Global

Japón, conmocionado por el incendio en el estudio Kyoto Animation

Por segunda ocasión en dos meses, Japón está conmocionado por la devastadora violencia en un país que es esencialmente considerado uno de los más seguros del mundo

La policía de Kioto dijo el 18 de julio que se cree que un hombre de 41 años prendió fuego a un líquido inflamable alrededor de un estudio de animación en Kioto. Murieron 33 personas en el que ya es considerado el incendio intencional más mortífero en tres décadas.

El fuego ocurre tan solo semanas después de que un hombre utilizó un cuchillo en un suburbio de Tokio para herir a varias personas, atacó a diecisiete niñas en edad escolar; una de ellas y un adulto perdieron la vida. El ataque, a manos de un hombre de 51 años, atrajo la atención hacia el fenómeno en Japón de los hikikomori —adultos que viven en extrema reclusión— y sus problemas psicológicos.

En el estudio Kyoto Animation —que ha producido programas y películas populares incluidas Full Metal Panic!, K-On! y Clannad y ha hecho trabajos para la famosa compañía de animé Studio Ghibli— otras tres decenas de personas resultaron heridas en el incendio matutino.

El hombre que se cree que inició el fuego fue hospitalizado con quemaduras y está detenido. NHK, la televisora pública de Japón, dijo que la policía planeaba interrogarlo con mayor profundidad después de que les dijo que había vertido líquido inflamable cerca del edificio del estudio y lo había prendido.

Citando a la policía de Kioto, Asahi Shimbun, uno de los diarios tradicionales más grandes de Japón, reportó que el hombre había entrado al edificio gritando: “¡Mueran!” e intentó escapar, pero colapsó en la calle. Fue capturado por miembros del personal del estudio.

La tragedia del jueves tocó una fibra sensible entre el público japonés, que expresó su pesar en redes sociales. La etiqueta #PrayForKyoAni (oremos por Kyoto Animation) tenía 170 000 tuits la tarde del jueves (hora local).

Los incendios intencionales son poco comunes en Japón; expertos citados por NHK dijeron que este es el peor caso desde 1989. En 2001, 44 personas murieron en un incendio en un club de apuestas abarrotado en el distrito de entretenimiento más visitado de Japón, pero se determinó que fue accidental.

Kyoto Animation fue fundado por Yoko Hatta y su esposo, Hideaki Hatta, en 1981, y la mayor parte de la producción del estudio se realiza en el edificio donde ocurrió el fuego del jueves.

Imágenes del fuego de una estación local de televisión mostraban humo negro que salía de las ventanas del edificio de tres pisos, y un lado del edificio lucía en su mayor parte un color negro carbonizado.

Los programas y las películas que Kyoto Animation produce entran en la categoría de animación japonesa conocida como animé —una columna vertebral de la cultura popular del país y una de sus mayores exportaciones—.

Con raíces que se extienden hasta principios del siglo XX, el animé ha encontrado seguidores internacionales a través de artistas como Hayao Miyazaki, cuya película El viaje de Chihiro ganó un Oscar en 2003, y Makoto Shinkai, cuya película Your Name fue un fenómeno global, particularmente en China.

En Twitter, Shinkai expresó su apoyo para el personal de Kyoto Animation. “Todos en Kyoto Animation, por favor, por favor, manténgase seguros”, dijo en un mensaje que fue retuiteado casi diecinueve mil veces.

El primer ministro Shinzo Abe también expresó su empatía en Twitter hacia las víctimas del incendio.

“Hoy tuvimos muchas bajas en un incendio intencional y fatal en Kioto”, escribió “Es tan horripilante que me quedé sin palabras. Me gustaría expresar mis condolencias más profundas a las víctimas. Ofrezco mis pensamientos a aquellos que han resultado heridos y rezo por su recuperación, incluso para aquellos que solo necesiten un día”.

Testigos que hablaron con otros medios informativos japoneses describieron escenas sombrías cerca del estudio. De acuerdo con Mainichi Shimbun, otro diario importante, una mujer de sesenta y tantos años que vive cerca del edificio dijo que había visto a una mujer joven, con el cuerpo entero quemado, gritando y corriendo hacia una tienda cercana, mientras imploraba por ayuda.

La testigo dijo que la mujer estaba sangrando, su ropa estaba hecha trizas e iba descalza. “Pasó un largo tiempo antes de que llegara la ambulancia”, la testigo relató a Mainichi. “Todo lo que podía hacer era rociarla con agua conforme a las instrucciones del departamento de bomberos. Al final, fue trasladada a una ambulancia”.

Otro testigo que estaba en su trabajo cerca del estudio cuando el incendio comenzó dijo a Sankei Shimbun que había visto llamas salir del primer y segundo piso del edificio y escuchó gritos. El testigo dijo que había visto a un hombre colgando del muro afuera del edificio y a otro intentando escapar desde una ventana que rompió del primer piso.

El País

About the Author