Nacional

Se dispara deuda, cae inversión; “viene recesión”: Herrera

Martín Moreno

+ Crecimiento cero, bajo empleo…

+ ¡Es la economía, estúpido…!

Durante su mañanera del pasado 9 de septiembre, Andrés Manuel López Obrador aseguró que la deuda externa de México no aumentará este año, “porque la clave está en acabar con la corrupción. Mintió. La deuda – de acuerdo a cifras oficiales-, repuntó e inclusive alcanzó un saldo histórico.

Pocos días después, el 20 de septiembre, AMLO afirmó que la inversión extranjera había crecido “como nunca en la historia de México”. Mintió. La IED (Inversión Extranjera Directa), durante el Gobierno de López Obrador, ha registrado los niveles más bajos de los últimos 6 años.

La economía sigue sin crecer: 0 por ciento durante el segundo trimestre del año. (Fuente: INEGI).

La inversión fija bruta, hasta julio pasado, se desplomó en 9.1 por ciento, en comparación al mismo mes de 2018. (Fuente: INEGI).

Y durante agosto, solamente se crearon 36 mil 361 empleos en la economía formal, la cifra más baja para ese mes desde 2009. (Fuente: IMSS).

Bajo este panorama económico poco alentador, la advertencia del Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, nos pone en alerta:

“Debemos estar preparados (para una recesión económica)”.

¿Hay factores externos que influirían en una posible recesión? Cierto. Hay volatilidad en los mercados internacionales y condiciones poco favorables, señalan expertos.

Empero, influyen mucho más las pésimas decisiones del Gobierno de AMLO en materia económico-financiera: cancelación del NAIM Texcoco, nula inversión pública (con cálculo político porque no es año de elecciones), cero apoyo a las pequeñas y medianas empresas, ausente una política de fomento al empleo y a la productividad, y regalar dinero público a jóvenes (con fines electorales), entre otros factores.

Sigamos discutiendo banalidades y cerrando los ojos ante lo que verdaderamente nos debe preocupar y ocupar: la economía estancada que enfrentamos, producto de las malas decisiones financieras de la mal llamada Cuarta Transformación.

*****

México es uno de los 10 países con mayor deuda externa en el mundo. Un problema – cierto – heredado principalmente por las pésimas gestiones económico – financieras de los gobiernos priistas (López Portillo y Salinas de Gortari, como ejemplos). Con la llegada de AMLO a la Presidencia, una de sus banderas de campaña fue, precisamente, no endeudar aún más al país. Propios y extraños aplaudieron el anuncio.

Sin embargo, esta promesa no se cumplió.

De acuerdo al Banco de México (Banxico), el saldo del endeudamiento externo bruto del país, se elevó en 9 mil 519 millones de dólares tan sólo en el primer trimestre del 2019, para alcanzar una cifra sin precedente de 456 mil 251 millones. Un nivel histórico de deuda con López Obrador.

“El endeudamiento externo de México retoma su comportamiento de alza en el arranque del 2019, dentro de un contexto de preocupaciones y dudas por la disponibilidad de recursos para el financiamiento de los programas del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, y de sus posibles implicaciones sobre la calificación de la deuda soberana del país, en particular, de la referida a Pemex”. (Esteban Rojas. El Financiero. 22/Julio/2019).

Se dispara la deuda, mientras la inversión extranjera se desploma.

A pesar de que AMLO ha insistido desde su I Informe de Gobierno que la IED “ha crecido como nunca en la historia de México”, las cifras demuestran lo contrario.

Con base en cifras de la Secretaría de Economía, la inversión extranjera en México se registra de la siguiente manera:

2013: 31 mil 321 millones de dólares.

2014: 20 mil 262 millones de dólares.

2015: 19 mil 278 millones de dólares.

2016: 18 mil 862 millones de dólares.

2017: 18 mil 739 millones de dólares.

2018: 22 mil 278 millones de dólares.

2019: 18 mil 102 millones de dólares.

¿De dónde sacó López Obrador que la IED ha sido, durante su Gobierno, la más alta en la historia de México si, como demuestran las cifras de su propia administración, observa el nivel más bajo desde 2013?

Podrían decir en el Gobierno: es que 2019 todavía no ha concluido. Falta contabilizar el cierre del año. De acuerdo.

Entonces, el Presidente todavía no podría proclamar – como lo hizo en su Informe de Gobierno-, una “cifra histórica” en inversión extranjera, si aún no cuenta con las cifras completas y suficientes para declararlo, tal como lo hizo.

Aún así, con las cifras incompletas, se perfila imposible superar la cifra de 31 mil 321 millones de dólares de 2013, de acuerdo al ritmo captado en lo que va de este año. Vamos, a lo que podría aspirar el primer año de AMLO, es a empatar los niveles registrados en 2016 y 2017.

La deuda externa se incrementa – esa sí – en niveles históricos.

La inversión extranjera se mantuvo en sus niveles más bajos.

Allí están las cifras oficiales. Irrebatibles. Contundentes.

Lo demás, son simples cacareos políticos.

******

¡Es la economía, estúpido…!, reza la frase atribuida a Bill Clinton durante su campaña electoral que sirvió de punta de lanza para derrotar a George Bush padre. Los norteamericanos entendieron el mensaje del candidato demócrata en contra del republicano y analizaron el comportamiento económico del Gobierno y los magros resultados obtenidos. El resultado: la victoria de Clinton, quien es bien recordado como uno de los presidentes que mejor rindieron cuentas financieras en EU.

¡Es la economía, estúpido…!, es una frase severa, pero cierta.

Y en México, el pobre comportamiento de nuestra economía debería estar sometido a un análisis más riguroso. Se trata, nada menos, que de nuestros bolsillos.

Porque si no nos importa la economía, entonces no nos importa el país.

Veamos el bosque y no las ramas con frasecitas chabacanas salidas de Palacio Nacional que sólo sirven de distractor.

La economía mexicana está prácticamente paralizada. Esa es la realidad.

Y, sí:

¡Es la economía, estúpido…!

TW @_martinmoreno

Sin Embargo

About the Author