Nacional

IFT reserva la banda de 800 MHz para uso público y social, ¿puede eso ayudar a CFE Telecom?

Diversos tramos del espectro de los 800 Megahertz fueron etiquetados como frecuencias para explotación de uso público o social en el Programa Anual de Uso y Aprovechamiento de Bandas de Frecuencias del 2020, que aprobó el pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) el 28 de agosto pasado y que fue hecho público este viernes 20 de septiembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Se trata de porciones de espectro utilizados anteriormente para servicios troncalizados por sus primeros concesionarios y también para comunicación móvil, como fue el caso del operador AT&T, que entre 2017 y principios de 2019, las explotó con tecnologías 4G-LTE y previo a la devolución que hizo al Estado de ellas, para concentrarse entonces en la banda de 2.5 GHz lograda en 2018, y otros, porque ese espectro empató mejor con su estrategia de ofertar productos a una alta velocidad y masiva transferencia de datos en zonas urbanas.

Ahora, tras un reordenamiento de la llamada banda B5 o de los 850 MHz, y de otras señales más de todo el espectro que comprenden los 800 Megahertz, nace la duda de cómo estas frecuencias ya determinadas para uso público o social pudieran funcionar para que la estatal CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos pueda cumplir con su misión de llevar productos de Internet y telefonía sin fines de lucro, ante el poder de cobertura territorial que logra esa banda, pero con una transmisión de datos a baja velocidad que, en principio, sí puede ayudar a llevar a los mexicanos desconectados su primera experiencia de Internet.

Los “tramos” de espectro considerados como de uso social y público son aquellos que van de los 806 a los 814 MHz y de los 851 a los 859 MHz, en lo que tiene que ver con el uso público; y de los 824 a 825 MHz y de los 869 a 870 MHz para uso social en las regiones 2, 3, 6 y 7 en que está dividido México en regiones de telecomunicaciones celulares, en tanto que para las regiones 7 y 8, las frecuencias se ubican entre los 847 y 849 MHz y en los 892 y 894 MHz. En compendio, las frecuencias que se ubiquen entre los 806-814/851-859 MHz fueron consideradas para uso público y para uso social aquellas entre los 824-849/869-894 MHz.

El regulador estableció que el aprovechamiento de esas frecuencias será efectivo en aquellas localidades, donde se determine que existen condiciones de operación técnica que no provoquen interferencias a otras redes celulares o servicios de telecomunicaciones, por lo que se espera que puedan ser mejor aprovechadas en zonas descubiertas de redes 3G y tecnologías posteriores, a donde tiene permitido ir CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, a través de infraestructura física o la explotación de espectro radioeléctrico, por ejemplo, señales consideradas de uso público.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) desveló en la mañana del 4 de septiembre el título de concesión única aprobado para CFE Telecomunicaciones, empresa constituida el 2 de agosto por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como una de sus subsidiarias.

Ese día se conoció que el IFT diseñó una concesión única de alcance nacional para CFE Telecomunicaciones y le fijó tres criterios en lo que toca a cobertura. De esta manera, CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos no podrá operar en localidades que ya son atendidas por otros operadores con productos de Internet fijo al hogar; en aquellas que ya hagan parte de una cobertura garantizada de tecnología 3G o con redes superiores de comunicación; y tampoco en esas otras que ya sean cubiertas con redes satelitales que presten servicios de internet.

CFE Telecomunicaciones, escribió el IFT en el título que entregó a esa paraestatal, podrá usar bandas radioeléctricas como espectro de uso libre o recursos orbitales y para acceder a esos insumos, deberá seguir el andamiaje regulatorio previamente establecido.

La nueva estatal de telecomunicaciones recién consiguió una partida, no ratificada aún por el Congreso, de 1,095 millones de pesos o 56 millones de dólares, para iniciar operaciones.

El IFT ha dispuesto una banda que podría ser potencial insumo para CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, ante lo que escribió en el DOF al respecto de la banda de 800 MHz; al menos sobre lo que tiene que ver con los tramos elegidos para uso social:

“Se considera viable la inclusión de los segmentos disponibles (en 800 MHz) para la provisión de servicios de conectividad, los cuales podrían satisfacer las necesidades inmediatas de contar con el servicio de telefonía básica, sistema de mensajes cortos y transmisión de datos de baja velocidad. Tales servicios, por su propia naturaleza, no son demandantes de altas capacidades de red, por lo tanto, su operación puede ser satisfecha aun con porciones limitadas y/o dispersas de espectro”, escribió el IFT en el Diario Oficial de la Federación.

El regulador ha ido con una reordenación de la banda de los 800 MHz para un mejor aprovechamiento de las frecuencias que lo integran, mientras que algunos operadores, por propio plan de negocio, han decidido desprenderse de ese activo, como AT&T.

Aquel operador renunció formalmente a sus pedazos de 800 MHz el 18 de junio de 2019 y estos se ubicaban entre los 806 y 814 y entre los 851 y 859 MHz en las regiones celulares 1, 2, 3 y 4 y entre los 806 y 824 y 851 y 869 MHz en las regiones 5 a 9; concesiones, todas, que además vencían entre 2020 y el 2023.

Todavía, algunas de esas señales habían sido renovadas a su concesionario en 2017, luego de una contraprestación general de 51 millones de pesos, que entonces fijó el IFT.

El Economista

About the Author