Global

Los terroristas ahora se financian con Bitcoin

Los gobiernos de Occidente y algunos otros han catalogado a Hamás, el grupo miliciano de Palestina, como una organización terrorista y la han dejado fuera del sistema financiero tradicional. Sin embargo, este año, su brazo militar ha desarrollado una campaña cada vez más sofisticada para recaudar dinero por medio de Bitcoin.

En la versión más reciente del sitio web que montó su ejército, conocido como Brigadas Al Qassam, todos los visitantes reciben una dirección única de Bitcoin a donde pueden enviar la moneda digital, un método que hace que las donaciones sean casi imposibles de rastrear para las agencias de seguridad.

El sitio, el cual está disponible en siete idiomas y presenta el logotipo de las brigadas, con una bandera verde y una metralleta, contiene un video bien producido que explica cómo adquirir y enviar bitcoines sin que se enteren las autoridades.

Los terroristas se han tardado en unirse a otros elementos criminales que han adoptado el bitcóin y lo han usado para hacer de todo, desde compras de drogas hasta lavado de dinero.

Sin embargo, en los últimos meses, organizaciones y autoridades gubernamentales que rastrean el financiamiento de los terroristas han comenzado a encender alarmas sobre un repunte en la cantidad de organizaciones terroristas islámicas que están experimentando con el bitcóin y otras monedas digitales.

La recaudación obtenida mediante campañas individuales parece ser modesta: ronda las decenas de miles de dólares. No obstante, las autoridades destacaron que los atentados terroristas a menudo requieren de poco financiamiento. Además, da la impresión de que el uso que las agrupaciones les dan a las criptomonedas se está volviendo más sofisticado.

“Se va a ver mucho más de esto”, comentó Yaya Fanusie, un exanalista de la CIA que ahora es consultor en el tema de los actores malintencionados que utilizan las criptomonedas. “Esto será parte del sistema de financiamiento de los terroristas, y es algo a lo que la gente debería prestar atención”.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ha llamado la atención sobre este asunto en dos discursos en meses recientes, en los cuales ha solicitado un monitoreo más activo de los negocios de criptomonedas.

“Estamos dedicando muchos recursos específicamente a este rubro”, señaló en una entrevista Sigal Mandelker, la subsecretaria para Terrorismo e Inteligencia fFinanciera del Departamento del Tesoro. “Todavía es algo relativamente nuevo para ellos, pero estoy segura de que veremos más de esto en el futuro”.

Las criptomonedas son atractivas para los delincuentes porque pueden guardar y transferir dinero sin una autoridad central, como PayPal, que pueda cerrar cuentas y congelar fondos. Cualquier persona en el mundo puede crear una dirección de Bitcoin y comenzar a recibir monedas digitales sin siquiera dar un nombre o un domicilio.

Los mercados en línea donde se pueden comprar drogas con bitcoines están manejando casi 1000 millones de dólares en comercio al año, a pesar de que las autoridades han cerrado numerosos mercados importantes.

Los países que enfrentan sanciones económicas de Estados Unidos, como Irán, Venezuela y Rusia, también han tomado medidas para crear sus propias criptomonedas a fin de eludir el bloqueo.

Los terroristas han tardado más en adoptar el bitcóin en parte por su sofisticación técnica, aseguraron expertos en terrorismo. Las organizaciones terroristas también han encontrado métodos para usar el sistema financiero tradicional sin la necesidad de Bitcoin.

Tradicionalmente, Hamás, agrupación que controla el territorio costero palestino de Gaza, ha sobrevivido gracias a cientos de millones de dólares en donaciones de gobiernos extranjeros como Catar. El Estado Islámico (EI) en Siria subsistió con impuestos y cuotas que cobraba en los territorios que controlaba.

Sin embargo, a ambas organizaciones les han restringido de manera significativa el acceso al dinero. Israel mantiene un bloqueo estricto de Gaza, con la ayuda de Egipto, y Hamás ha estado bajo presión durante el último año debido a los recortes financieros que le ha impuesto su rival, la Autoridad Palestina, la cual recibe el respaldo de Occidente. Además, el Estado Islámico ha perdido la mayoría de sus territorios.

“Parece como si estuvieran reaccionando a todas las sanciones económicas diciendo: ‘Intentemos utilizar bitcoines’”, mencionó Steven Stalinsky, director ejecutivo del Instituto de Investigación de Medios de Información del Medio Oriente, una organización sin fines de lucro que rastrea y traduce comunicaciones de los grupos terroristas.

La organización de Stalinsky, coconocida como Memri, por sus siglas en inglés, está a punto de publicar un informe de 253 páginas sobre las señales cada vez más frecuentes del uso de las criptomonedas por parte de las agrupaciones terroristas, en particular las de Siria, que están huyendo debido a que los militantes del EI han perdido casi todo el territorio que solían controlar.

Durante varios años, hubo pistas esporádicas de que los terroristas usaban bitcoines. Fanusie, el exanalista de la CIA, dirigió la atención del público hacia una campaña de recaudación de fondos que el Consejo Mujahidin Shura inició en 2016 en las proximidades de Jerusalén, una agrupación con sede en Gaza que ha sido catalogada como una organización terrorista.

No obstante, los primeros esfuerzos fueron burdos. La campaña de Gaza daba una sola dirección de Bitcoin, lo cual facilitó que las agencias de seguridad monitorearan de dónde provenía el dinero. La cartera que publicitó el grupo solo obtuvo unos cuantos miles de dólares en bitcoines.

Cuando las Brigadas Al Qassam comenzaron a reunir dinero a finales del año pasado, una firma de investigación israelí, Whitestream, determinó que Hamás estaba guardando al menos parte del dinero en carteras abiertas con la empresa estadounidense de criptomonedas Coinbase.

El director de cumplimiento normativo de Coinbase, Jeff Horowitz, señaló que tras la vinculación de la cuenta con las Brigadas Al Qassam, de inmediato la congeló y la reportó a las autoridades de Estados Unidos.

“Los terroristas están aprendiendo a enviar y recibir monedas digitales de una forma más inteligente”, comentó Itsik Levy, director ejecutivo de Whitestream, la firma de inteligencia israelí que rastrea las transacciones con bitcoines. “¿Por qué no habrían de aprovecharlo los terroristas? Es algo muy bueno para ellos”.

Levy mencionó que es probable que las sumas que se envían sean pequeñas, pero que cada vez son más difíciles de monitorear.

El Departamento del Tesoro, bajo Mnuchin, ha estado promoviendo reglas internacionales que exigirían que las bolsas de criptomonedas realicen una verificación total de la identidad de cualquier persona que retire monedas digitales de una cartera.

Esto podría facilitar la detección de ciertas transacciones ilegales. Sin embargo, los terroristas y otros criminales que usan las criptomonedas ya están descubriendo métodos que podrían hacer más fácil la evasión de las nuevas reglas, en parte con el uso de criptomonedas que ofrecen más privacidad que Bitcoin.

Juan Zarate, quien fue el asesor adjunto de seguridad nacional en el combate al terrorismo durante la presidencia de George W. Bush, comentó que la financiación del terrorismo estaba lejos de ser el uso ilegal principal de las criptomonedas, pero que debía ser observado.

“Creo que las agrupaciones terroristas siguen en la fase de experimentación: intentando descubrir cuál es la mejor manera de usar las criptomonedas”, señaló Zarate, quien ahora es asesor de Coinbase. “El desafío es que siguen experimentando”.

NYT

About the Author