Nacional

El reto es mantener la estabilidad y reorientar el gasto: Arturo Herrera

Se puede ser fiscalmente responsable y tener una conciencia social, dice Arturo Herrera cuando se le pregunta por una definición de la Secretaría de Hacienda en la 4T: los cambios más importantes que queremos impulsar tienen que ver con la orientación del gasto y la forma de entender la estabilidad macroeconómica: ésta es un medio para conseguir objetivos más altos, no un fin en sí mismo.

En el primer trienio, dice, se está tratando de mejorar la administración tributaria, haciendo más eficiente la recaudación y el gasto. Posteriormente se hablaría de una reforma tributaria, pero detalla que lo primero que se tiene que plantear es tener una política fiscal contracíclica, tema que se puede discutir desde ahora con los diferentes actores, pero aclara que éste no es el momento de pasarla.

El funcionario recibe a El Economista en sus oficinas de Plaza Inn. Es viernes, el presidente está de gira y Arturo Herrera aprovecha para acercarse al sur de la ciudad y así reunirse con las autoridades de la CNVB o de Nafin, que también tienen oficinas en este complejo.

Desde aquí, dice, está tratando de tejer relaciones constructivas a través de cinco ejes distintos: El Congreso, el Banco de México, los organismos financieros internacionales, las agencias calificadoras y con el resto del gabinete, pues reconoce que le tocó asumir el cargo en momentos en que su antecesor, el exsecretario Urzúa, hizo “referencias” a distintos miembros del gobierno y, sin entrar en polémicas, Herrera dice que él busca “no alimentar posibles heridas que hubieran existido”.

Sostiene que la Secretaría tiene muchas responsabilidades, pero ante todo tiene que asegurarse de que hay recursos suficientes y que se distribuyen de una forma justa entre todas las secretarías. Enfatiza que debe cumplir también con un rol poco conocido de Hacienda: evaluar el impacto de las políticas para lo cual también tiene que ser sensible a las distintas responsabilidades que tiene cada secretaría.

El objetivo del programa que anunció el lunes pasado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es maximizar los recursos con los que se cuenta para la segunda mitad del año en aquellos aspectos que realmente aseguren un impacto económico inmediato, como puede ser la compra de bienes duraderos a través de un crédito Fonacot o bien la de materiales para aquellos proyectos de inversión que iniciarán el 1 de enero del 2020, pero que serán licitados durante este año, explica el secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

Los retos de la SHCP en la 4T
Arturo Herrera afirma que el principal reto de la 4T es tener un presupuesto que atienda las grandes desigualdades del país, pero que sea fiscalmente responsable. Conseguir los objetivos en materia de finanzas públicas, sin sobreendeudar al país; hacer un manejo sofisticado de los pasivos, y tener relaciones constructivas con las calificadoras y con organismos financieros internacionales.

Afirma que México aprendió de las crisis y ha logrado mantener finanzas públicas estables, pero reconoce que tener finanzas públicas sanas ha tenido un costo: la inversión pública ha sido la gran variable de ajuste. Eso se ha traducido en poca inversión en infraestructura en puertos, aeropuertos, escuelas y hospitales, que es lo que permite atender a la población y crecer más. Tenemos el reto de invertir más en economía desde el sector público.

El segundo reto está en el terreno fiscal. Los mexicanos contribuimos poco a los presupuestos del país y la razón es muy sencilla, durante mucho tiempo vivimos de los recursos de petróleo. No puedes depender de un ingreso que tiene tan mal humor. El petróleo lo mismo puede estar en 70 dólares que en 44. Necesitamos fuentes de ingreso estables.

Otro reto muy importante es mejorar la profundidad del sector financiero. Un país de ingresos medios altos, como es México, tiene un nivel de profundidad relativamente bajo respecto a sus pares en la región, como Argentina, Brasil, Uruguay y Chile. Ésa es una de las razones por las que no crecemos, en la medida que los proyectos de inversión de los mexicanos tengan acceso a crédito en mejores condiciones, el país va a crecer más.

El cuarto reto es aumentar la participación de las mujeres en el mercado laboral. En México, la tasa de participación de las mujeres es de 54%, por debajo de Brasil y Argentina, países con nivel parecido de desarrollo, pero también debajo de Perú, Bolivia, Ecuador y El Salvador.

En Hacienda, ahora tenemos una subsecretaria, la oficial mayor y la tesorera, que son cargos muy importantes, pero todavía no hemos tenido una secretaria de Hacienda.

Urge una política fiscal contracíclica
Una reforma necesaria tiene que ver con una política fiscal contracíclica. Es el momento de empezar a discutirla, pero no es el momento para pasarla, aclara Herrera.

Lo que hoy tenemos en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), son recursos que cubren las brechas de ingresos y que pueden en determinadas circunstancias funcionar como un fondo contracíclico.

Para tener un fondo contracíclico se requerirá que hagamos un planteamiento técnicamente creíble, que sea aceptado por los principales actores económicos y financieros y que el Congreso se sienta cómodo.

Una de las primeras razones por las que se utilizan los recursos del FEIP es porque no se cumpla con la meta de ingresos fiscales. Esto puede ser porque se hicieron estimaciones demasiado optimistas o bien porque podría cubrir una desaceleración como la de ahora.

Ése es el tema técnico, para eso estaba hecho el fondo y no tendríamos por qué espantarnos, “es como un seguro. Se inundó la casa y el problema es que no hubiéramos tenido seguro”.

Es un hecho que este año se utilizarán recursos del FEIP, porque así es el mandato, pero lo cierto es que se necesita un “seguro” mejor diseñado. Este fondo debería ser contracíclico, sobre todo con un entorno internacional tan complicado.

Quizá, para este año operará de la misma manera, pero hay algo que debe mejorar: si el año próximo, nosotros obtenemos una buena recaudación, pero resultara inferior a la esperada, porque fuimos muy optimistas en el estimado, la ley nos diría que podríamos usar los recursos del fondo.

La agenda del segundo semestre
si se partiera de la parte macroeconómica, lo primero que vamos a ver es que está habiendo un periodo de ajustes a la baja en las tasas internacionales y nosotros también nos financiamos afuera. Estados Unidos bajó su tasa y hay un efecto.

Hay un elemento que es extraordinariamente importante, nosotros no controlamos el pleito entre Estados Unidos y China, pero sí podemos aportar para que se apruebe el T-MEC. Ahora lo que tenemos que hacer es seguir tendiendo y construyendo líneas de comunicación con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá y con sus congresos para asegurarnos de que tienen toda la información necesaria para tomar una decisión responsable. Si nosotros logramos pasar en los próximos dos meses el nuevo Tratado de Libre Comercio, eso va a eliminar uno de los elementos más importantes de incertidumbre para México, lo resuelve en el 2019 y nos da un muchísimo mejor panorama para el 2020.

Y finalmente parte de lo que anuncié el lunes pasado, es cómo aseguramos que hacemos un mejor uso de los recursos en el 2019 para utilizarlos en aquellas actividades que tienen un impacto económico.

Confirma que en el primer trienio del gobierno se está trabajando en mejorar la administración tributaria para más adelante pensar en hacer una reforma fiscal. Para ello se requieren cambios hacia adentro del Servicio de Administración Tributaria, pero también es necesario cerrar las lagunas fiscales. Uno de estos casos fue la compensación universal y otro se refiere a la economía digital. En este caso, los impuestos no son nuevos, sigue siendo IVA e ISR, pero tenemos que ver cómo los cobramos.

El Congreso, el Banxico y el gabinete
El secretario explica que está tratando de tejer relaciones constructivas con cinco entes distintos:

Uno es el Congreso, eso ya lo venía haciendo como subsecretario: “Yo fui a presentar el Paquete Económico y la ley de ingresos y a defenderla en la Cámara Senadores. Voy a tener un diálogo abierto”.

El segundo es el Banco de México, del que afirma: “Tenemos una relación espléndida y ahí tengo que reconocer el liderazgo y la apertura del gobernador”.

Del Banxico explica que tiene un mandato central, que es lograr estabilidad en el nivel de precios, pero también tiene otros mandatos: es el encargado de que el país tenga un sistema de pagos adecuado y coadyuvar en el desarrollo de los mercados financieros.

Sobre el posible doble mandato del Banxico, dice: “Tiene un mandato de controlar la inflación y debemos permitirle que lo siga haciendo. Hay muy pocos países que pueden operar un doble mandato (inflación y crecimiento), en condiciones de estabilidad”.

De las relaciones con el gabinete. “Yo estoy muy consciente de las circunstancias en las que tomé posesión. Mi predecesor, a quien yo quiero mucho, el exsecretario Urzúa, en algún momento de su renuncia hace referencias a desacuerdos con distintos miembros del gobierno. Lo que yo estoy tratando es asegurarme de que no alimento a posibles heridas que hubieran existido”.

Habla de su buena relación con los organismos internacionales y con los mercados financieros, eso incluye a las calificadoras. “la relación y el diálogo son constantes. Lo era antes, desde la subsecretaría”.

Programa para reactivar la economía
Lo que se anunció el lunes pasado fue un programa para apoyar y reactivar la economía y está buscando tres fuentes muy claras. Lo primero: 50,000 millones de pesos hacia infraestructura, algunas de estas actividades son recursos que nosotros pondremos directamente a Fonadin a obras específicas. Un ejemplo es el Peribús de Guadalajara, en donde Hacienda pondrá alrededor de 2,200 millones de pesos, que se multiplican con la aportación del gobierno estatal, para hacer una obra que cuesta 6,000 millones de pesos.

La segunda de las acciones tiene que ver con la respuesta a la caída en el consumo de bienes de consumo duraderos. El Fonacot otorga crédito al consumo de los trabajadores que son los que normalmente tienen la restricción de liquidez más astringente. Como el Fonacot tiene un límite de lo que puede prestar, se le otorgaron recursos a través del Banco del Bienestar cuyo objetivo es atender básicamente la misma población, pero tenía capital subutilizado. Esto servirá para dar crédito hasta a 1.2 millones de trabajadores.

La última parte tiene que ver en cómo hacer que impacten este año los recursos del 2020, porque podrá disponer de ellos hasta enero. “Si nosotros licitamos hoy contra un recurso que vamos a tener a principios del 2020, podemos empezar a mover la economía desde ahora. Si se va construir un puente para el gobierno y el concurso lo fallamos en septiembre, la compañía que gane puede empezar a contratar gente y comprar cemento porque ya tiene la certidumbre. Un gasto que todavía no ejercemos puede tener impacto en la economía hoy”.

El Economista

About the Author