Outsourcing se ha incrementado a 37.21% en Nuevo León

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

El outsourcing se ha incrementado en Nuevo León; entre el 2014 y el 2019 su participación respecto al empleo creció del 20.6% al 22%, y para el 2019 se contabilizaron 396,130 trabajadores en este esquema, es decir, 37.21% más que en el 2014, de acuerdo con los Censos Económicos, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“En los últimos 15 años se ha incrementado este esquema, muchas de las empresas están en el sector servicios”, comentó a El Economista, Alan Saúl Espejo, vicepresidente de Práctica Independiente, del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León (ICPNL).

Con la crisis sanitaria que provocó la pandemia de Covid-19, se frenó en la Cámara de Diputados la reforma en materia de subcontratación laboral (outsourcing), la cual, en su opinión deberá privilegiar la seguridad jurídica para los patrones y los trabajadores.

Explicó que esta reforma se había propuesto desde antes, porque no existe este concepto ni en la Ley Federal del Trabajo, ni en la Ley del IMSS o del Infonavit.

En la Reforma del 2012, en la exposición de motivos, se habló de que se pretendía regular el outsourcing o subcontratación de personal, sin embargo, lo que había estado regulado era el concepto de la intermediación laboral, y finalmente se reguló la figura de subcontratista.

Otro punto que se debe considerar en esta reforma y que ha confundido es que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en la Ley Antilavado puede suponer como hipótesis que quienes caigan en la subcontratación podría ser una actividad vulnerable.

“El año pasado viene una propuesta de Morena, donde quieren terminar de regular el outsourcing, hemos visto posturas, una serie de senadores que planteaban este esquema, lo vamos a eliminar o no, cuál está permitido, qué hacemos con el que es lícito y una serie de criterios”, indicó el dirigente.

Esto, lejos de abonar y dar certeza jurídica a las empresas que se encuentran en este giro, y que son un elemento importante para el desarrollo del país, en cuanto a la administración de operación y proyectos, es una línea delgada, entre si la empresa se dedica a administrar proyectos, o a subcontratar personal.

El Economista