Nacional

La alta burocracia vacaciona con bonos dos veces al año

De acuerdo con lo establecido en la Ley Federal del Trabajo, la prima vacacional es el dinero que el trabajador recibe para disfrutar de los días de descanso obligatorios, pero por la calidad actual del salario mínimo, esa cantidad no alcanza a la gran mayoría de los mexicanos para tomar días de asueto con su familia.

La mayoría de los mexicanos no saldrá de viaje en estos llamados días santos por falta de presupuesto, ya que en la última década –según distintas mediciones– el aumento salarial no ha rebasado los dos pesos anuales. El cambio en los esquemas laborales también ha dejado como consecuencia que el pago de la prima vacacional sea una prestación cada vez menos frecuente.

A pesar de la caída en el poder adquisitivo y los cambios de esquemas laborales, la alta burocracia federal sigue manteniendo la prima vacacional como una compensación, que, en algunos casos, puede cobrarse hasta dos veces por año y que rebasa por mucho la del grueso de la población trabajadora.

Más de la mitad de los mexicanos, el 58 por ciento, no sale de vacaciones por falta de dinero, de acuerdo con un sondeo realizado por por el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) y que fue publicado esta misma semana: el 54 por ciento pasan la Semana Santa y la de Pascua en casa, aunque antes el 39.8 por ciento de esos encuestados acostumbraba viajar.

Estos días de Semana Santa, 83 millones de mexicanos se quedaron en casa, según el sondeo en el que se establece que ésta es ya una nueva costumbre entre la población.

En Semana Santa y en la de Pascua sólo el 9.1 por ciento de los mexicanos sale de vacaciones y el gasto promedio es de 5 mil 610 pesos por cinco días, mil 122 pesos por noche. La mayoría viajan en automóvil o autobús, y sólo uno de cada 10 lo hace en avión.

Con las condiciones actuales del salario mínimo en México, las vacaciones no son una prioridad para los 63 millones de personas que viven con un ingreso inferior a la línea de bienestar y otros 8.5 millones que son vulnerables al cruzar la línea de pobreza, de acuerdo con el parámetro de medición de pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Los aumentos al salario mínimo, que no han sobrepasado los dos pesos durante los últimos 10 años, han generado que el número de pobres sume a 9.8 millones de personas, casi un millón por año.

Fuente: Sin Embargo

About the Author