Nacional

México tendrá que esperar más para abaratar el precio del dinero

El abaratamiento del crédito en el país tendrá que esperar al menos unas semanas más debido a las expectativas por el Paquete Económico 2020 y por las calificaciones de deuda de México y Pemex, coincidieron analistas consultados por Expansión respecto a si el Banco de México (Banxico) recortará o mantendrá su tasa de interés este jueves.

Y es que los expertos de Citibanamex, Finamex, BBVA y Banco Base coinciden que el ajuste a la baja será hasta septiembre a pesar de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ya relajó hace unos días su tipo de interés a un rango de entre 2.25% y 2%.

Sin embargo, añaden, lo relevante será si la decisión de política monetaria es de manera dividida o unánime.

“Es una posible votación cerrada, pensamos que en la reunión de Banxico mantendrá sin cambios la tasa de interés de política monetaria”, señala un reporte de BBVA Research.

En la reunión de marzo de la Junta de Gobierno del banco central se dio una votación unánime por mantener la tasa sin cambios, sin embargo, el subgobernador Gerardo Esquivel mencionó diferencias con el tono restrictivo de la entidad. Para la sesión de junio, en una votación 4 a 1, Esquivel fue el único que voto a favor de un recorte de 25 puntos base en la tasa de referencia, que actualmente se ubica en 8.25%.

“Nuestra expectativa es que Banxico va a bajar tasas, tarde o temprano y, seguramente, más pronto de lo que se esperaba anteriormente. No veo un escenario en el que prolongue mucho más la restricción monetaria que tiene”, Jessica Roldán, directora de análisis económico de Finamex Casa de Bolsa.

Los analistas coinciden al señalar que este año solo habría un recorte. Sin embargo, en Banco BASE estima que, si se cumple su estimación de inflación de 3.5% al cierre de este año, para el 2020 adelantan que se podrían dar dos recortes para el próximo año.

¿Qué toma en cuenta el banco central?

El mandato del Banxico es mantener el valor de la moneda nacional, para lo cual establece un objetivo inflacionario de 3% +/- un punto porcentual. Antes de tomar una decisión, la junta de gobierno analiza el comportamiento de la economía nacional y mundial, así como los movimientos de otros bancos centrales. “El hecho de que la tasa de interés, en particular en Estados Unidos, esté bajando, le abre la puerta al banco para que baje la tasa en la misma magnitud, manteniendo el mismo diferencial de tasas de interés entre esas dos economías”, consideró Roldán.

“(La debilidad económica) le preocupa a Banxico por el efecto que una mayor debilidad de la economía pueda tener sobre la inflación porque su mandato constitucional tiene que ver con la inflación”, señaló Adrián de la Garza, director de Estudios Económicos de Citibanamex.

Otro factor para postergar la baja en la tasa será el Paquete Económico para el próximo año, el cual la Secretaría de Hacienda tiene que entregar, a más tardar, el 8 de septiembre al Congreso de la Unión.

“Creemos que en el camino podría haber posibles acciones en torno a las calificaciones crediticias, sobre todo de Pemex”, sostiene Roldán.

Banxico también está pendiente del comportamiento de la economía mundial, la cual se ha visto afectada, entre otros factores, por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

“El escenario de recesión en EU preocupa porque el 80% de las exportaciones van a ese país”, expuso Gabriela Siller, directora de análisis económico-financiero de Banco BASE.

Aunque por ahora la economía mexicana se ha beneficiado por este conflicto entre las dos mayores economías del mundo , “en general esto es malo para la economía mundial, para las expectativas y estos efectos positivos son temporales”, subrayó Roldán.

Se abarata el precio del dinero

Con la disminución en la tasa de referencia, el dinero se abarata, se traduciría en créditos y financiamientos más bajos, ayudaría a reactivar la economía y en el tipo de cambio, el cual “es fundamental porque sí afecta la inflación”, dice Gabriela Siller.

Aunque se espera que un recorte en la tasa de referencia ayude la economía, es importante tener presente que, factores locales como: la incertidumbre provocada por decisiones del gobierno como la cancelación del aeropuerto de Texcoco y las rondas petroleras, han contribuido a la desaceleración económica.

“Lo que uno tiene que preguntarse es si está disminución en la tasa estaría reactivando la economía. En el margen sí, pero eso no resuelve los problemas más estructurales y de fondo que han estado causando la desaceleración económica, más bien ligados a cuestiones de incertidumbre tanto de carácter internacional como de carácter interno”, considera Roldán.

En lo que se refiere al tipo de cambio, es un arma de dos filos, pues el recorte podría traer un dólar más caro, pues al no tener una tasa tan alta ya no hay un rendimiento tan alto en los bonos del gobierno ligados a la tasa de referencia. Como consecuencia, algunos inversionistas podrían optar por ya no tenerlos.

“Si yo tengo deuda en dólares y tengo que pagar en pesos, es un perjuicio porque tengo que pagar más pesos, pero si soy un exportador, esto básicamente implica que mi producto, que está denominado en pesos, se vuelve más competitivo a nivel internacional”, detalla Adrián de la Garza.

Certidumbre y confianza

Los analistas coinciden en que, para reactivar la economía, además de un recorte en la tasa de referencia, es necesario generar una mayor certidumbre y confianza de los inversionistas, lo cual se dará con certidumbre de que, de parte del gobierno, se habrá reglas claras y estas no se van a cambiar.

La incertidumbre “hace más vulnerable a cualquier economía”, subraya Siller.

“Hay ciertas cosas que están fuera de las manos del Banco de México y del mismo gobierno, como la incertidumbre externa por el presidente Trump y sus políticas , por la tensión que existe, desde el punto de vista comercial, entre Estados Unidos y China y de esas cosas no podemos hacer mucho”, apunta el director de estudios económicos de Citibanamex.

Expansión

About the Author