Animales y plantas desafían el frío del invierno

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

Sobrevivir en bosques helados

Cuando llega el invierno con toda su crudeza, los árboles dejan de crecer para ahorrar energía. La escasez de agua puede convertirse en un problema serio si el suelo se congela, porque entonces no llega líquido a las raíces. Por eso, las coníferas que mantienen sus agujas durante el invierno desarrollan una especie de capa de cera protectora, para limitar la pérdida de agua.

Desprovistos de follaje

Los árboles caducifolios, en cambio, se desprenden de su follaje al aproximarse el invierno. De otro modo perderían agua a través de las superficies de las hojas, debido a la evaporación. Los árboles también pueden proteger sus células del congelamiento trasladando agua de sus tejidos a espacios intercelulares. Agunos pueden producir más azúcar en invierno, aumentando su resistencia al frío.

Despensa llena

Los crudos inviernos también ponen a prueba a los animales. No solo se reduce el alimento disponible, sino que la menor cantidad de horas de luz diurna les deja menos tiempo para buscar qué comer. Muchos almacenan alimentos por adelantado. Esta pica (o conejo roca), que habita en las montañas de Norteamérica, Asia y partes de este de Europa, sobrevive almacenando vegetación seca en su madriguera.

Un nuevo abrigo

Algunos animales se preparan para el invierno acumulando una capa extra de grasa y dotándose de un pelaje más grueso. El zorro del Ártico incluso muda su piel. Cambia su pelaje oscuro estival por un abrigo completamente blanco. Esto le permite camuflarse y cazar a sus presas con más facilidad. Su cuerpor compacto y el grueso pelaje de sus patas también le ayudan a mantener el calor corporal.

Hibernación

Muchos mamíferos, como las marmotas, combaten el frío con la hibernación. Se refugian en una madriguera protegida y entran en un profundo sueño. En ese estado, su ritmo cardiaco se reduce drásticamente y su temperatura baja, para ahorrar energía. También los osos hibernan, pese a que cuentan con un grueso abrigo de piel. A diferencia de las marmotas, mantienen su temperatura relativamente estable.

Combatiendo el frío

Los insectos, cuyo cuerpos tienen un alto componente de agua, tienen que evitar congelarse si quieren sobrevivir. Algunas especies lo logran generando un anticongelante que evita que se formen cristales de hielo en sus células. Un estudio descubrió que este coleóptero de la familia Pyrochroidae puede resistir temperaturas de hasta 30 grados bajo cero de esta manera.

Subsistir en la oscuridad

Los musgos de la Antártida también han desarrollado formas de resisitir temperaturas gélidas. Estos vegetales crecen pegados al suelo para protegerse de los feroces vientos y pueden resisitir largos períodos sin agua, cuando esta se congela. Los bancos de musgo permanecen “dormidos” por meses, cuando hace demasiado frío o hay demasiada oscuridad, y se reactivan rápidamente en primavera.

Cambio metabólico

Las tortugas pintadas pasan el invierno en el fondo de los estanques, incluso cuando el agua se congela. Oriundas de América del Norte, reducen su metabolismo en más de un 90 por ciento, lo que les permite sobrevivir sin alimento. Generalmente suben a la superficie en busca de aire, pero en el invierno absorben suficiente oxígeno a través de la superficie de su cuerpo, sin usar sus pulmones.

DW