Nacional

No acepto cambios a la Guardia Nacional, porque sería simulación: AMLO

Luego de que organizaciones de la sociedad civil, académicos y artistas le han solicitado aceptar un cuerpo civil de la Guardia Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo a los legisladores federales que discuten la creación de dicho cuerpo de seguridad, que no acepta cambios al proyecto, porque en caso de haberlos significaría simulación.

“Está por resolverse este asunto en la Cámara. También decirle, con todo respeto a los legisladores, que no acepto como titular del Ejecutivo la simulación. Una reedición de la Policía Federal sería lo mismo ¿desde cuándo se tiene la Policía Federal? Miren el resultado; no ha funcionado desde que se creó la Policía Federal y muchos problemas de corrupción en compras de equipos, en suministro de alimentos, todo esto que estamos ahora, desgraciadamente, heredando. Ya no queremos eso, ya no podemos seguir con la simulación de siempre”, manifestó.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo federal dijo que ha estado pendiente de las opiniones de todos los grupos acerca de la aprobación ayer en el Senado de la Guardia Nacional, así como de su iniciativa de convertir delito grave el robo de combustible, el fraude electoral y la corrupción.

Indicó que ha encontrado una actitud de rechazo en bloque por parte del PAN y de algunos dirigentes del PRI. Planteó que ojalá cambien esa actitud porque no ayuda, y se requiere de la Guardia Nacional, porque hay un problema serio de inseguridad y violencia.

Manifestó que todos los gobernadores del PRI, y algunos del PAN como el de Durango, José Rosas Aispuro, le han manifestado que están a favor de la Guardia.

“El PAN como partido se opone a la creación de la Guardia Nacional y un grupo de dirigentes del PRI. Me han planteado gobernadores del PRI que ellos apoyan la Guardia Nacional, pero algunos dirigentes de ese partido están resueltos a no aprobar la reforma constitucional”, comentó.

Dijo saber que hay organizaciones que plantean que habrá militaralización del país; indicó que no es lo que proponen, porque se garantizará el respeto a los derechos humanos y el control del uso de la fuerza.

“Esto es un cambio y hemos hablado con mucha claridad de que se van a respetar los derechos humanos, de que va a haber control en el uso de la fuerza. Hemos hablado de que existe una actitud de cambio en las prácticas que, por las características anteriores se llevaron a cabo tanto en la Marina como en el Ejército, hay una actitud muy sensible de atención a la población, de ayudarnos a resolver el problema de la inseguridad y de la violencia.

“Y yo creo, en este giro que se le puede dar al Ejército, que se le puede dar a la Secretaría de Marina, para que nos ayuden en el principal problema que tenemos, que no es la defensa nacional, no es la seguridad interior, el principal problema es la seguridad pública”.

“Pero en esto hay que ser muy claros, porque se trata de la seguridad pública, y considero que ellos no tienen autoridad moral para estar sosteniendo que nosotros queremos usar la fuerza para resolver el problema, cuando la estrategia que estamos aplicando es exactamente opuesta a lo que ellos llevaron a cabo y que produjo este desastre de inseguridad y de violencia, de asesinatos, de desaparecidos. Entonces, es muy hipócrita esa postura”, sentenció.

El Economista

About the Author