Nacional

Pueblos vecinos a Santa Lucía no se convencen y piden a expertos revisar el estudio de la Semarnat

La Manifestación de Impacto Ambiental que dio a conocer la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en el que avaló la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, no basta para iniciar la obra, afirmaron el Frente de Pueblos Originarios en Defensa del Agua y el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, que piden sea revisado por científicos y especialistas internacionales independientes.

José Antonio Lara Duque, presidente de la organización, advirtió que dicho documento debe ser revisado “a la óptica de científicos y especialistas internacionales independientes de las pretensiones gubernamentales, de las presiones y directrices que se puedan generar desde el ámbito del Poder”, a fin de generar certeza al verdadero impacto ambiental que pueda causar una obra de esta magnitud.

Al respecto, Lizbeth Laguna, vocera del Frente de Pueblos Originarios en Defensa del Agua, dijo que los pueblos originarios no están de acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental, ya que no se está respetando su derecho humano a ser consultado sobre su territorio.

“No nos están tomando en cuenta y, como sujetos de derechos colectivos consideramos que debemos ser consultados tal y como lo manda el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, donde las comunidades afectadas, con los megaproyectos, deben ser tomadas en cuenta en una consulta”, dijo.

Ricardo Ovando, también vocero del Frente de Pueblos Originarios en Defensa del Agua, expresó que la Semarnat “no debió autorizar la Manifestación de Impacto Ambiental del Aeropuerto Felipe Ángeles porque no existe la medida de mitigación que pueda restaurar el caudal ecológico subterráneo del acuífero Cuautitlán – Pachuca.

“Lo que nos puede llevar a un posible colapso hídrico en nuestra ya deteriorada cuenca de México. Yo prefiero Agua, no aeropuerto en Santa Lucía”, expresó.

ALISTAN DEFENSA ANTE ONU

La organización consideró que el proyecto de ampliar el aeropuerto militar de Santa Lucia “está condenado al fracaso”, ya que se violentan los derechos humanos de los pueblos originarios que se ubican en la zona.

José Antonio Lara Duque, presidente del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, expresó que la obra que impulsa el Presidente Andrés Manuel López Obrador transgrede “los derechos de los pueblos indígenas y el derecho humano al agua”, por lo que adelantó: se dispondrá de una defensa legal de carácter internacional, por ejemplo, de la ONU y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

“Es evidente que los habitantes de los pueblos originarios de alrededor de la base aérea militar de Santa Lucía no permitirán que sus derechos sean vulnerados, por ello, nosotros hemos recibido la instrucción de los representantes de los pueblos para generar una defensa nacional e internacional de sus derechos”, afirmó.

COLECTIVO SE OPONE A OBRA

El colectivo #NoMásDerroches, que inició la estrategia legal en contra del aeropuerto de Santa Lucía, informó que la autorización es de Semarnat es solo uno de los numerosos requisitos que puso el Poder Judicial de la Federación para su operación, además aún hay vigentes once suspensiones judiciales que condicionan el proyecto.

“La autorización de Semarnat es solo uno de numerosos requisitos que puso el Poder Judicial de la Federación para que pueda iniciar la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL).

“Al día de hoy, se encuentran vigentes once suspensiones judiciales que condicionan dicho proyecto al cumplimiento de los requisitos indicados”, destacó el colectivo.

#NoMásDerroches se opone a la construcción el aeropuerto en Santa Lucía, pero defiende la continuidad del de Texcoco, situación que ha sido cuestionada por los habitantes de la zona, en especial el colectivo de Pueblos Originarios por la Defensa del Agua de Tecámac, Estado de México, que señalan que regresar a Texcoco no resuelve el problema que desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia han denunciado.

Sin Embargo

About the Author