Enamórate del proceso

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

Karla Melo

El arte de valorar y disfrutar del camino para llegar a nuestro destino, no es sencillo; deseamos la meta pero no queremos sufrir (a veces) el tiempo y cada paso que nos lleva a ella, ¿te ha pasado?.

Todos en la vida tenemos dudas y buscamos a cada momento respuestas a miles de preguntas que nos surgen para mejorar en todo sentido, pero… ¿Qué pasa cuando encontramos la respuesta? Pues no nos parece, es decir, ¡no nos gusta!, incluso en ocasiones ya la sabemos pero esperamos encontrar algo diferente que nos ajuste mejor y sea menos pesado.

¿A qué me refiero? Daremos un simple y común ejemplo, queremos un cuerpo sano, escultural, que refleje vitalidad, salud y linda apariencia, pero cuando nos encontramos que la respuesta es no comer todo aquello que nos gusta, tener hábitos de ejercicio diario, dieta balanceada, etc. ¿Qué sucede? Pues ¡no nos gusta! Y seguimos buscando métodos alternos de menor esfuerzo y resultado inmediato, que aunque no nos den salud plena, nos dejarán (sólo en parte) aquello anhelado.

Y así sucede con otros aspectos de nuestra vida, proyectos de trabajo, proyectos de emprendimiento, metas de salud, metas de tipo económico, en pareja, personales, etc. DESEAMOS mejores resultados pero no nos agradan las respuestas del ¿Cómo lograrlo? Limitándonoslo alcanzarlo.

Es por ello que hoy les comparto (desde mi muy particular punto de vista) que para generar crecimiento y cambios en nuestra vida, necesitamos AMAR esos PROCESOS que nos llevan a un crecimiento significativo; si, enamórate de cada paso, por encima del esfuerzo y a pesar de cada caída sin importar las veces que te hayas levantado, atesora cada paso sin lamentar si se hace un poco más difícil o más largo, lo importante es fijar la meta deseada, con la conciencia de vivir a plenitud el trabajo y la satisfacción de haberlo logrado o incluso, valorando el aprendizaje que deja las veces que lo hayamos intentado.

Haz la prueba, ¡nada pierdes! Y lo que obtengas, podría sorprenderte como quizá no lo hubieras imaginado.

De todo corazón, millones de bendiciones para todos.