Nacional

Sólo cinco estados aceleran en generación de empleos

Contrario a la desaceleración nacional, únicamente cinco estados mostraron ritmo de crecimiento en la generación de empleo formal al séptimo mes de este año: Campeche, Nayarit, Yucatán, Aguascalientes y Querétaro.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, entre julio del 2018 e igual mes del 2019, a nivel nacional se crearon 436,135 trabajos asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), mientras en el mismo periodo del año pasado la cifra ascendió a 777,022 plazas, es decir, una reducción de 43.9 por ciento.

Héctor Magaña Rodríguez, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, indicó que la desaceleración en el empleo formal se da como respuesta a la situación económica actual del país.

“Si bien la economía no se encuentra en recesión, su desempeño no ha sido del todo favorable, lo cual se traduce en una menor actividad y con ello, en la generación de menos plazas laborales. La situación más crítica se presenta en la actividad industrial la cual lleva ya varios meses en terreno negativo, particularmente la construcción, una de las principales fuentes de trabajo”, destacó.

Eufemia Basilio Morales, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), añadió que también se debe, en gran medida, “a las malas condiciones laborales que se viven en muchos empleos, inherentes a los contratos de corto plazo, a la baja en salarios, a los recortes de plazas y despidos que van de la mano con la austeridad del presente gobierno”.

Campeche encabezó a las entidades que trazaron una dinámica contraria a la del resto del país. El estado petrolero pasó de generar 3,279 plazas formales en el 2018 a 8,313 en el 2019 (un aumento de 153.5%), considerando el lapso referido. Este resultado refleja la estrategia de diversificación económica del gobierno estatal, tras permanecer en una fase recesiva los últimos años por los bajos precios del crudo y la disminución de la producción de hidrocarburos.

A la economía campechana le siguieron Nayarit, de 5,014 a 9,534 nuevos empleos (+90.1%); Yucatán, de 11,447 a 17,009 (+48.6%); Aguascalientes, de 17,785 a 21,133 (+18.8%), y Querétaro, de 33,016 a 34,386 (+4.1 por ciento).

A este grupo se podría integrar Tabasco, otra entidad petrolera que sufrió la crisis del sector. En el acumulado de 12 meses a julio del 2018, el territorio perdió 3,970 asegurados en el IMSS, y ya para este año repuntó con 579 trabajos.

“La industria petrolera continúa con cifras desfavorables, aunque tanto en Campeche como en Tabasco se ha optado por diversificar la actividad económica hacia otros sectores como el turismo, los servicios y el comercio. El mayor beneficio en material laboral se da por un desarrollo mayor de estas actividades económicas”, ahondó Magaña Rodríguez.

“Aunque también obedece a un factor de comparación donde después de venir de varios años con caídas importantes, cifras positivas podrían reflejar una tasa de crecimiento en el empleo significativa, lo cual no necesariamente se traduce en una recuperación del mercado formal”, precisó.

Para el especialista, el dinamismo laboral en Aguascalientes y Querétaro es debido al sector automotriz, “las exportaciones de vehículos se han mantenido en terreno positivo en lo que va del año, a diferencia de otras manufacturas cuyo desempeño no ha sido del todo favorable”.

“En el caso de Nayarit y Yucatán, la aceleración fue producto del desempeño favorable del sector turístico”, reveló.

Basilio Morales agregó que Nayarit “se caracteriza por ser la segunda entidad con mayor participación de centrales hidroeléctricas, tiene tres grandes centrales con una capacidad de poco más de 2,400 MW, lo cual ha hecho que se impacte positivamente en su economía”.

“Yucatán, por su parte, ha implementado estrategias para aumentar la atracción de Inversión Extranjera Directa, logrando que se convierta en uno de los destinos más atractivos para el capital extranjero”, dijo.

En la parte baja
Las entidades que perdieron plazas laborales a julio de este año, como acumulado de 12 meses, fueron Durango (562 asegurados), Oaxaca (957), Chiapas (1,229), Morelos (1,561) y Guerrero (9,024). La mayoría de los territorios pertenece al sur.

“Aun cuando se han hecho esfuerzos importantes en materia económica en el sur del país, el impacto en el mercado laboral se verá reflejado hasta el mediano y largo plazo. Un ejemplo de lo anterior puede ser el proyecto del Tren Maya, como esta iniciativa no ha iniciado operaciones, los empleos que se pudieran generar en materia de construcción todavía no pueden ser contabilizados”, profundizó el director del CIEN.

“De hecho, las fuentes de trabajo en otras actividades económicas que se pudieran generar alrededor de esta obra se pudieran concretar una vez terminadas todas las labores de construcción y que el Tren Maya esté en funcionamiento”, expuso.

Para la investigadora de la UNAM, “la zona sur siempre ha estado abandonada en cuestión de recursos, con altos niveles de pobreza, para acabar de tajo con tantos años de atraso deberán establecerse mecanismos de política más sólidos de mediano y corto plazo”.

“En Durango, la cancelación del Metrobús tiene cierto impacto, pero el problema más serio se encuentra dentro del sector de la minería. Al ser una entidad con una alta dependencia a dicha actividad, la creación de trabajos está relacionada con el desempeño minero. Sin embargo, la industria de la minería y la extracción se encuentra en una crisis severa desde hace varios años”, acentuó el académico del Tecnológico de Monterrey.

“En Morelos influyó el bajo nivel de ingresos y la elevada tasa de inflación, lo cual resulta preocupante dado que afecta directamente el bienestar de los trabajadores, así como el consumo”, subrayó Eufemia Basilio.

Los motores sin combustión
Las cinco economías más grandes del país, que en conjunto aportan 45.3% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, registraron menor ritmo de crecimiento en la creación de trabajos asegurados en el IMSS: la capital del país (17.5% del PIB), Estado de México (8.9%), Nuevo León (7.3%), Jalisco (6.9%) y Veracruz (4.6 por ciento).

Por ejemplo, el descenso más pronunciado se dio en el Estado de México, ya que entre julio del 2018 e igual mes del 2019 inscribió al IMSS a 24,125 trabajadores, cuando un año antes ingresó a 77,782, una variación negativa de 69.0 por ciento.

“Esto se debe a que son las entidades que tienen una participación importante en el PIB de nuestro país, además de ser los estados con los índices de población más elevados. De esta forma, si el comportamiento del PIB da señales de estancamiento, las consecuencias negativas de dicho escenario se harán sentir en primera instancia en dichas entidades”, refirió Héctor Magaña.

La experta de la UNAM comentó que “en Nuevo León desaceleró la generación de empleos formales por falta de recursos federales, en el Estado de México y la capital por el aumento de la informalidad y el recorte de plazas y en Jalisco y Veracruz por la merma del sector de la construcción, principalmente”.

El Economista

About the Author