Sin categoría

La segunda revolución renovable de América Latina

Con la energía hidráulica plenamente incorporada desde hace décadas a las matrices eléctricas de algunas de las mayores potencias latinoamericanas, con Brasil a la cabeza, el viento y el sol empiezan a tomar el relevo. Molinos eólicos y paneles fotovoltaicos han pasado, en pocos años, de ser una rareza en los paisajes de la región a no llamar la atención a medida que ganaba, poco a poco, peso en el mix. Las cifras son todavía modestas, pero no dejan de aumentar: en la última década la capacidad instalada ha crecido un 8%, por encima de la media global, y la inversión se ha disparado hasta los 54.000 millones de dólares en los tres últimos años. Y, lo que es más importante, con un potencial sin límites, más que suficiente como para convertir a la región en la nueva meca renovable a escala mundial. Palabras mayores: a nadie le cabe duda ya de que la transición global pasa por América Latina.

El cambio viene de atrás. Latinoamérica lleva décadas teniendo una matriz eléctrica más verde que el resto del mundo, pero, hasta ahora, esto había sido así única y exclusivamente por el auge de las centrales hidroeléctricas, sobre todo en Brasil, donde el 70% de la electricidad que consume procede de saltos de agua. La mala noticia hoy es que la hidroeléctrica, que propició esa primera revolución renovable, no atraviesa sus mejores días: su impacto ambiental y los episodios de sequía severa —que no harán sino incrementar su cadencia y potencia con el calentamiento global—, han puesto en tela de juicio su capacidad de crecimiento. La reciente decisión de Costa Rica —junto con Uruguay, uno de los seis únicos países del mundo que ya ha logrado que el 100% de la electricidad que consume sea de origen renovable— de cancelar el mayor proyecto hidroeléctrico de América Central es todo un símbolo del cambio de época.

A mediados de los noventa —anteayer, como quien dice, en términos históricos— prácticamente nadie quería trabajar en el sector de las renovables en América Latina, subraya un directivo de un fondo de inversión que ha redoblado sus apuestas verdes en la región. No era atractivo: lo verdaderamente rentable era aprovechar las privatizaciones, sobre todo en el campo de los hidrocarburos. Hoy, las tornas han cambiado. “Las renovables ya pueden competir de tú a tú con las tradicionales”, subraya Marie Vandendriessche, investigadora de EsadeGeo. La pérdida de peso del petróleo a largo plazo es inexorable. Y la eólica, la solar y la geotermia están llamadas a ocupar su lugar, también en las carteras de los inversores internacionales: al calor de esta segunda revolución renovable, decenas de empresas del sector de todo el mundo se han instalado en la región. “Los países y las empresas se van especializando en una tecnología u otra, en función de su ubicación geográfica”, apunta Fernando Branger, experto en energía de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina. “Pero todos están, de una u otra forma, buscando incorporar a su matriz las energías limpias”.

El auge de las renovables no convencionales, sin embargo, dista mucho de ser masivo ni uniforme. Pese al furor reciente, la expansión dista mucho de equitativa. El subcontinente marcha a varias velocidades y varios retos —y frenos— planean en el horizonte. Financiación e interconexiones son quejas habituales en boca de los especialistas. Pero hay más. “Sigue habiendo un problema de mentalidad: en muchos ciudadanos y Gobiernos permanece una visión extractivista, muy cortoplacista. Y la cooperación entre países es escasísima”, agrega Bárbara Valenzuela, profesora de la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Universidad San Sebastián de Chile. La corrupción también influye: “Para el desarrollo de estos proyectos es fundamental la calidad institucional”, cierra. El reciente triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil completa el cuadro de riesgos: si la, por mucho, mayor economía de la América Latina afloja en su apuesta verde, la revolución renovable de toda la región está en riesgo.

El País

About the Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *