Global

El extremo sur de Argentina se alza contra las salmoneras

La isla de Tierra del Fuego se conoce como el fin del mundo. Allí termina la cordillera de los Andes, la columna vertebral del continente sudamericano, y en su costa meridional se levanta la ciudad de Ushuaia. Frente a ella está el canal de Beagle que separa a Argentina y Chile. Sus frías aguas, en las que confluyen los océanos Atlántico y Pacífico, están entre las más prístinas del planeta. Ahora son codiciadas por las salmoneras, que prometen puestos de trabajo y desarrollo, pero se enfrentan al rechazo de la población local, que teme la destrucción de un hábitat marino que atrae a miles de turistas cada año. Hace dos semanas celebraron la retirada de jaulas de salmones colocadas por la empresa noruega Nova Austral en el lado chileno del canal. En el argentino pelean por una ley provincial que prohíba la actividad en estos paisajes paradisíacos. A su lucha se han sumado grandes chefs del país, que se han puesto de su lado y han optado por eliminar el salmón de sus cartas.

Uno de ellos es el maestro asador Francis Mallmann, reconocido por encender sus siete fuegos en lugares extremos. Otros son Narda Lepes, Mauro Colagreco, Germán Martitegui, Fernando Trocca y el fueguino Lino Adillón. El pasado sábado, mientras las llamas comenzaban a calentar las planchas rodeadas de nieve en Ushuaia para dar de comer a unas 200 personas, Mallmann explicó a los medios de comunicación invitados —entre ellos EL PAÍS— su cambio de postura: “En los últimos 30 años hemos cocinado miles de salmones, pero hace un tiempo comenzamos a escuchar los problemas que hubo en Chile con el tema de los antibióticos que le dan al salmón y hace tres meses decidimos dejar de servirlo en todos nuestros restaurantes de Argentina y de todo el mundo. Creo que nunca es tarde para hacer cambios y empezar de nuevo”. El chef anticipó que “en 30 años no vamos a estar comiendo ya casi carne ni pescado” y pidió sumarse al cambio impulsado por los más jóvenes para cuidar el medioambiente.

Cada jaula de salmones tiene el tamaño de un campo de fútbol y una profundidad cercana a un edificio de 15 pisos. Desde el aire, parecen piscinas colocadas una al lado de la otra en el mar, pero bajo el agua se oculta un infierno: miles de salmones crecen hacinados y sus heces, la orina y la comida que sobra terminan en el fondo marino. En poco más de un año, mueren casi toda la fauna y flora que vivía allí. Las jaulas se vacían después de unos 15 meses de uso -por un mínimo de tres meses, pero puede ser dos años o más- y las salmoneras buscan nuevas aguas.

En la costa de Argentina, a diferencia de la chilena, hay pocos lugares aptos para la salmonicultura industrial. Uno de ellos es el canal Beagle y los primeros rumores del interés por sus aguas comenzaron hace cuatro años. Los pescadores fueguinos Diana Méndez y Sergio Carreras recibieron en 2015 a técnicos chilenos que quería analizar la viabilidad de instalar una granja multitrófica para el cultivo de salmones, algas y mejillones. Los acompañaron a realizar los estudios y, a su vez, comenzaron a informarse sobre una industria desconocida en Argentina, pero que es la segunda en territorio chileno.

El salmón es un pez de aguas frías originario del hemisferio norte, pero Chile lo introdujo hace ya más de 30 años para el desarrollo de la acuicultura. Hoy, este país es el segundo exportador mundial, solo detrás de Noruega. La industria tiene una facturación anual de 5.200 millones de dólares y provee 70.000 empleos, según los datos de Salmón Chile, la asociación que reúne a los productores.

“Un mar muerto”
Ese primer proyecto no avanzó, pero Méndez y Carreras llegaron a la conclusión de que amenazaba con destruir su trabajo: la pesca artesanal de centolla, la joya culinaria de los restaurantes de Tierra del Fuego. La pareja reside en la aislada localidad fueguina de Puerto Almanza, a la que en invierno se llega por una carretera cubierta de hielo y nieve. En su casa, desde la que contemplan las aguas del Beagle, enumeran la vida que albergan: lobos de mar, pingüinos, ballenas, centollas, cangrejos, róbalos, truchas, sardinas, pulpos, mejillones, erizos y estrellas, entre otros. Nada que ver con lo que describen quienes han buceado bajo jaulas de salmones abandonadas, como el ecologista chileno Ramón Navarro: “Es un mar muerto con un fondo de barro putrefacto”.

La industria minimiza, aunque no niega, el daño ambiental. “El cultivo se deja descansar hasta que se recuperan los fondos marinos. Ocupamos mínimas porciones del mar”, asegura por teléfono el presidente de Salmón Chile, Arturo Clement.

Un nuevo intento de introducir la salmonicultura en Argentina partió de las más altas autoridades estatales. En marzo de 2018, los reyes de Noruega visitaron Buenos Aires y firmaron un convenio con el Gobierno de Mauricio Macri para realizar un estudio de factibilidad. Fuentes de la Subsecretaría de pesca informaron entonces de que el proyecto contemplaba entre dos y cuatro concesiones con el objetivo de producir entre 20.000 y 50.000 toneladas de salmón del Atlántico en aguas argentinas. Las consultas de este diario al Ministerio de Agroindustria no obtuvieron respuesta.

El estudio detectó seis zonas muy aptas para la introducción de la salmonicultura y propuso el desarrollo de una de estas áreas como prueba piloto, según cuenta Juan Ignacio García, coordinador de la licenciatura de Economía de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego. En Argentina se instalarían sólo las jaulas de engorde, así que García estima que el número de nuevos puestos de trabajo “sería bajo, unos 600”. Pero el proyecto está paralizado. Ushuaia se ha movilizado contra las salmoneras y también la chilena Puerto Williams, donde el pasado marzo los reyes de Noruega fueron recibidos por manifestantes vestidos de luto y pancartas en rechazo a la acuicultura. La empresa noruega Nova Austral, investigada en Chile por presunta sobreproducción y falsificación de datos sobre mortandad de peces, llegó a instalar varias jaulas, pero luego las retiró.

“Hay ciertas partes donde creemos que por interés turístico no debería haber”, responde Clement al ser preguntado sobre la salmonicultura en el canal Beagle. “Lo más importante es estudiarlo con atención, con análisis técnicos y no de forma visceral”, continúa. Otras fuentes chilenas del sector creen que “sería un error para Argentina partir justamente de esa zona con aguas tan prístinas y donde tiene un gran potencial turístico, pero sí que podría hacerse en otras partes y beneficiar la economía de Argentina”. Los empresarios chilenos destacan el desarrollo económico del sur de su país gracias a la acuicultura industrial y creen que podrían contribuir en la capacitación de sus colegas argentinos para “la producción de proteínas saludables”.

La mitad de la población de Ushuaia vive del turismo; la otra mitad de la industria, favorecida por la exención de impuestos en esta provincia con régimen especial. Ante la pérdida de empleos en este sector, las autoridades provinciales se mostraron a priori a favor de las salmoneras, pero después dieron marcha atrás y ahora aseguran que el tema está “fuera de agenda”. La vicegobernadora electa, Mónica Urquiza, impulsó desde la oposición una ley para prohibir la salmonicultura en Tierra del Fuego. Los ecologistas presionan para que pase de ser una promesa electoral a una realidad.

El País

About the Author