Nacional

Sigue en pobreza la mitad de mexicanos

Las mediciones de la pobreza han reflejado que no hay un cambio en la situación de alrededor de la mitad de los mexicanos. El ingreso no ha mejorado desde 1992, cuando alrededor de 52 por ciento de la población estaba por debajo de la línea de bienestar (antes conocida como pobreza patrimonial) y en 2016 era 50.6 por ciento de la población, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Durante los pasados 25 años el ingreso de los hogares se ha mantenido prácticamente igual. El ingreso corriente por persona al mes en 1992 era de 3 mil 508 pesos –en términos reales–, prácticamente lo mismo reportado para 2016, cuando fueron 3 mil 628 pesos, reportó el consejo.

Este día el Coneval, con el nuevo secretario ejecutivo, José Nabor Cruz, presentará la situación de pobreza del país 2017-2018 y el panorama de una década.

Tan sólo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el desempeño de la política social fue insuficiente, pese a algunos avances en derechos sociales –considerados en la medición de la pobreza desde 2008– la población en miseria no disminuyó. En 2016 había 53.4 millones de personas en esa situación en 2016, 100 mil más que en 2012.

Tampoco hubo cambios en los grupos históricamente discriminados como los indígenas, adultos mayores y jóvenes, indicó el Coneval en el documento Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018: balance del sexenio divulgado en enero.

Acción Ciudadana Frente a la Pobreza advirtió también que ese gobierno fracasó en atacar el hambre y la pobreza: 62 millones de mexicanos (alrededor de 50 por ciento) carecen de ingresos suficientes para adquirir lo básico para vivir, la desigualdad persiste y se simuló la reducción de la miseria con la Estrategia Nacional de Inclusión de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

El Coneval, en el balance de las políticas sociales del gobierno pasado, sostuvo que la pobreza extrema tuvo una disminución, ya que pasó de 11.5 millones en 2012 a 9.4 millones en 2016. La falta de dinamismo del ingreso de los hogares generó un incremento de la población en situación de pobreza, sobre todo la moderada. Indicó que de 25 programas de desarrollo social derivados del Plan Nacional de Desarrollo (PND), hubo 276 indicadores de seguimiento a los objetivos, pero al evaluarse su desempeño se encontró que 60.9 por ciento fue insuficiente.

En tanto, Acción Ciudadana en el documento El fracaso. Reporte especial sobre los resultados del gobierno de México frente al hambre y la pobreza señaló que se favorecieron políticas que generan carencia de recursos, como la salarial o la política fiscal sin efecto distributivo, se prefirió impulsar ocurrencias en lugar de las evidencias en el desarrollo de políticas públicas y se simularon resultados en lugar de resolver los rezagos y los obstáculos en el ejercicio de derechos sociales, ignorando evaluaciones de Coneval y organizaciones civiles.

Con datos a 2016, indicó que había alrededor de 25 millones de personas que percibían un máximo de tres salarios mínimos y hay tan sólo unos 6.6 millones que perciben más de 3 salarios mínimos. Detalló que cuatro de cada 10 personas que laboran no ganan lo suficiente para adquirir la canasta alimentaria, trabajan para vivir en pobreza extrema.

No se logró el objetivo de hambre cero, ya que la carencia alimentaria pasó de afectar a 27.4 millones en 2012 a 24.6 millones de personas, 2.7 millones de personas menos y a este ritmo se requieren 118 años para llevar esta carencia cerca de cero.

La Jornada

About the Author