Global

El asesino de El Paso se hizo eco de las palabras incendiarias de las estrellas mediáticas conservadoras

Tucker Carlson apareció en su programa de Fox News en horario estelar en abril del año pasado y les dijo a sus espectadores que no se dejaran engañar. El único objetivo de los miles de centroamericanos que iban camino a Estados Unidos era atravesar la frontera, no buscar refugio, dijo. “¿Algún líder hará algo para proteger a Estados Unidos esta vez o se quedarán sin hacer nada mientras esta invasión continúa?”, preguntó.

Cuando otro grupo se acercó a la frontera seis meses más tarde, la polémica autora Ann Coulter apareció como invitada en el programa de Jeanine Pirro en Fox News, y ofreció una sugerencia francamente violenta acerca de lo que podría hacerse para detener el flujo de migrantes: “Podríamos dispararles a los invasores”.

Unos cuantos días después, Rush Limbaugh emitió un pronóstico lúgubre dirigido a sus millones de radioescuchas: si no detenemos a los inmigrantes centroamericanos, Estados Unidos perderá su identidad. “El objetivo es socavar y a fin de cuentas eliminar o borrar lo que se conoce como la cultura estadounidense inconfundible y única”, dijo Limbaugh, y agregó: “Por eso es que la gente lo llama invasión”.

Hay un sorprendente nivel de coincidencia entre las palabras de las personalidades mediáticas de derecha y el lenguaje utilizado por el hombre de Texas que confesó haber asesinado a 22 personas en una tienda Walmart en El Paso este mes. En una diatriba de 2300 palabras publicada en el sitio web 8chan, el asesino escribió: “Simplemente estaba defendiendo a mi país del remplazo cultural y étnico causado por una invasión”.

Sigue sin quedar claro qué o quién moldeó las opiniones del tirador blanco de 21 años, o si era consciente de los comentarios en los medios. Sin embargo, su publicación contiene numerosas referencias a una “invasión” y un “remplazo” cultural; ideas que, hasta hace poco, estaban relegadas a la periferia de la derecha nacionalista.

En una revisión exhaustiva de plataformas populares de medios de derecha realizada por The New York Times se hallaron cientos de ejemplos de frases, conceptos e ideologías que coinciden con la declaración escrita por el responsable de la masacre masiva, un vocabulario compartido de intolerancia que atiza temores enfocados en los inmigrantes de color. Estos programas, en la televisión y la radio, llegan a una audiencia de millones de personas.

En los cuatro años que han pasado desde que Donald Trump deslumbró a los electores republicanos con sus comentarios sobre los musulmanes y los mexicanos, las expresiones para satanizar a los inmigrantes se han vuelto más comunes en los medios, según halló la revisión de The Times.

A veces los conductores repiten las frases características del presidente. A veces el presidente parece basarse en lo que dicen las personalidades de la televisión. El efecto acumulativo es un diálogo público en el que son comunes los comentarios denigrantes respecto de los inmigrantes.

Antes de que los primeros grupos de migrantes centroamericanos recibieran una fuerte cobertura de los medios en 2018, palabras como “invasores” o “invasión” rara vez se utilizaban en los medios estadounidenses. Durante el año pasado, el uso de este tipo de términos ha aumentado, pues se habla de “invasión” inmigrante en más de 300 programas de Fox News. La gran mayoría de estos términos fueron pronunciados por conductores e invitados de Fox News, pero algunas de esas frases se escucharon en videos de mítines y otras apariciones públicas de Trump.

El análisis del Times examinó las transcripciones de los últimos cinco de emisión de Fox News, CNN y MSNBC para medir la frecuencia con la que se mencionaban términos como “invasión” y “remplazo”. Los segmentos que incluían este lenguaje se verificaron con los videos de los programas para determinar si los conductores y los invitados estaban usando sus propias palabras o si estaban reproduciendo el lenguaje de otros.

“Es como un ciclo vicioso”, dijo el escritor conservador William Kristol, un republicano detractor de Trump que ha trabajado en Fox News y otras televisoras. “Se dice algo en Fox News, y Trump lo repite, y eso le da legitimidad, y después alguien da un paso más allá”.

“Es impresionante el uso de lo que alguna vez se habría considerado lenguaje muy extremo e inapropiado, y a veces conspiratorio y deshumanizante”, agregó.

Aunque la idea de que los inmigrantes son una amenaza nacional fue una característica de las candidaturas fallidas del conservador Patrick Buchanan para ganar las nominaciones presidenciales republicanas de 1992 y 1996 (usó la frase “invasión ilegal” en ese entonces), esta se oponía a los esfuerzos del Partido Republicano de volverse más atractivo para los hispanos y otras minorías dos décadas antes de que Trump se convirtiera en el favorito.

La acción de describir a la inmigración como una amenaza ha regresado con fuerza, un cambio originado no solo por los conductores de radio y televisión, sino también por los líderes republicanos del Congreso y el presidente mismo. Este año, Trump ha usado los términos “invasión” o “invadido” siete veces en Twitter para describir la situación en la frontera, y en determinado momento se refirió a la llegada de migrantes como “el intento de invasión de los indocumentados”. En los mítines ha usado términos como “predador”, “asesino” y “animal” para describir a los migrantes.

En el universo de los medios que apoyan a Trump —desde aquellos como Sinclair Broadcast Group y The Drudge Report hasta plataformas como Breitbart News y Gateway Pundit— se ha usado una retórica igual de incendiaria. “Es un hecho que se trata de un intento de invasión a nuestro país… punto”, dijo el año pasado Boris Epshteyn, exasesor de campaña de Trump, en un comentario sobre los migrantes que se transmitió en casi todas las 200 estaciones de televisión de Sinclair.

Al comienzo de su diatriba, el sospechoso de El Paso se refiere al “gran remplazo”, una teoría de conspiración supremacista blanca basada en un libro francés que afirma que la migración de grupos minoritarios puede llevar a un “genocidio” de la cultura blanca.

El sospechoso de El Paso, que confesó haber sido el responsable del tiroteo masivo la semana pasada, afirmó en el documento que publicó que se estaba defendiendo de una “invasión hispana en Texas”. Las palabras “invasión” e “invasores” aparecen seis veces en el texto, un claro paralelo con el lenguaje que se escucha actualmente en los programas conservadores de televisión y de radio.

Antes de los tiroteos de El Paso, otras personas impulsadas por el odio o las ideas de aniquilación utilizaron el mismo lenguaje.

La teoría del remplazo sobresalía en un documento que publicó en 8chan el sospechoso de la masacre en la que murieron 51 personas en una mezquita de Christchurch, Nueva Zelanda, en marzo.

El hombre que supuestamente asesinó a once personas en una sinagoga de Pittsburgh en octubre pasado había expresado su desprecio por los “invasores” antes de abrir fuego contra la congregación con un rifle de asalto estilo AR-15, señalan las autoridades. Durante las manifestaciones de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, en 2017, en las que murió una mujer, los manifestantes gritaban: “No nos remplazarán”.

Lawrence Rosenthal, profesor en el Centro de Estudios de Derecha en Berkeley, dijo que era escalofriante que los conservadores famosos compartieran vocabulario con nacionalistas blancos. “El lugar donde eso se cruza con el Partido Republicano”, agregó “es el argumento de republicano de que los demócratas están a favor de la migración porque eso les daría una mayoría permanente”.

Limbaugh, cuyo programa de radio alcanza cada semana a una audiencia de 15 millones de personas, también ha empleado temas similares.

El 7 de agosto, en respuesta a los tiroteos de El Paso, Limbaugh dijo: “¿Por qué a estas personas les molesta tanto la palabra ‘invasión’? ¿Acaso es porque se trata precisamente de eso? ¿Hemos visto algo así antes?”.

En Fox News, Carlson ha ofrecido una versión de esta idea, aunque con un lenguaje menos extremo del que se muestra en los foros de mensajes de 8chan que frecuentaba el asesino de El Paso.

Carlson, cuyo programa tiene en promedio tres millones de espectadores cada noche, ha contado con la presencia de invitados que creen en la teoría del remplazo, como Peter Szijjarto, el ministro de relaciones exteriores del presidente nacionalista de Hungría, Viktor Orban. En febrero, Carlson y Szijjarto hablaron de la necesidad de aumentar las tasas de natalidad en sus respectivos países. De lo contrario, dijo Carlson, “nuestro plan en Occidente es simplemente dejar que las personas deprimidas se mueran y remplazarlas con gente de otros países”.

Laura Ingraham, otra conductora de horario estelar de Fox News, que fue considerada para un puesto de comunicaciones en el gobierno de Trump, ha usado un lenguaje similar. En octubre pasado advirtió a los espectadores que sus opiniones “no tendrán ningún impacto ni influencia en una Cámara de Representantes dominada por demócratas que quieren remplazarlos a ustedes, los electores estadounidenses, con ciudadanos a los que apenas han otorgado la amnistía y con un número cada vez más grande de migrantes en cadena”.

Fox News no hizo comentarios.

La sincronía entre la ideología marginal y el vocabulario de los conductores de programas conservadores no es un accidente, dicen los críticos. “Están metiendo eso en el espíritu de la época”, dijo Carl Cameron, el excorresponsal principal de política de Fox News, que ahora trabaja para Front Page Live, un agregador de noticias dirigido a una audiencia progresista.

“Fox sale a buscar cosas que de por sí están en llamas y fomenta el miedo y el enojo”, agregó Cameron.

El uso de “invasión” e “invasores” también ha surgido en medios alejados de la derecha. La revisión del Times encontró que los términos que demonizan a los migrantes aumentaron en 2018 en CNN y en MSNBC, pero casi siempre en el contexto de reportes sobre cómo los líderes conservadores usaban dicho vocabulario.

Hay que decir que Fox News no es un ente monolítico. Aunque su parrilla de horario estelar con Carlson, Sean Hannity e Ingraham se dedica a comentarios derechistas, algunos de los periodistas de noticias de la cadena, como Shepard Smith, se han tomado la molestia de refutar el lenguaje engañoso sobre los migrantes. Chris Wallace, el presentador de Fox News Sunday, hace poco increpó a Mick Mulvaney sobre el racismo implícito en las críticas de Trump sobre Baltimore.

Días después de la masacre de El Paso, Carlson dijo al aire que el supremacismo blanco “no era de hecho un problema real en Estados Unidos” y lo comparó con un “bulo”. Sus palabras generaron amplias críticas, incluidas las de comentaristas conservadores como Erick Erickson y uno de los presentadores de fin de semana de Fox News, Arthel Neville.

La noche siguiente, Carlson volvió a su programa e instó a sus críticos a que “se calmaran”, y advirtió sobre el divisionismo que se cernía sobre el país, antes de anunciar que, tal como supuestamente tenía planeado con anticipación, se tomaría unas vacaciones de Fox News.

NYT

About the Author