Global

Ivanka Trump usó un correo personal para asuntos del Gobierno de Estados Unidos

Ivanka Trump, hija y asesora del presidente de Estados Unidos, envió en 2017 centenares de correos electrónicos a personal de la Casa Blanca y funcionarios del Gabinete sobre asuntos gubernamentales, utilizando una cuenta personal. En muchos casos, esto podría suponer una violación de las normas sobre registros federales. Además, constituye una práctica similar a la que causó una despiadada ofensiva por parte de los republicanos contra la candidata demócrata Hillary Clinton, durante la campaña presidencial que la enfrentó a Trump, por haber usado una cuenta personal siendo secretaria de Estado. El ahora presidente estadounidense llegó a acusar a Clinton de poner en peligro al país por esta práctica.

El Comité de Vigilancia de la Cámara de Representantes planea abrir una investigación para determinar si Ivanka Trump violó la ley federal al usar, en su correspondencia con miembros del Gobierno, una cuenta de correo de un dominio privado que comparte con su marido, el también asesor presidencial Jared Kushner. Así lo ha anunciado este martes el legislador republicano Elijah E. Cummings, en un comunicado, en el que confirma que el comité quiso lanzar el año pasado una investigación sobre el uso de cuentas de correo personales por parte de oficiales de la Casa Blanca, pero esta no les proporcionó la información solicitada. “Necesitamos esos documentos para asegurarnos de que Ivanka Trump, Jared Kushner y otros oficiales cumplen la ley de registros federales, y existe un registro completo de las actividades de la Administración”, aseguró.

Funcionarios de la Casa Blanca conocieron los hechos, adelantados por The Washington Post, al revisar los correos recopilados el pasado otoño para responder a una petición de información pública. Algunos de los funcionarios que revisaron la correspondencia, según el Post, quedaron alarmados al comprobar el volumen de la misma, y después al conocer la reacción de la propia Ivanka Trump: cuando fue preguntada por esta práctica, se defendió alegando que no estaba familiarizada con algunos detalles de las normas. Algo sorprendente cuando su padre y jefe centró la campaña que le llevó a la Casa Blanca en desacreditar a su rival por hacer lo propio. Después, en un comunicado publicado por sus abogados, se reconoce que Ivanka Trump utilizó su correo personal de manera “ocasional”, pero se indica que ninguna de las comunicaciones contenía información clasificada o sensible.

Aseguran los abogados que el caso no tiene nada que ver el de Clinton, ya que la hija del presidente “no creó un servidor privado en su casa o en su oficina, nunca incluyó información clasificada, la cuenta nunca se transfirió a la Organización Trump y nunca se eliminaron los correos electrónicos”. Clinton, que usó un servidor instalado en su residencia y también alegó en su momento el desconocimiento de las reglas, utilizó únicamente su correo privado y evitó los servidores del Gobierno. Aunque inicialmente aseguró que ninguno de sus mensajes contenía información clasificada, el FBI determinó, más tarde, que al menos 110 correos sí merecían esa catalogación.

Los correos de Ivanka Trump, según el Post, al menos en un centenar de ocasiones fueron para discutir las políticas gubernamentales y asuntos oficiales. Otros pueden también pueden haber violado la ley de registros, al contener detalles sobre su agenda y sus viajes.

El País

About the Author