Deploran PAN, PRD y PRI los señalamientos presidenciales

Los coordinadores de PAN y PRD en el Senado, Mauricio Kuri y Miguel Ángel Mancera, así como el vicecoordinador del tricolor, Manuel Añorve, deploraron las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador y reafirmaron que presentarán la acción de inconstitucional contra la reforma que endurece sanciones a quienes defraudan al fisco a través de empresas fantasma y facturas falsas.

Los más férreos opositores a la reforma han sido los panistas y ayer siguieron en esa línea. Durante la sesión en el Senado, Xóchitl Gálvez demandó que ese órgano legislativo formule un extrañamiento al Ejecutivo federal por haber calificado a los integrantes del bloque opositor de farsantes, hipócritas y corruptos y de proteger a los defraudadores al fisco.

Kuri sostuvo que López Obrador faltó al respeto al Congreso, pero sin importar las agresiones verbales controvertirán la reforma ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya que se trata de terrorismo fiscal contra empresas y particulares. El también panista Gustavo Madero afirmó que se trata de modificaciones que pasan por encima de la presunción de inocencia.

“Qué pinche país autoritario es éste, donde se hacen leyes en las que el ciudadano es culpable, ‘hasta que no me demuestres que es inocente’”, indicó.

Mancera, en tanto, dijo que acudirán a la acción de inconstitucionalidad en cuanto se promulgue la reforma, con el único propósito de ser una oposición responsable y cuidar el régimen constitucional.

En tanto, las dirigencias nacionales del PAN y del PRD aclararon ayer que están en favor de combatir la facturación falsa, pero en contra de que se quiera generar terrorismo fiscal o una embestida en contra de los empresarios.

Cecilia Romero, integrante de la comisión política del blanquizul, señaló que todos los que tenemos obligaciones fiscales nos oponemos a que haya facturación falsa, pero de ahí a que se pretenda criminalizar y tipificar como delincuencia organizada a cualquier persona que haya recibido un recibo falso en su contabilidad, es una falta absoluta de respeto a la dignidad, la presunción de inocencia y al incentivo que debe haber para la inversión, subrayó.

La Jornada