Global

‘Spyce’, el restaurante robotizado que sorprende a los expertos

La robótica y la ingeniería industrial se meten hasta la cocina para transformar el concepto de comida rápida en una innovadora y saludable experiencia culinaria. ‘Spyce’, uno de los restaurantes pioneros en utilizar robots para preparar y servir recetas diseñadas por un chef con tres estrellas Michelin, capta el interés de más expertos en gastronomía.

El restaurante en Boston, fundado por cuatro jóvenes ingenieros graduados del MIT en asociación con el chef Daniel Boulud, recibió una ronda de financiamiento para desarrollar su plataforma robótica culinaria, abrir nuevas ubicaciones en la Costa Este de Estados Unidos y contratar personal.

De esta manera los chefs Thomas Keller y Gavin Kaysen, con una reconocida trayectoria en la Unión Americana, así como el chef Jérôme Bocuse, presidente y juez del legendario Bocuse d’Or World Cuisine, se suman al proyecto que pretende crecer doble dígito en el corto plazo.

Pero, ¿por qué ha llamado tanto la atención ‘Spyce’? El chef Gavin Kaysen, propietario de Spoon and Stable en Mineápolis, responde en un comunicado: “El restaurante despertó mi interés por su hospitalidad y enfoque. Su uso de tecnología e ingeniería para ofrecer un producto consistente y confiable en busca de mejorar el servicio que se brinda a los comensales”.

Las recetas de ‘Spyce’ están inspiradas en las especias, sabores y texturas más deliciosas de todo el mundo y tienen como base 12 ingredientes que son cuidadosamente seleccionados por el chef Boulud. Los opciones son muy diversas porque como comensal, puedes personalizar a tu gusto el bowl.

Spyce

Foto. Chris Sanchez. Spyce Restaurant.

Es decir, tu mismo puede elegir los ingredientes y capturar la orden a través de un sistema punto de venta. Puedes elegir entre opciones vegetarianas, del mar, sin gluten y veganas. La cocina robotizada, que cuenta con un mecanismo de autolimpieza, mezcla los ingredientes y los sirve.

La presentación de los alimentos es importante para ‘Spyce’ y para garantizar este aspecto, cuenta con una persona (Garde Manger) que aplica los toques finales a la preparación. “Queremos que nuestra comida se vea tan bien como sepa”, subraya en su presentación.

El rango de precio también es variado y parte de los 7.5 dólares (146 pesos aproximadamente) por bowl. El restaurante se ubica en el 241 Washington St y, a decir de sus fundadores, el objetivo es contribuir a desarrollar mejores hábitos de alimentación, mejorar el servicio y reducir a cero el desperdicio de alimentos.

Forbes

About the Author