Nacional

Dejan sin efectos suspensión que impedía la detención de Emilio Lozoya

Emilio Lozoya, exdirector de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y quien es investigado por presunto lavado de dinero, podría ser arrestado en cualquier momento luego que un juez anuló el recurso que impedía su captura, informó una fuente judicial este lunes 17 de junio.

Lozoya “incumplió con todos los postulados impuestos por este juzgado federal”, por lo que “se deja sin efectos la suspensión definitiva concedida”, indica un informe del Juzgado Octavo de Distrito de Amparo en Materia Penal de Ciudad de México.

“Consecuentemente, las autoridades responsables están en aptitud de ejecutar” la orden de aprehensión contra Lozoya, añade.

El exdirector de Pemex (2012 a 2016) anunció la semana pasada que no acudiría a declarar ante un juez como lo requería su recurso, alegando una “persecución política” en su contra en la que ya se le ha “condenado”.

“Es claro que si me presento ante el juez (…) van a pretender dictar prisión preventiva justificada, no obstante que el delito que se me imputa no lo amerita y nunca me sustraje de la acción de la justicia, en consecuencia, tengo todo el derecho de cuidar mi libertad”, indicó entonces.

Javier Coello, el abogado de Lozoya, admitió que tras este el exfuncionario puede ser arrestado en cualquier momento, por lo que presentará pruebas con el fin de que le sea reconocido el amparo que frenaría nuevamente la orden de arresto.

Coello dijo en entrevista radiofónica para W Radio que su cliente es inocente. “Sé perfectamente que no cometió ningún delito, vamos a probar estrictamente con documentación fehaciente que por lo que hace al lavado de dinero no hay tal lavado de dinero”.

La fiscalía general investiga a Lozoya por el “uso ilegal de fondos que vienen de una situación que no es legítima”.

Lozoya estaría directamente involucrado en la compra por parte de Pemex de una vetusta planta siderúrgica a un costo de 500 millones de dólares, considerado un precio excesivo en vista del mal estado según expertos y el actual gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Con parte de esos recursos, Lozoya habría adquirido una lujosa residencia.

Alonso Encira, directivo de la siderúrgica Altos Hornos de México y que vendió la planta a Pemex, fue detenido el 28 de mayo en el aeropuerto de Palma de Mallorca, España.

Lozoya renunció a Pemex, sumida en severos problemas financieros, en medio de señalamientos de que habría recibido sobornos millonarios de la firma brasileña Odebrecht presuntamente destinados a la campaña presidencial de Peña Nieto. El exfuncionario rechazó las acusaciones.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda, congeló el lunes 27 de mayo las cuentas bancarias locales de Lozoya así como de la empresa Altos Hornos de México (AHMSA) tras identificar en el sistema financiero nacional y externo que “se llevaron a cabo múltiples operaciones con recursos que presuntamente no proceden de actividades lícitas, mismos que se presumen ser derivados de actos de corrupción”.

El gobierno ha denunciado que Pemex, la petrolera más endeudada del mundo con pasivos financieros de 106,500 millones de dólares, compró a AHMSA en 2014 una planta de fertilizantes por cerca de 500 millones de dólares y que era una “chatarra” que apenas estaba valuada en 50 millones de dólares.

Lozoya ha sido señalado de haber recibido presuntamente unos 3.5 millones de dólares en sobornos por parte de la gigante brasileña Odebrecht que presuntamente habrían sido para financiar la campaña electoral de Peña, quien llegó al poder en diciembre de 2012. Lozoya ha negado las acusaciones repetidas oportunidades.

Lozoya es el primer exfuncionario de alto nivel que es investigado por el gobierno de López Obrador, quien ganó las elecciones con la promesa de erradicar la corrupción en México.

El Economista

About the Author