Nacional

Misión evangélica: operar “centros del bienestar” de la 4T

Además de repartir la Cartilla Moral, en cada una de las 7,000 iglesias que tiene en el país, la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice) tendrá una misión: participar en la fundación y operación de “centros integradores” o “centros del Bienestar” en las zonas más alejadas y pobres del país.

El dirigente de la Confraternice, Arturo Farela señala que fue directamente el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien lo invitó para que su comunidad pueda operar centros a donde puedan llegar los apoyos que se repartirán a la gente a través de los distintos programas.

En entrevista con Expansión Política, Farela asegura que no se trata de que algún integrante de la organización religiosa “toque” el dinero que deposite el gobierno federal a los beneficiarios de los programas sociales, sino de apoyar con esos centros para que sean un punto de reunión en el que la gente pueda recoger su ayuda y tenga información de los programas.

“En la segunda reunión que tuvimos con el presidente, el 21 de febrero, me invitó para que ayudara con el programa del Banco del Bienestar. Donde las instituciones bancarias no llegan a comunidades, ahí se puede poner un centro de bienestar, que no son templos, pero que nosotros tenemos frente en esas comunidades que están apartadas. Ahí nosotros vamos a ayudar. Congregantes nuestros trabajarán en el mismo banco”, asegura Farela.

El pasado julio, el presidente López Obrador señaló que se instalarán “Centros Integradores” que funcionará como sucursales del Banco del Bienestar, a fin de que haya cobertura en los 2,500 municipios del país, pues ahora solo están presentes en 1,200.

De acuerdo con información publicada por Reforma, los primeros 7,561 centros favorecerá a cinco estados de Veracruz con 701, Chiapas (757), Oaxaca, (741), Michoacán (537) y Puebla con 476.

Los CSI son un programa de la Coordinación General de Programas Integrales de Desarrollo de la Presidencia de la República que dirige Gabriel García y quien coordina los llamados “súper delegados” y quien también ha sido uno de los principales operadores de Morena.

En días pasados, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), dio a conocer que el hijo del líder del confraternice, es coordinador regional del programa de Servidores de la Nación, con un sueldo de 73 mil 507 pesos.

Pero de este organismo religioso, Farelas Pacheco no es el único en el gobierno de la 4T. También está el hijo de uno de los líderes de Confraternice, Ricardo Camarero Salcedo, y el secretario de Confraternice Roberto Vital Pineda. Ambos cobran 10 mil 217 pesos, ya que son Servidores de la Nación.

“Viejos amigos”

Farela no oculta a relación cercana que tiene con el mandatario mexicano. En la pared de su oficina, sobresalen cinco fotografías colgadas donde él o su hijo aparecen al lado de López Obrador en Palacio Nacional y en actos de campaña. La relación viene desde 2006, cuando el religioso apoyaba la primera campaña presidencial del político.

“Nosotros tenemos miles de feligreses que han estado trabajando, los jóvenes de nuestras iglesias van con jóvenes que no estudian y no trabajan para decirles que el gobierno federal tiene una beca de 3,600 pesos (para ellos) que directamente le entregan a una institución bancaria y que ellos retiran. Ese dinero no lo toca nadie. También buscamos quien les de trabajo, tutores, en ambos sentidos”, explica Farela.

Sobre la repartición de la Cartilla Moral , en lo que también ayudarán al gobierno federal, Farela explica que se hará por tres vías: en cada una de las 7 mil iglesias que hay en el país y que están con la Confraternice; en eventos masivos realizados por estos organismos religiosos y utilizando la experiencia que tienen para ir de casa en casa, pero niega que esto sea también para difundir su religión.

“La Cartilla Moral no sustituye la Biblia. La Biblia es nuestra regla de conducta de los cristianos evangélicos. La Cartilla Moral es para la gente que no tiene principios ni valores, porque ese es el contenido de la Cartilla Moral”.

“Si el ‘Ponchis’, un joven de 12 años que decapitaba a personas, hubiera tenido la Cartilla Moral en su mente y corazón nunca hubiera participado en esos crímenes espantosos”, señala.

“No rompe el Estado laico”

Para Farela la participación de Confraternice en el reparto de este documento del gobierno y la promoción de programas sociales no significa la ruptura del Estado laico para que éste funcione de manera independiente de cualquier organización religiosa.

Para Farela la participación de Confraternice en el reparto de este documento del gobierno y la promoción de programas sociales no significa la ruptura del Estado laico para que éste funcione de manera independiente de cualquier organización religiosa.

“El presidente ha dicho que Estado laico es un Estado no tiene concesión religiosa, pero a la vez donde caben concesiones religiosas, como los grupos agnósticos, los grupos ateos, todos los grupos. Ese es un Estado laico, un estado democrático, plural, libertario, donde hay derechos humanos para todos”.

Este martes, el presidente López Obrador también consideró que el hecho de que Confraternice reparta la Cartilla Moral no violenta el Estado laico y sostuvo que su gobierno es plural y que existe una separación “muy clara” entre lo eclesiástico y lo cívico.

“A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César (…) Mientras no hagan una función que tenga que ver con lo religioso, pues no tiene por qué afectar el Estado laico. Se puede trabajar en el gobierno teniendo o no religión, o siendo de cualquier religión, católico o evangélico de cualquier denominación o librepensador o agnóstico o ateo”, apuntó el mandatario.

Expansión

About the Author