Agendistas

El presidente predicador

Denise Dresser

Helo ahí, todas las mañanas. Como un cura ante su congregación. Como un párroco frente a sus feligreses. Exhortando, adoctrinando, regañando, dando lecciones de moral, citando la Biblia, apelando a los mexicanos a ser mejores seres humanos. El presidente de México frente al púlpito, desde el cual informa pero también evangeliza. Provee cifras pero también da mandamientos. No sólo es un líder electo, es un guía espiritual. Y muchos lo escuchan extasiados, esperando la siguiente lección, la próxima pauta, el nuevo código de conducta que habrá de regir a la Cuarta Transformación. Ya no será la Carta Magna aprobada por un Congreso Constituyente sino la Constitución Moral distribuida por una autoridad que no sólo quiere gobernar, aspira a salvar almas.

Por eso el catequista de la 4T habla de la pobreza noble, el divorcio reprobable, los buenos mexicanos que recibirán dádivas y los malos mexicanos que morirán quemados. La conferencia mañanera no es en realidad un ejercicio de rendición de cuentas o un tributo a la transparencia; como bien lo ha señalado Jesús Silva-Herzog Márquez, es una homilía. Entre la larga lista de evasivas, anuncios, y cifras que no pueden ser verificadas se cuela la personalidad del predicador. El que se ve a sí mismo como un héroe más, como un Juárez, un Madero, un Cárdenas. Grandes hombres que llevaron a cabo grandes hazañas. Pero lo distintivo de quien nos gobierna ahora es la apuesta al carisma como instrumento para catequizar. La banda presidencial que da permiso para moralizar. Su discurso no es uno de derechos y leyes sino de vicios y virtudes. El gobierno no instituye el estado de derecho, enseña el camino al Paraíso. El gobierno no crea condiciones para abatir la pobreza, recalca su nobleza.

Para quienes asisten y presencian y participan en la misa diaria, AMLO adquiere cualidades mágicas, forja un lazo emocional entre el apóstol y sus discípulos, se vuelve una figura paternal para una sociedad en busca de alguien en quien creer. Alguien que trascienda los estrechos confines del papel presidencial y se erija en un líder espiritual: poderoso, omnisciente, virtuoso. Apoyar a AMLO es amar a un hombre que articula la recuperación de los valores perdidos, las esperanzas arrumbadas, la paz ansiada. Apoyar a AMLO no es aprobar sus propuestas de política pública –algunas buenas, otras alarmantes– sino participar en una gesta heroica basada en la fe. Construida sobre la pasión. Edificada sobre la creencia de que un hombre milagroso producirá resultados milagrosos, al margen de la evidencia, la experiencia, la reacción de los mercados, la postura de las calificadoras, la opinión de los expertos, la normatividad, la ley misma. Poco importa todo eso cuando en Palacio Nacional cada mañana hay un mexicano magnificente que puede controlar las fuerzas de la Historia y alcanzar objetivos trascendentes. Ya no se trata de mover a México sino de salvar a México.

Para muchos mexicanos AMLO no es nada más el líder del Poder Ejecutivo, con atribuciones legales y encomiendas formales. Se le ve y se le percibe como alguien que tiene contacto con un poder superior. La historia personificada en un individuo. La historia maniquea de México encarnada en él y su lucha: los buenos contra los malos, los de abajo contra los de arriba, los conservadores contra los liberales, los privilegiados contra los desposeídos, el pueblo contra los fifí. Estar con él implica estar del lado de los ángeles, de la redención, de quienes logran multiplicar los panes y los peces, cruzar el Mar Rojo, resucitar después de todas las muertes políticas anunciadas. Estar de su lado implica creer que Pemex se recuperará a pesar de la inviabilidad del plan de negocios planteado por sus directivos, que el Tren Maya será una obra redituable a pesar de la falta de estudios de costo-beneficio, que el uso de pipas podrá sustituir la distribución de gasolina a lo largo del país sin escasez o aumento de costos, que la refinería de Dos Bocas será viable aunque un estudio del Instituto Mexicanos del Petróleo sostenga lo contrario, que los capos criminales y el pueblo enfurecido dejarán de violar la ley porque López Obrador lo pide.

En estas épocas y como parte de la narrativa diseminada por el presidente, no es necesario examinar, vigilar, exigir o demandar transparencia al gobierno. Basta con creer en él. No es necesario cotejar cifras o pedir estudios o promover evaluaciones. Basta con ser devoto y leal, aun cuando eso corra en contra de la congruencia intelectual o la secularidad personal. Las demandas que AMLO hace de sus seguidores no son las demandas de la razón o la auscultación; son las demandas de la fe. Y eso lleva a justificar y avalar todo lo que diga o haga o proponga, aunque signifique violar la Constitución, impulsar las adjudicaciones directas, darle un poder nunca visto al Ejército, satanizar a cualquier crítico, debilitar a las instituciones o saltárselas. Como escribiera Max Weber en La sociología del líder carismático, la actitud carismática “es revolucionaria y transvalora todo; hace que un soberano rompa todas las normas tradicionales y racionales”.

Hay muchos que celebran este tipo de liderazgo. Hay muchos dispuestos a rendirle tributo a una persona en vez de remodelar a un gobierno. Se suman con emoción y devoción, energía y entusiasmo. Pero el liderazgo carismático –como lo advirtiera Weber– engendra discípulos en vez de ciudadanos. Engendra apóstoles en lugar de construir ciudadanos. Es una forma de otorgarle autoridad a alguien para que tenga poder sobre los demás; no es una manera de darles poder sobre sí mismos. Pero el Estado moderno busca precisamente domesticar al poder vía la despersonalización de su ejercicio y su lenguaje no es el de la moral, es el de la ley. Cada mañana, desde el estrado, San Andrés busca redimir a México. Pero también lo desmoderniza.

Proceso

About the Author