Nacional

Pese a desaceleración, bancos mexicanos mantendrán solidez: Moody’s

Para la agencia Moody’s, a pesar de la desaceleración del crecimiento económico, los bancos mexicanos mantendrán sólidos fundamentos financieros.

“Las altas tasas de interés y los fondos de depósito estables y de bajo costo, continuarán impulsando los amplios márgenes y la rentabilidad de los bancos, aumentando los niveles de capital que pueden servir como amortiguadores contra los préstamos de problemas inesperados”, señala.

En un reporte sobre el perfil macro de la banca en México, que señala como moderado, la calificadora destaca una “perspectiva desafiante” para la economía en México con un crecimiento de 1.2% para el 2019.

Ante ello, refiere que los bancos han reducido su crecimiento de préstamos proyectado para el 2019, y las expectativas de Moody’s son que crezcan alrededor de 6% en los próximos años.

“Un crecimiento económico más lento, limitará el crecimiento de los volúmenes de negocios de los bancos, y está por aumentar la morosidad, especialmente entre los préstamos de consumo de mayor riesgo y los préstamos a pequeñas y medianas empresas que están expuestas a los ciclos económicos”, puntualiza.

Pese a ello, Moody’s destaca la fortaleza de los bancos mexicanos, misma que prevé continúe.

La agencia menciona que los bancos locales continúan enfrentando un proceso lento y engorroso de hacer cumplir garantías colaterales y resoluciones de bancarrota prolongadas.

Para mitigar estos riesgos, sostiene que los bancos tienden a enfocarse en otorgar préstamos a individuos y compañías en la economía formal y en la cima de la pirámide económica.

“Nuestro puntaje para el riesgo moderado de la banca en México, ya incorpora las dificultades que enfrentan los bancos en recuperaciones y garantías de ejecución”.

Por otra parte, Moody’s resalta que la administración que encabeza Andrés Manuel López Obrador, pretende introducir medidas para impulsar al sistema financiero, con una mayor bancarización, lo que sería positivo para los bancos si se implementa con éxito. Ello, señala, hace pensar que no hay intenciones de cambiar el marco regulatorio para el sector, al menos hasta el 2021.

De igual forma, asegura que las condiciones de fondeo en México son sólidas, basadas en la financiación interna de depósitos básicos de los bancos.

Asimismo, señala que el sistema bancario de México está altamente concentrado en los siete bancos más grandes del país, lo que les proporciona un fuerte poder de fijación de precios como se refleja en sus amplios márgenes netos de interés.

El Economista

About the Author