Xalapa, la joya que AMLO no quiere perder

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

Bernardo Gutiérrez Parra

Dicen por ahí que para la alcaldía de Xalapa hay más candidatos que enfermos de dengue. Aunque el comentario es exagerado no está lejos de la realidad ya que la cifra de aspirantes supera la treintena, algo no visto en procesos electorales anteriores. Y los hay de toda laya lector, desde personas decentes y honorables, hasta sujetos nefastos e indeseables.

Bajo la administración del morenista Hipólito Rodríguez Herrero, Xalapa ha vivido una de las etapas más oscuras de su historia. Gobernada anteriormente por alcaldes buenos, regulares y malos, jamás había tenido uno tan inepto como el maestro universitario nacido el Xochimilco. Tan es así que decir que su gobierno ha sido pésimo y obtuso es quedarse corto.

Quizá por eso hay tanto tirador a la alcaldía. Uno de ellos (que no tiene la mínima posibilidad de suceder a Hipólito) me dijo en confianza. “Si ese sujeto está haciendo un papel tan deplorable, yo no lo haré tan peor”.

Pero quitándolo a él y a impresentables que sólo aparecen en la lista por el deseo de figurar, hay ocho aspirantes entre los que se encuentran personas honestas; otras con un buen palmarés político y un iluso llamado Sergio Hernández. Los otros son: Raúl Arias Lovillo, Uriel Flores, David Velasco, Cinthya Lobato, Elizabeth Morales, Dorheny García y Américo Zúñiga.

Arias Lovillo ex rector de la Universidad Veracruzana, sin duda un hombre honesto e inteligente, dio a conocer en diciembre su intención de ser alcalde de Xalapa y de inmediato los dirigentes de varios partidos lo voltearon a ver ilusionados. Pero la ilusión duró poco cuando don Raúl acotó que quiere competir como candidato independiente.

Aunque renunció al PRD en diciembre del 2018, Uriel Flores Aguayo ha sido perredista de toda la vida y se verá hasta raro compitiendo por otro partido. Uriel es un político honesto que hizo un buen trabajo como diputado federal y sería un excelente candidato si compitiera por un partido grande. Aunque partidos grandes, grandes, grandes ya no hay.

Si David Velasco va por la coalición PAN-PRI-PRD, Américo Zúñiga iría por una diputación federal. Y los papeles se invertirán si es Américo el elegido para contender por la presidencia municipal.

Cinthya Lobato no tendrá ningún problema para ser electa candidata por Unidad Ciudadana, y su misión será conseguir los votos suficientes para que su partido no pierda el registro y siga vivo en el 2024.

(Oye columnista, ¿qué no habías dicho que Cinthya daría la pelea de su vida y sería finalista junto con David Velasco? Si lo dije, pero en aquella ocasión no estaban en la lista ni Arias Lovillo, ni Uriel Flores, ni Elizabeth Morales. Aguanta lector, ahorita te explico).

Donde las cosas se van a poner sabrosas será en Morena.

Si este partido escoge Dorheny García como su candidata perderá, porque no tiene el fuelle para llegar a la alcaldía por mucho que sea la favorita del gobernador Cuitláhuac García. Pero si la elegida es la ex alcaldesa Elizabeth Morales, las posibilidades de triunfo se ensancharán sustancialmente. Al interior de Morena no hay un solo militante que tenga las tablas que posee Elizabeth, por lo que empeñarse en escoger un candidato interno sería cavar su tumba en Xalapa.

Casi casi se puede decir que con aspirantes como David o Américo, la coalición Va por México va en caballo de hacienda. Pero si cometen la burrada de escoger otro candidato (Sergio Hernández, por ejemplo) sufrirán una amarga derrota por los pésimos antecedentes del panista, que se contraponen con los excelentes antecedentes de David Velasco y Américo Zúñiga.

Y lo mismo sucederá con Morena si cometen el desatino de escoger a Dorheny, Rosalinda, Ana Lilia o Juan Vergel. Ninguno tiene los tamaños de Elizabeth por mucha urticaria que provoque la exalcaldesa.

Ahora, vamos a suponer que ni David ni Américo van por la alianza, y Elizabeth queda excluida como abanderada de Morena, entonces la lucha se centrará entre Raúl Arias Lovillo y Cinthya Lobato. Es decir, entre un candidato independiente y la abanderada de un partido pequeño que compite por primera vez.

Interesante la partida de ajedrez que se juega en la capital del estado a pesar de que aún no sale la convocatoria para las presidencias municipales. Y más interesante se va a poner, cuando se conozcan los nombres de los candidatos y candidatas que participarán en la elección más reñida en la historia de Xalapa, la joya de la corona veracruzana que Andrés Manuel López Obrador por ningún motivo quiere perder. 

El evento que nadie le ha arrebatado al PRI

Si hay un evento eminentemente priista en este país, un evento que no logró arrebatarle el PAN en doce años de gobierno, ni Morena en los dos que lleva en Palacio Nacional, es la conmemoración de la promulgación de la Ley Agraria que celebran cada 6 de enero y es auspiciada por la Confederación Nacional Campesina (CNC).

En anteriores ocasiones siempre se contó con la presencia de los presidentes de la República emanados del PRI, pero esta vez y para conmemorar el 106 aniversario de dicha Ley, la figura central fue el presidente nacional del tricolor Alejandro Moreno Cárdenas.

El líder priista dijo a los veracruzanos: “Tenemos la estructura política mejor organizada, con mayor alcance y capacidad de movilización en todo nuestro país, la mejor militancia, la más leal y trabajadora, bien preparada y cercana, que no regatea el esfuerzo y que demuestra todos los días su compromiso con nuestro partido y con nuestro país”.

Agregó que Morena ha decidido que puede darse el lujo de olvidarse del sector que contribuye con más del 7% de la riqueza de México, que representa el sustento directo de más de 5 millones de mujeres y hombres trabajadores del que depende el alimento de las familias mexicanas.

Dijo que el actual gobierno se ha olvidado del campo y de su gente, de atender los estragos que está alcanzado la pandemia, la caída histórica de la economía nacional, la inseguridad y la carencia que azota en las comunidades rurales a la gente del campo, pueblos originarios y comunidades de migrantes, así como recortes a programas del campo y desaparición de fideicomisos.

Teniendo como testigo a la plana mayor del priismo veracruzano encabezada por su líder estatal Marlon Ramírez Marín, Moreno Cárdenas pidió redoblar el trabajo territorial, clave para el triunfo electoral, así como redoblar el esfuerzo del activismo político. “Somos conscientes que tenemos una deuda pendiente con las mujeres y los hombres del campo, tenemos que seguir luchando por hacer del campo un espacio de derechos y oportunidades y de mejor calidad de vida para los mexicanos.”

“Hoy les pido que iniciemos el año con mucha fuerza, que apoyemos fuerte el trabajo de la CNC, seamos ejemplo de unidad, esa unidad que nos caracteriza y de la que tanto carecen nuestros adversarios políticos, mantengan el buen paso siempre solidarios y convencidos de su lucha, con trabajo, gestión y acuerdos, luchando por el interés de México”, enfatizó.

Alejandro Moreno finalizó diciendo que la construcción de la alianza nacional “Va por México”, tiene organización, estrategia y se genera la mejor rentabilidad política en cada uno de los 300 distritos electorales, además “vamos con todo en las 15 gubernaturas; el único interés que tenemos es ganar las elecciones para servirle a nuestra gente. No les vamos a fallar, el PRI está de regreso y vamos a ganar la presidencia de la República.”

Por su parte, Marlon Ramírez Marín, destacó que “a 150 días de la elección, se trabaja para que el presidente Alejandro Moreno Cárdenas pueda decir: ganamos en Veracruz con el respaldo de los campesinos de este estado, que hace un poco más de 90 años le dio justicia a los campesinos, y hoy le vamos a hacer justicia a Veracruz y a México.”

bernardogup@hotmail.com