Nacional

La actividad económica sigue reflejando incertidumbre y cautela en la inversión: CEESP

A pesar de que hay compromisos de estimular la inversión productiva, falta claridad en la estrategia para lograrlo y genera incertidumbre, aseveró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Aún cuando las cifras de la economía mexicana presentaron un ligero crecimiento durante el primer mes del 2019, la actividad económica sigue reflejando incertidumbre, y cautela en la inversión, insistió el organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“El bajo crecimiento económico es resultado de la tendencia a la baja y la caída que ha sufrido la inversión. Particularmente la privada, que es la que más pesa en el total y que ha perdido fuerza en los últimos años ante la incertidumbre económica, la falta de seguridad jurídica, y el entorno de inseguridad y corrupción, entre otros elementos”, refirió el organismo privado.

El consumo sigue siendo el principal soporte del crecimiento. No obstante, su ritmo de avance se ha reducido en los últimos dos años, lo que implica que su aportación al crecimiento también ha caído.

El nuevo director del CEESP, Carlos Hurtado, urgió a incrementar la inversión, privada y pública, a fin de reactivar el círculo virtuoso de mayor productividad de la economía, creación de más empleos, y de mejor calidad, y de generación de mayor demanda, que a su vez estimule más inversión.

Destacó que el repunte del IGAE durante enero, resultó sorpresivo, sobre todo cuando en ese mes se registraron diversos eventos que afectaron seriamente la actividad productiva del país.

Durante el tiempo en el que hubo desabasto de combustibles, diversos organismos hicieron cálculos de las pérdidas que esta situación representaba para su sector de actividad. Concanaco – Servytur consideró que las pérdidas por esta situación ascendieron a 30,000 millones de pesos y que al menos en 12 entidades del país, donde mayormente se concentró el desabasto de combustibles, las ventas del sector consumo se cayeron 15% en enero.

Sin embargo, las cifras del INEGI no dan cuenta de que la ocupación muestra algunas señales de deterioro.

Mientras que la tasa de subocupación se mantuvo sin cambio (6.7%), tanto en su comparación mensual como anual, la tasa de informalidad laboral fue superior en ambos casos al ubicarse en 57.7%. Pero quizá lo más señalado es que la precarización del mercado laboral se agudiza, lamentó el CEESP.

El Economista

About the Author