Global

El Gobierno da por rotas las negociaciones con Unidas Podemos

El Gobierno en funciones da por “totalmente rotas” las negociaciones con Unidas Podemos, según fuentes del Ejecutivo, al considerar “inasumibles” las peticiones de la formación de Pablo Iglesias. Los socialistas entienden que acceder a las demandas de Podemos significaría “crear dos Gobiernos” dentro de uno y dejar en manos de la formación de Iglesias el grueso de las políticas sociales y económicas. Unidas Podemos no dio por rotas oficialmente las negociaciones e insisten en que este grupo “sigue apostando por un Gobierno de coalición”, pero su texto de respuesta viene a explicar por qué no han aceptado la última oferta y no abre espacio a otra.

Fuentes de La Moncloa han desgranado a EL PAÍS la última oferta de Sánchez a Iglesias, que este ha rechazado, por lo que el presidente en funciones ha dado por rotas las negociaciones. Se trataba de una vicepresidencia de Asuntos Sociales, que sería para Irene Montero, y que implica la presidencia de la comisión delegada para coordinar todas las políticas sociales del Gobierno, con los contenidos de todas las áreas de Bienestar Social y Dependencia, incluido el Comisionado para la Pobreza Infantil, y tres ministerios: Vivienda y Economía Social; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo e Igualdad.

El pulso más fuerte, hasta el final, se produjo, según fuentes de la negociación, por el Ministerio de Trabajo, que Iglesias reclamaba para su formación. Los socialistas habían insistido en los últimos días en que Unidas Podemos, que provoca recelos en algunos sectores económicos, especialmente en el empresariado, no podía controlar una política tan importante como la normativa laboral.

El Ministerio de Trabajo tiene un papel relevante en todas las negociaciones entre la patronal y los sindicatos, y de él parte la iniciativa de propuestas de reformas de la legislación que luego van al Congreso. PSOE y Unidas Podemos han tenido muchas discusiones en los últimos meses sobre la reforma laboral y también sobre pensiones. Sin embargo, fuentes de la negociación aseguran que Iglesias estaba dispuesto a desgajar las competencias de Seguridad Social, donde está el control de las pensiones, y que estas quedaran en manos del PSOE. El problema estaba, por tanto, en la parte de Empleo. “Nos han llegado a decir que no podemos tener la cartera de Trabajo porque ‘somos incómodos para la CEOE”, asegura el partido de Iglesias. Otro de los puntos de fricción es la exigencia de Unidas Podemos de controlar las competencias de Transición Ecológica, muy sensibles para este grupo.

El fracaso de la negociación ha dejado tensiones internas en Unidas Podemos. Izquierda Unida, miembro importante de la coalición, tendrá una reunión de su cúpula este jueves en la que decidirá el sentido de su voto, que esta vez podría ser diferente al de Podemos. En algunos sectores de Unidas Podemos hay malestar porque Iglesias ha llevado de forma muy personal esta negociación con su grupo de máxima confianza en la formación sin dar entrada a otras confluencias. IU tiene seis diputados de los 42 de Unidas Podemos. Su voto no es por tanto determinante pero si se dividiera el grupo sí sería políticamente significativo. IU nunca estuvo de acuerdo con exigir la coalición a toda costa, sino que prefería centrarse en el programa, y también pensó que la retirada de Iglesias era lo correcto porque el objetivo principal debe ser tener un acuerdo y evitar la repetición de las elecciones. Otras fuentes de IU señalaban, sin embargo, que no creen que este grupo vote diferente de Podemos.

A lo largo de la negociación, según el Ejecutivo en funciones, también se ofreció a Unidas Podemos otros posibles ministerios, como Ciencia y Universidades; Agricultura, Pesca y Alimentación con el Alto Comisionado para el Reto Demográfico incluido; Turismo y Deporte o Cultura. También se les ofreció las competencias de Cooperación Internacional y Agenda 2030 o Asuntos Migratorios. Pero la última oferta era una vicepresidencia y los tres mencionados departamentos. Para el PSOE, era especialmente importante la cartera de Vivienda porque incluía todas las políticas relacionadas con ese tema, repartidas actualmente en diferentes áreas. Podemos ha contestado que “el PSOE dice que ofrece Vivienda, pero sin capacidad para regular el precio de los alquileres o para que no haya desahucios sin alternativa habitacional”.

En su mensaje de respuesta, Unidas Podemos recordó que ya ha cedido con la retirada de su líder y, sin embargo, ahora ve “cómo el PSOE trata de romper todos los puentes y filtra a la opinión pública multitud de documentos”. “El PSOE ofrece la caja de herramientas pero vacía. Es cierto que nos han hecho en estos dos días diferentes propuestas de ministerios inexistentes o vacíos pero nunca todos juntos, sino siempre por separado. El documento que han enviado tiene truco: puede parecer que las han ofrecido de manera acumulativa y no ha sido así, nunca estaría Podemos en más de uno o dos de los que aparecen en ese listado y siempre para evitar acceder a compartir los ministerios que nos permitirían desarrollar políticas sociales”, afirma la formación de Iglesias en su mensaje.

“Desde el PSOE nunca ha habido una oferta que nos permitiese desarrollar las políticas que estamos planteando: subir el SMI [salario mínimo interprofesional], acabar con la temporalidad, escuelas gratuitas de 0-3, bajar la factura de la luz, medidas para combatir la emergencia climática. Unidas Podemos no quiere entrar en el Gobierno a cualquier precio, queremos competencias para desarrollar políticas sociales en Igualdad, Trabajo, Hacienda y Transición Ecológica. Y con las ofertas que nos están haciendo no es posible”.

La ruptura total de las negociaciones se produjo al final de la tarde de este miércoles. A última hora, como prueba de que todo se estaba rompiendo, el PSOE dio a conocer un documento en el que, según ellos, estaban las peticiones de Unidas Podemos que les parecían inasumibles. El partido de Iglesias, según los socialistas, estaba reclamando una vicepresidencia y cinco ministerios.

Una llamada entre los dos líderes no logró desencallar la negociación. Siempre, según los socialistas, el grupo de Iglesias estaría reclamando una “vicepresidencia de Derechos Sociales y Medioambientales, que coordina los ministerios dentro de las áreas de su competencia” y cinco ministerios: Derechos Sociales, Igualdad y Economía de los Cuidados; Trabajo, Seguridad Social y Lucha contra la Precariedad; Transición Energética, Medioambiente y Derechos de los Animales; Justicia Fiscal y Lucha contra el Fraude y Ciencia, Innovación, Universidades y Economía Digital. Además, en el documento hay una larga lista de competencias que deberían incluir esos ministerios.

Podemos contestó desvirtuando el texto dado a conocer por el PSOE. “En ese documento, que era una propuesta para debatir y negociar, hay un listado de competencias sociales que Unidas Podemos quería que formaran parte de su acción dentro del Gobierno. Se resumen en una vicepresidencia y tres ministerios de los actuales y dos de nueva creación. Era una propuesta inicial que enviamos el pasado sábado para poder debatir”, señala el grupo de Iglesias. El texto, según Unidas Podemos, era el del inicio de la negociación. Los socialistas aseguran que la formación de Iglesias no se ha movido de esas exigencias.

Entre esas competencias que figuran en el documento están: dependencia, mayores y discapacidad, educación infantil, pobreza infantil, lucha contra la pobreza y la exclusión social, derecho a la vivienda y a los suministros básicos, juventud, familias, empleo, autónomos, pensiones, igualdad, energía, gas y mercado energético, movilidad sostenible, protección del medioambiente, derechos de los animales, tributos, inspección fiscal, apuestas, ciencia e innovación, universidades y economía digital.

Según fuentes de Unidas Podemos, Sánchez ha llamado a Iglesias para confirmarle que no irá más allá. Según Podemos, el presidente en funciones “le ha confirmado que no está dispuesto a ofrecer competencias ni en Trabajo, ni en Hacienda, ni en Transición Ecológica” y le ha trasladado que es su última palabra. Fuentes del PSOE confirman la llamada y señalan que “Sánchez ha vuelto a reiterar la necesidad de desbloquear para que España pueda seguir avanzando”. “Desde el PSOE seguimos defendiendo que la oferta hecha a Unidas Podemos es una buena oferta”, rematan. El presidente en funciones tenía previsto ofrecer este miércoles una entrevista en Tele5 a las 21.15, pero la ha pospuesto para el jueves.

Unas horas antes de la ruptura, la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, había exigido a Pablo Echenique, que ha liderado el equipo negociador de Podemos, que contestara si aceptaba o no la última propuesta, dando a entender que no habría más, y ahí se interrumpieron las negociaciones, a mediodía. Sin embargo, después de muchos esfuerzos para retomarlas, por la tarde se reiniciaron los contactos, ya telefónicos, para intentar buscar una salida, que han sido infructuosos.

En Podemos se ha instalado la idea de que en La Moncloa, con Iván Redondo a la cabeza, se ha optado por forzar una repetición de elecciones, algo que el entorno del jefe de Gabinete niega rotundamente. También en el PSOE algunos cuadros piensan que en La Moncloa son demasiado optimistas al imaginar que ese escenario de repetición favorecería tanto a los socialistas, porque los bloques se mantendrían o mejoraría el de la derecha si hay una gran abstención de la izquierda.

El País

About the Author