Vacíos

Little empty jar in hand on a white background
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

Martín Quitano Martínez

Nada hay tan vacío como un cerebro lleno de sí mismo.
Ignacio Manuel Altamirano.

Días difíciles son los que vivimos. Estas palabras, pronunciada con frecuencia a lo largo de la historia de la humanidad, son una muletilla que hoy y ahora podemos seguirla usando, pues describe el conjunto de los problemas cotidianos que se viven: la incertidumbre, el miedo y la desesperanza, enmarcada en la discutida esperanza ofrecida.

Cómo y cuándo podremos salir de imágenes y situaciones que cierran el paso al optimismo, cuándo recomponer las trágicas condiciones en que nos encontramos, como enaltecer la discusión social y política que nos impulse a salir adelante civilizada y democráticamente. Estamos empantanados, encerrados en ruidosos espacios vacíos que impiden escucharnos. Se ven lejanas las posibilidades de encontrar voluntades que asuman reconocernos en las diferencias y enfrentar los problemas comunes. En el horizonte se agolpan los desencuentros, la polarización y los gestos irreconciliables.
A este escenario abonan los miles de muertos de una crisis de salud que sin duda ha sido mal atendida, poco acertada y muy dolorosa y los problemas económicos presentes y que se presagian aún mayores. Ambas situaciones que afectan a todos, deberían enfrentarse con una acción política consensada de amplia convocatoria, definiendo líneas claras que dejen atrás a tan solo las buenas intenciones.

Discutir también los temas de la inseguridad, la violencia o la corrupción, la pobreza y los problemas ambientales, más allá de discursos, de palabras sueltas o sin fondo; son pendientes y problemas complejos que deben ser verdaderos retos de la vida individual y social para los gobiernos todos.

Los datos que se recogen del sentir social, las encuestas, muestran la polarización existente y las preocupaciones que enfrentan las “vidas felices” que tanto se magnifican de los mexicanos. Ahí se resquebrajan las esperanzas y aparecen las molestias de una sociedad que reclama, que exige el cumplimiento de los compromisos ofrecidos, que necesita y quiere ver los resultados que trascenderían lo dicho y hecho por los gobernantes del pasado. Las dificultades no se han superado en mucho de lo ofrecido y en algunos casos se han profundizado.

Los vacíos frente a los problemas existentes en una sociedad compleja como la nuestra están allí, ensanchándose peligrosamente para todos. Los alcances de la incapacidad para procesar nuestras diferencias y más aún para resolver las problemáticas que se ahondan, es indudable, y no se superará hasta que no seamos reconocidos como conjunto social diverso y plural. Esperemos que pronto así sea.

LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA

Veracruz, ahora también primero en tuberculosis.