Hay 47 millones de mexicanos en desempleo o con bajos salarios

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

El saldo laboral de la crisis económica por la pandemia de Covid-19 en México, hasta el momento, es de más de 21 millones de personas con necesidad de empleo y otros 26 millones con trabajo, pero con un salario que no les alcanza para comprar la canasta básica de dos personas, de acuerdo con Acción Ciudadana frente la Pobreza.

Esta enfermedad ha destapado “un mundo laboral lleno de carencias”, señaló María Ayala, investigadora del colectivo que agrupa a más de 60 organizaciones civiles. Junto con Rogelio Gómez, quien coordina ese proyecto, presentó un informe sobre los estragos del nuevo coronavirus en el mercado de trabajo.

En mayo, la tasa de desempleo “se disparó a 33% y no sólo a 4%”, apuntó Rogelio Gómez. Una de cada tres personas dispuesta a laborar no cuenta con una opción o no puede hacerlo, lamentó.

Antes de la pandemia, la tasa de desocupación era de 3%, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Para el último reporte ésta era de 4.2%, lo cual equivale a casi 2 millones de personas. Pero eso es sólo una parte del desempleo. Se trata de personas que activamente buscan trabajo, subrayó Rogelio Gómez.

Ahora existe un universo de personas que se quedaron sin empleo y no están buscando uno nuevo. Y es precisamente porque hay una pandemia, porque en estos momentos no pueden salir a hacerlo, explicó. En esta situación estaban 19.4 millones de personas en el último reporte.

Entre ambas poblaciones, la gente que está buscando uno y la que no puede hacerlo, suman más de 21 millones. Es la “Tasa de desocupación abierta”, como le llama el Inegi. De ellas, 13 millones llegaron a esta situación en la pandemia.

La dimensión real de la crisis laboral no es de 1 millón 113,000 trabajos perdidos entre marzo y junio. Esos son sólo los que estaban registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), “y es la punta del iceberg”, subrayó María Ayala.

Desde que el nuevo coronavirus se propagó en este país, casi 12 millones de personas, que no estaban afiliadas al IMSS, tuvieron que dejar de trabajar. Algunas, porque fueron despedidas; otras, porque ya no pudieron abrir sus negocios. Sumando esta cifra con la que reporta el Seguro Social son más de 13 millones de personas.

Pero para la gran mayoría de quienes siguen trabajando las condiciones tampoco son tan buenas, pues 60% de los trabajadores ha visto reducidos sus ingresos, por lo que con su sueldo no puede comprar la canasta básica de dos personas. Es decir, ganan alrededor de 6,000 pesos mensuales.

El Economista