Nacional

Más partidos políticos en México, cuando ya parecen demasiados

Como cada seis años, el sistema electoral mexicano abre la puerta para el registro de nuevos partidos políticos. Y, como cada seis años, los principales interesados -o al menos los más visibles- son ex dirigentes, ex candidatos o ex militantes de los partidos ya existentes.

Es un proceso previsto en la Ley General de Partidos Políticos: aquellas organizaciones interesadas en crear un partido deben notificarlo al INE en el primer mes del año siguiente a las elecciones presidenciales. Esta vez, fueron 106 solicitudes.

En la lista hay de todo: colosistas, liberales, nacionalistas, socialistas, comunistas, federalistas, vanguardistas, demócratas, migrantes, indígenas, progresistas, ambientalistas, transformadores, reconciliadores, libres, independientes, imperialistas, sinarquistas, constitucionalistas, diferentes, regeneradores, solidarios, campesinos, libertadores…

Pero, entre todos, los que más han llamado la atención son los encabezados por Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón; Fernando González, yerno de la maestra Elba Esther Gordillo, y Gabriel Quadri, ex candidato presidencial del Partido Nueva Alianza.

Margarita Zavala militó tres décadas en el PAN; fue dirigente de las mujeres panistas, diputada y Primera Dama. Renunció a Acción Nacional cuando Ricardo Anaya se impuso como candidato presidencial y fue candidata independiente en 2018, aunque desistió al ver que no tenía ninguna posibilidad de ganar. Zavala quiere que su partido se llame México Libre, y ha sumado a ex funcionarios del gobierno calderonista, como Fausto Barajas, Patricia Espinosa y Miguel Ángel Toscano. Todos ellos ex panistas.

El año pasado, Zavala logró acreditar más de 867 mil firmas para registrar su candidatura presidencial independiente y, como los demás aspirantes, fue sancionada por la autoridad electoral, por irregularidades en la recopilación de sus apoyos ciudadanos. Este año, deberá conseguir 284 mil firmas para registrar su partido, tres mil menos que las 287 mil firmas que la ciudadana María Luisa Sanders ha recabado en la plataforma change.org para impedir el registro del nuevo partido creado por Felipe Calderón y Margarita Zavala.

Gabriel Quadri de la Torre, ambientalista, es el principal promotor de Cambiemos por México, otro de los partidos en formación que ya recibió la notificación para comenzar a buscar afiliados.

En las elecciones de 2012, Quadri fue el candidato presidencial del Partido Nueva Alianza, creado en 2007 por la maestra Elba Esther Gordillo. Aunque no permaneció en el primer círculo de la maestra, Quadri fue diputado del Panal en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, en 2016.

Quadri asegura que Cambiemos mx será un partido liberal de oposición al régimen de Andrés Manuel López Obrador.

Fernando González, ex subsecretario de Educación en el sexenio de Felipe Calderón, es el principal promotor de las Redes Sociales Progresistas, una asociación civil ligada al magisterio que en 2018 se activó para respaldar a López Obrador.

Las Redes Sociales Progresistas tienen como cabezas visibles al yerno y operador político de Elba Esther; a su nieto, René Fujiwara; Rafael Ochoa, ex secretario general del SNTE, y Juan Iván Peña Neder, un polémico ex funcionario de la Secretaría de Gobernación.

Otros políticos que ahora buscan formar nuevos partidos son: César Augusto Santiago, un veterano operador que renunció al PRI en enero y ahora busca el registro de Alternativa PPN, y Miguel Brizuela Moreno, ex militante del PRD y ex funcionario del gobierno de la Ciudad, que promueve el partido Frente por la Cuarta Transformación.

También hay dos partidos que buscan resurgir, luego de haber perdido su registro en 2018: Nueva Alianza y Encuentro Social.

Luis Castro Obregón, el ex líder nacional de Nueva Alianza, registró la solicitud de Grupo Social Promotor de México para fundar México PPN, a través de sus apoderados legales Roberto Pérez de Alva y Marco Alberto Macías.

Berlín Rodríguez Soria, ex representante del PES ante el INE, encabeza la lista de quienes registraron la solicitud de Encuentro Solidario, una organización integrada por ex funcionarios y ex candidatos de Encuentro Social, partido que aún litiga su registro nacional ante el Tribunal Electoral.

Completan la lista personajes que intentaron ser candidatos independientes a la Presidencia en 2018, como Manuel Antonio Romo Aguirre o Gonzalo Navor Lanche; líderes de movimientos y agrupaciones políticas locales, dirigentes de movimientos campesinos, indígenas o de migrantes, y hasta ex promotores de otros candidatos, como Rodrigo Ocampo Soria, operador del gobernador Jaime Rodríguez El Bronco, quien busca el registro del partido “Diferente”.

Hasta el momento, de las 106 organizaciones que manifestaron su intención inicial, cuatro desistieron, tres recibieron respuesta de solicitud no procedente, 34 están en revisión y 65 ya procedieron; es decir, pasaron a la siguiente fase.

Pero esas 65 organizaciones que ya tienen un primer aval, a las que podrían sumarse otras 30 en las próximas semanas, no tienen garantizado nada.

De hecho, su periplo en busca del anhelado registro como partido político nacional apenas comienza.

En los próximos 10 meses, deberán afiliar a 233 mil 945 ciudadanos, equivalentes al 0.26 por ciento del padrón electoral; celebrar 20 asambleas estatales con 3 mil asistentes, o 200 asambleas distritales con 300 asistentes; llevar a cabo una Asamblea Nacional para aprobar sus documentos básicos (declaración de principios, estatutos y programa), y esperar a que el INE valide sus afiliaciones.

Será hasta enero de 2020 cuando registren su solicitud formal, acompañada de esos requisitos. La revisión del INE ocurrirá entre marzo y mayo del 2020 y en junio se sabrá cuántos nuevos partidos quedarán registrados, y se sumarán a los siete que, este año, costarán 4 mil 965 millones de pesos al erario.

Hace seis años, fueron 50 los solicitantes, y sólo tres lo consiguieron: Morena, que ganó las elecciones en su primer intento; su aliado, el PES, y el Partido Humanista, que ya está en extinción.

En su libro Los demasiados libros, Gabriel Zaid plantea una serie de dilemas a partir de la publicación de más libros de los que pueden leerse. “Los libros se multiplican en proporción geométrica. Los lectores, en proporción aritmética. De no frenarse la pasión de publicar, vamos hacia un mundo con más autores que lectores”.

Ahora, en México los promotores de partidos se multiplican en proporción geométrica y, aunque estamos muy lejos de tener más candidatos y partidos que electores, quizás vale la pena preguntarse si el electorado mexicano podría digerir más partidos de los que ya existen.

Aristegui Noticias

About the Author