conferencia de prensa, el senador Damián Zepeda dijo que no hay antecedentes de un caso similar, por lo que primero se buscará agotar las vías internas para que sea resuelto el caso dentro de la Cámara Alta, sin embargo, advirtió que si no es posible, se iniciará un proceso jurídico.

“Afortunadamente no había pasado nunca que alguien se atreviera a hacer algo de esta naturaleza en el Senado. Es una vergüenza que esté pasando ahorita. Hay vías internas que las estamos iniciando y sí, estamos todavía en el análisis  jurídico, no había pasado, no hay un antecedente de este caso aquí en el Senado”, dijo Zepeda.

El panista aseguró que presentará toda la evidencia recopilada a través de los videos de la transmisión del pasado 7 de noviembre del Canal del Congreso para presentarlo ante las instancias correspondientes.

La senadora Xóchitl Gálvez dijo que el PAN rechaza la propuesta de un recuento de votos, ya que la urna en que fueron depositados los sufragios se encuentra bajo el resguardo de Morena.

“No aceptamos el recuento, porque obviamente ellos tiene el control de este Senado, ellos tienen la urna, nunca se selló, las boletas no están foliadas, no hay ninguna firma, le pueden meter las boletas en blanco que ellos quieran. No lo aceptamos, simple y sencillamente, porque nuestras pruebas son contundentes”, dijo Gálvez.

La bancada del PAN adelantó que en los próximos días anunciará la ruta a seguir para impugnar el resultado con base en la respuesta de la Mesa Directiva.

El Economista