Una falacia, Jóvenes construyendo el futuro

Abel Domínguez

En su oportunidad compartí mi reflexión sobre el programa Jóvenes construyendo el futuro (https://dialogandoconabel.blogspot.com/2019/01/jovenes-construyendo-el-futuro-cual.html), destacando que si bien es un programa con tintes electorales, habría que otorgarle el beneficio de la duda, sobre todo porque la convocatoria publicada en el DOF del 10 de enero del presente año, fue emitida por la STPS, institución con suficiente experiencia en la operación de programas de capacitación y adiestramiento, en el marco del programa nacional de productividad. A menos de un año de operación, lo jóvenes no han podido evidenciar su contribución a la construcción del futuro de nuestro país, en diferentes medios se han puesto diferentes evidencias, en especial en la CDMX, sobre las “anomalías” observadas por sus diferentes componentes. Para mí no es tema.

Ya como presidente electo, AMLO destacó, ante miembros del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que el programa “Jóvenes construyendo el futuro” pretende garantizar el derecho a la educación y empleo a los jóvenes. De acuerdo con el medio expansión, AMLO declaró: “Se les va a contratar como aprendices para que tengan trabajo. Los empresarios van a actuar como tutores. El gobierno va a transferir a las empresas recursos del Estado para pagar la nómina de estos jóvenes… Posteriormente y todavía como presidente electo, AMLO indicó el 22 de noviembre, tras la firma de un convenio con el Grupo Salinas, que cada joven tendrá un sueldo base de 3,600 pesos proporcionado por el gobierno. Las negritas mías.

Durante el primer-tercer informe de gobierno, el ejecutivo hizo referencia a los empleos reportados por el IMSS “más de 300 mil empleos, sin contar los programas de Jóvenes construyendo el futuro…”, en esta expresión, el presidente de todos los mexicanos da por sentado que esos jóvenes tienen un empleo y por lo tanto, reciben un salario; hay dos hipótesis, o no lo asesoran bien o, insiste en engañarse y engañar a los mexicanos respecto a las bondades de su No política económica para el crecimiento y sus programas de beneficio (electoral).

En el DOF del 10 de enero de 2019, se publican los Lineamientos generales…y, en las disposiciones generales, Artículo segundo, numeral II, a la letra dice: “Becario(a). Persona inscrita al Programa que se encuentra en proceso de capacitación en un Centro de Trabajo y recibe una Beca mensual, el cual no tendrá la calidad de trabajador bajo ninguna circunstancia”. En la sección II Del Programa, Capitulo cuarto de los Objetivos generales, numeral III dice: “Acelerar la preparación de una reserva de jóvenes para las actividades productivas, en previsión de un mayor crecimiento económico en el futuro próximo. Las negritas y cursivas son mías.

No asesoran bien al presidente, aunque ocasionalmente él mismo pide que los expertos le expliquen, no le dicen que los becarios NO tienen la calidad de trabajador…no pueden contribuir con el crecimiento económico del país, insistir en ello significa que poco se valora a dichos jóvenes al pagarles un salario a todas luces irrisorio, ¿será que por eso se ha descompuesto el programa en cuestión?.

No le informan al presidente que el programa representa, solamente, una reserva de jóvenes en previsión de un mayor crecimiento económico en el futuro próximo, con la evidencia plasmada por el INEGI y las previsiones de instancias supranacionales respecto al crecimiento económico de México hoy y en el futuro, lo más probable es que los Ninis vuelvan a su condición pero recargados y, por lo tanto, lo más seguro es que regresen a “las malas compañías…”

En una entrega anterior sobre el tema, advertí que la reserva de jóvenes me sonaba más a una retórica clientelar, el tiempo va poniendo las cosas en su lugar y hoy, queda claro que no tienen la categoría de trabajador, que no contribuyen al crecimiento económico del país, que no son parte de una mejor distribución del ingreso (éste se gana), que no serán reserva para un futuro crecimiento económico del país. Todos los mexicanos queremos lo mejor para el país, yo lo suscribo y quisiera equivocarme, al menos sobre este tema.